Periodo de pruebas

Estamos en obras en esta web; a partir de Noviembre estaremos en linea Leer más »

Cómo llegar a un consumidor cada vez más desconfiado

Ante fenómenos como las fakes news o la publicidad falsa, los usuarios españoles se sienten cada vez más recelosos en internet. En este sentido, el estudio de Kantar TNS Connected Life destaca que Leer más »

 

Monthly Archives: octubre 2017

7 de cada 10 trabajadores cree que la creatividad es la clave para hacer frente a la inteligencia artificial

No faltan al trabajo, ni pierden tiempo durante su jornada laboral, no se cansan ni protestan, son eficaces, eficientes y no cobran una nómina. Los robots son el sueño de todo empresario.

Cada vez son más los trabajos que se ven amenazados por la irrupción de la tecnología. Según un estudio de la Universidad de Oxford, de aquí a 20 años, el 47% de los empleos de EEUU serán realizados por robots. En España, el 11,7% de los empleos tienen una alta probabilidad de ser automatizados, según apunta el informe “Perspectivas de empleo 2017” de la OCDE. Sin embargo, en este contexto en el que la inteligencia artificial es el futuro laboral, los trabajadores disponen de una habilidad para imponerse frente a las máquinas: la creatividad.

Según el estudio “El futuro del trabajo y la creatividad”, elaborado por Steelcase y Microsoft, el 77% de los trabajadores considera que la creatividad es la respuesta para hacer frente a la inteligencia artificial durante los próximos años. En un momento en el que las máquinas asumirán los roles mecánicos y administrativos, la destreza para pensar de forma creativa y con ello, innovar, será determinante para la conservación del empleo”, afirma Alejandro Pociña, presidente de Steelcase. De hecho, 7 de cada 10 trabajadores piensa que su propio éxito laboral en un futuro cercano dependerá de su capacidad para ser creativos.

Destrezas laborales del futuro

De aquí al año 2020, más de una tercera parte de las habilidades principales deseadas en la mayoría de ocupaciones estará compuesta por habilidades que todavía no se consideran cruciales para el trabajo. Así, según la 20ª encuesta a CEOs de PwC correspondiente al 2017, el 52% de los directivos encuestados planea contratar a más trabajadores durante los próximos años, pero las habilidades que consideran más importantes son aquellas que las máquinas no pueden replicar. Entre éstas se incluyen la creatividad y la innovación (habilidad fundamental para un 77% de los CEO), liderazgo (75%), inteligencia emocional (64%), adaptabilidad (61%) y resolución de problemas (61%).

Y es que aunque la inteligencia artificial suponga una amenaza para la amortización de determinados perfiles, también presenta oportunidades puesto que los empleados podrán enfocarse en procesos más estratégicos y de valor añadido, que no pueden ser realizados por las máquinas.

La creatividad en el entorno laboral

Según se desprende del análisis realizado por Steelcase y Microsoft, el 83% de los trabajadores afirma que, diaria o semanalmente, se ve involucrado en un trabajo que le exige creatividad, sin embargo, el 75% considera que los entornos laborales en los que trabajan no fomentan esta habilidad. De este modo, el 69% de los empleados reconocen que están desaprovechando su potencial creativo.

En este contexto, las compañías tienen la oportunidad de fomentar la creatividad en los entornos laborales. A juicio de Steelcase, la creatividad en la oficina pasa por tener un balance entre personas, tecnología y espacios.

Personas: proporcionar un confort físico y emocional a los trabajadores.Tecnología: proveer de herramientas tecnológicas a entornos donde se potence el trabajo creativo y diseñar espacios donde las tecnologías maximicen la colaboración.

Espacios: crear un ecosistema con opciones para que las personas puedan elegir dónde y cómo trabajar. Un rango de espacios y dispositivos es necesario para fomentar las diversas etapas del trabajo creativo.

Te estás haciendo la pregunta errónea sobre tu carrera, y te contamos por qué

Puede que muchos se estén haciendo la pregunta equivocada sobre su carrera o su futuro profesional. Pero, ¿cuál es y por qué ocurre esto?

Cuando estás atrapado en un trabajo que no cumple todos los requisitos que te gustaría, es posible que pienses que cualquier otro empleo es más atractivo que el tuyo.

Por eso puede ser muy tentador aferrarte a la primera oferta que te proponganporque te parece que tu futuro jefe será más agradable, porque el horario sería mejor o, simplemente, porque no eres feliz en esa empresa.

Y aunque hemos de reconocer que puede no ser una mala idea, es recomendable pensarlo dos veces antes de dar el salto.

Un artículo publicado en Harvard Business Review reveló hace unos días cuál es la mejor forma de construir un futuro profesional. Así, uno de los puntos más interesantes del post es que aseguran que lo mejor es pensar a largo plazo.

En este sentido recomiendan que, antes de preguntarte cuál es el trabajo de tus sueños, reflexiones sobre cuál es la vida que te gustaría tener en un futuro. A continuación, deberías pensar en dónde quieres estar en 10 o 20 años y qué decisiones debes tomar o qué puntos debes seguir para llegar a tu objetivo.

Pero, ¿qué es lo que tienes que hacer si no sabes trazar esta hoja de ruta? En estos casos lo mejor es tener un encuentro con alguien al que admires y preguntarle cómo ha llegado hasta allí.

No sólo te contarán su historia, también verás cómo ha sido su día a día para llegar a esa posición. De esta forma, podrás seguir su mismo patrón.

Esto no significa que tengas que diseñar al milímetro todos los aspectos de tu vida durante los próximos 10 años, ya que también hay que tener en cuenta los imprevistos, los cambios de perspectivas y nuestros cambios de ideas. Y es que, al parecer, los seres humanos somos especialmente malos anticipándonos al futuro.

Por esa razón, los expertos recomiendan hacer planes a 1 año vista como máximo, ya que es una opción mucho más real.

Es cierto que, en muchas ocasiones, elegimos un trabajo simplemente por el sueldo, pero cuando te encuentres en una posición un poco mejor, deberías mirar más allá.

Escrito por Ana Muñoz

Seis signos de que tu currículum está plagado de fallos

Que nunca se pongan en contacto contigo cuando te interesas por una oferta de empleo no es lo único que indica que tienes un mal currículum, también hay otras señales más sutiles.

Si los reclutadores jamás responden a tus correos mostrando interés en una oferta de empleo existe la posibilidad de que estén tremendamente ocupados, pero también hay una gran probabilidad de que tengas errores en tu currículum y no haya logrado convencerles.

Liz Ryan, CEO y fundadora de Human Workplace, explica que la ausencia de respuesta no es lo único que indica que tu CV tiene fallos; también hay otras señales menos evidentes que implican que tienes que mejorar tu currículum.

Ten en cuenta que un reclutador tarda alrededor de 6 segundos en descartar tu currículum. En ese plazo tan corto de tiempo tienes que lograr llamar su atención con un diseño atractivo, y cuando decida leerlo tienes que mantener su interés dejando claro cuál es tu perfil, tus mejores habilidades y trayectoria profesional. El currículum ideal no debe ocupar más de una hoja – dos a lo sumo – e incluso el estilo y tamaño de letra que escojas puede influir en el éxito de tu CV.

Presta atención a estas señales para identificar cuándo es el momento de cambiar o mejorar tu currículum:

  1. Los reclutadores se ponen en contacto contigo, pero no sobre empleos que te interesen. Esto probablemente implique que no estás seleccionando bien la información que pones en tu CV, recuerda poner experiencias laborales que estén relacionados con la oferta y deja a un lado los datos irrelevantes.
  2. Encajas perfectamente con la descripción de la oferta, pero los reclutadores te responden ofreciéndote otros puestos diferentes. Es importante que adaptes tu CV a cada oferta de empleo, de lo contrario te ocurrirá esto. Lee detenidamente la descripción, anota las habilidades y palabras clave y asegúrate de que los repites o reflejas en tu currículum.
  3. En las entrevistas el reclutador se pasa demasiado tiempo intentando averiguar a qué te dedicas. Tu currículum debería dejar claro cuál es tu profesión y en qué eres experto.
  4. Cuando alguien le echa un ojo a tu currículum suele sorprenderse y comentar que has hecho muchas cosas diferentes. Al reclutador sólo le interesa saber qué experiencia es relevante para el puesto, todo lo demás es superfluo.
  5. Peor aún: al leer tu currículum su primera reacción es preguntarte exactamente a qué te dedicas. Con sólo una ojeada deberían saber exactamente cuál es tu profesión y tu punto fuerte.
  6. Le das tu currículum a amigos o familiares que prometen ponerte en contacto con un conocido y jamás vuelven a sacar el tema. Lo más probable es que piensen que tu CV no es claro o bueno y no saben cómo decírtelo.

No cabe duda de que el mayor error que puedes cometer al redactar tu currículumes no dejar claro qué tipo de puesto estás buscando, y qué experiencia y habilidades te convierten en el mejor candidato. Tal vez cumplas todos los requisitos, pero no se lo transmites correctamente al reclutador.

Si pese a darle una vuelta crees que este no es tu caso comprueba que no has incluido ninguna de las frases o habilidades que estropean tu CV, y que no has cometido ningún fallo que los reclutadores detesten.

Vía | Forbes

Las 4 características que debe tener un vídeo perfecto para redes sociales

En los últimos tiempos, los vídeos se han convertido en un elemento decisivo en la estrategia de redes sociales. Las marcas y las empresas se han lanzado a la carrera para crear este tipo de contenidos, ya que por un lado se han convertido en uno de los elementos favoritos de los usuarios de redes sociales, que los ven, los comparten y responden a ellos, y por otro lado en uno de los favoritos de los algoritmos que regulan los feeds, que los premian con el esquivo alcance orgánico.

Pero ¿qué se debe tener en cuenta a la hora de posicionarse en el mundo de los vídeos para redes sociales? De entrada, crear vídeos no es algo fácil y sencillo. Implica un trabajo nuevo y añadido para el que posiblemente no estén preparados todos los miembros del equipo de redes sociales. Por otro lado, hay que aprender un nuevo lenguaje, el específico del contenido en vídeo para redes sociales.

Y en este último punto deben tenerse en cuenta las características específicas que funcionan en estos vídeos y las que lo hacen en otros escenarios. ¿Qué tienen en común los vídeos que funcionan en redes sociales? En Hootsuite han hecho un análisis del que pueden sacarse las siguientes conclusiones.

Es corto y con gancho

A pesar de que cada vez consumimos contenidos de mayor duración en internet, eso no es justamente lo que buscamos cuando hacemos clic en uno que haya publicado una marca en redes sociales. Los estudios lo demuestran y las prácticas de las empresas también. Así, los consumidores prefieren que sean vídeos de unos 60 segundos (es lo que piden dos tercios de los consumidores) y los expertos recomiendan quedarse en la horquilla de los 30 a 90 segundos. En conclusión, no debe sobrepasarse el minuto y medio.

Igualmente, el contenido no debe cargar en exceso el vídeo. Esto es, no debe haber demasiado texto o no debe ser muy difícil seguirlo. Lo mejor es crear listas numeradas, que harán que el espectador lo siga fácilmente y que funcionan.

Está optimizado para la plataforma en la que se publica

Parece obvio, pero sigue siendo algo que hay que repetir a los responsables de estrategia. Se debe pensar dónde se va a publicar ese contenido y también cómo lo verán los espectadores (no es lo mismo un vídeo que será reproducido en un ordenador que en un móvil). En Facebook la mayor parte de las veces hay que asumir que el vídeo se verá en algún dispositivo móvil y, además, en las redes sociales los espectadores suelen ver esos contenidos sin sonido.

Va acompañado de subtítulos

Este último punto lleva a la siguiente cuestión: si un 85% de los vídeos en Facebook se ven sin el sonido activado, algo habrá que hacer para que se pueda seguir ese contenido. La solución son los subtítulos. El texto ayuda a que se siga el contenido y mantiene la atención del espectador. Quizás, en los tiempos del vídeo en redes sociales hay que pensar en términos casi de película de cine mudo.

Tiene una llamada a la acción clara

¿Para qué ha lanzado la empresa este vídeo? ¿Qué es lo que se quiere conseguir con el mismo? De entrada, se podría decir que los vídeos en redes sociales se crean y se lanzan porque se han convertido en la única forma de lograr alcance orgánico y de ser bendecidos por el algoritmo de la red social de turno, pero esta no debe ser la única razón. El vídeo tiene que servir para algo claro y tiene que llevar a los consumidores/receptores a algo. El lenguaje tiene que ser claro y conciso, permitiendo a la audiencia comprender qué se está diciendo con esto. Y, al mismo tiempo, hay que crear una proposición de valor clara.

About.me

Los problemas a los que las pymes deben enfrentarse en Instagram

Instagram se ha convertido en la red social de moda y en la que todo el mundo parece decidido a querer conquistar. La aplicación de fotografías es uno de esos escenarios que despiertan el creciente entusiasmo de los diferentes jugadores del mercado, especialmente a medida que va acumulando más usuarios y se va haciendo más popular. Para las marcas y las empresas, Instagram se ha convertido en una especie de tierra prometida, ya que hasta ahora era de las redes sociales que ofrecía unos mejores resultados en crecimiento en seguidores, alcance y engagement. Esto ha creado un clima propicio para las compañías, que ven de entrada a Instagram ya con muy buenos ojos. Sin embargo, ni todo es oro lo que reluce ni todo es tan fácil como parece.

Y esto es especialmente claro cuando se habla de las pymes. Las pequeñas y medianas empresas quieren también aprovechar el tirón de la red social y beneficiarse de todo esto que analistas y estudios han ido diciendo en los últimos tiempos. Pero Instagram no es fácil para las pymes.

Expectativas vs realidad

Quizás el primer problema – y el más grave – que tienen las pymes en Instagram está en el gran choque entre expectativas y realidad. La situación no es nueva, ya que al final han ido pasando por ello en todas las redes sociales. El problema está en que, mientras en algunas redes sociales empiezan a tener ya bastante claro que las cosas no son tan fáciles como podía parecer y que nadie da nada gratis, en Instagram aún sigue manteniéndose esa cierta ilusión de que todo se logrará fácilmente. Las expectativas son las de crecer de cero a mil en unos días, lograr cantidades industriales de me gusta y de comentarios y de convertirse casi de la noche a la mañana en influencer. Sigue existiendo esa idea de que todo es posible… y ya no lo es.

No tienes la garra ni el músculo

Y es que en Instagram las pymes deben enfrentarse a los mismos problemas con los que tienen que luchar en las demás redes sociales. Además de las expectativas desmedidas de lo que se podrá conseguir, está la cuestión de que las pymes no tienen ni la garra ni el músculo que tienen las grandes compañías. Estas suelen tener muy claro qué es lo que quieren hacer y el camino para conseguirlo, mientras que entre las pymes suele haber una falta de estrategia que hace que las cosas sean complicadas para ellas y una carencia de personal y recursos.

Muchas veces el trabajo se deja en manos de alguien dentro de la compañía (¿quién no sigue a una pequeña empresa de su ciudad en la que los contenidos son excesivamente amateurs porque claramente lo hace alguien que no es un profesional?) o en manos de alguien a quien se ha contratado el servicio por una cantidad muy baja y que, por tanto, hace un trabajo mínimo (ajustado, al final, al presupuesto).

Producir contenidos para Instagram no es barato

Esto en Instagram se nota especialmente y hace que el lastre sea todavía mayor. Puede que en otras redes sociales las cosas sean menos complicadas o puedan llevarse mejor, pero en Instagram el que los contenidos sean amateur o no se nota posiblemente mucho más fácilmente. Producir contenidos para Instagram no es fácil y no es barato. Parece ya un cliché, pero sigue siendo importante repetirlo. Las fotografías en Instagram tienen que tener un cierto mínimo de calidad y es preciso respetarlo. Por tanto, pensar que se pueden hacer un par de fotos con el móvil y se tendrá todo cubierto no acaba de funcionar, como tampoco el pensar que ya se podrán encontrar un par de cosas en internet con las que dotar de contenido al perfil. En Instagram no solo prima la calidad, sino también ser un tanto único y tener una personalidad propia.

La red social no lo pone fácil con algunas funcionalidades

Instagram tampoco lo pone fácil con algunas de sus funcionalidades. Por ejemplo, es lo que está ocurriendo ahora mismo a la hora de convertirse en una cuenta verificada. Como recuerdan en Digiday, para las marcas más pequeñas esto es cada vez más complicado y difícil, porque Instagram está haciendo que el proceso sea cada vez más secreto y selectivo. Las marcas y las agencias no tienen muy claro qué deben hacer para conseguir ser una cuenta verificada, mientras que los gigantes parecen tenerlo más fácil.

Si no pagas, no llegas

Además, Instagram ha entrado ya – y quizás mucho más rápido de lo que lo hicieron otras redes sociales – en el si no pagas, no llegas. La red social todavía permite lograr ciertos resultados orgánicos, pero para conseguir objetivos concretos hay que empezar a pasar por caja.

Las pymes llegan tarde a la fiesta

Pero quizás el principal problema al que se enfrentan las pymes es que han llegado tarde a la fiesta. El número de empresas presentes en Instagram ha crecido de forma abrumadora en los últimos tiempos y a las pequeñas empresas les ha pillado un poco el toro por los cuernos. Ellas no solo no estaban preparadas para esto, sino que estaban muchas veces todavía intentando comprender qué ocurría en las demás redes sociales. Y, cuando aún no sabían qué ocurría con Facebook, se han encontrado con que han tenido que aprender qué ocurre con Instagram. Ellas están intentando entrar ahora, pero se han convertido muchas veces en simple ruido de fondo.

Esta es la razón por la que está perdiendo dinero con el influencer marketing

El marketing de influencia puede presumir de ser una de las tendencias más en boga de los últimos tiempos. Las empresas destinaron a esta efectiva práctica marketera 570 millones de dólares únicamente en Instagram el pasado año. Desafortunadamente gran parte de ese dinero acaba en la basura.

¿La razón? La respuesta es imple: el contenido de los influencers no es aprovechado. Desde Adweek han realizado una investigación al respecto en base al análisis de miles de publicaciones realizadas en las redes sociales por estos profesionales de la red de redes.

De esta forma podemos afirmar que, por ejemplo, el típico post que todos podemos encontrar en Facebook únicamente tiene un alcance de entre el 3% y el 8% del total de la audiencia del influencer.

El porcentaje de alcance más alto lo reporta Instagram con cifras que mueven en un abanico de entre el 8% y el 18%.

En el mundo digitalizado en el que vivimos donde la atención escasea y los datos de los usuarios se erigen como la nueva moneda de cambio, los algoritmos son los que mandan. Ante la ingente cantidad de ruido que encontramos en las redes sociales e internet, los algoritmos son los que deciden.

Son estos los que se encuentran detrás del filtrado que se realiza en Facebook e Instagram dejando fuera todo aquello que no es relevante en función de sus características. Y entre estos pueden encontrarse acciones en las que su marca ha depositado confianza e inversión.

La oportunidad puede derivar en fraude

El mercado del influencer marketing es muy lucrativo. Y algo que genera dinero siempre va a traer gente que quiere aprovecharse con malas prácticas. Sabemos que generalizar es malo, pero hay que resaltar que se está gestando toda una industria de cuentas falsas de influencers o que muchos de estos compran seguidores para inflar sus perfiles y ganar más dinero.

Debe tener claro que escoger al influencers equivocado o la plataforma que no le conviene solamente le posicionará ante audiencia que no le interesa.

Una situación en la que se ven envueltas muchas marcas por el extendido pensamiento de primar la cantidad de seguidores sobre la calidad. Esto les lleva a trabajar con personajes muy famosos con grandes audiencias que se traducen en importantes desembolsos económicos.

Pero, ¿se ha parado a ver esas grandes audiencias realmente son la suya? En muchas ocasiones es mejor trabajar con varios pequeños influencers con menores audiencias, pero mejor segmentadas de cara a su target que con un famoso que tiene miles de seguidores a los que su marca no les interesa lo más mínimo.

Y si aún no está convencido solo tiene que recordar el estrepitoso fracaso de la campaña de Pepsi protagonizada por Kendall Jenner.

Tiene además que abrir la mente en términos de plataformas. El marketing de influencia no sólo puede hacerse en Facebook o Instagram. LinkedIn se posiciona cada vez más como el ojito derecho de más influencers. Todo un reclamo para las marcas B2B.

Concluimos dejando claro que no puede trabajar con cualquier influencer. Su marca tiene que conocerle y ver sus valores y forma de trabajar coinciden. La clave reside en establecer relaciones a largo y lograr que sus seguidores confíen en su marca tanto como lo hacen en el influencer.

Via: Marketing Directo

Cómo y cuándo discrepar con tu jefe al recibir feedback negativo

Recibir una crítica se vuelve aún más difícil cuando realmente crees que la otra persona está equivocada. Descubre cómo discrepar con tu jefe al recibir feedback negativo.

El feedback negativo más que un castigo debe concebirse como una oportunidad para aprender de nuestros errores y mejorar. Eso si, hay veces que la otra persona puede estar equivocada, y en algunas ocasiones esa persona es tu jefe.

Discrepar con tu jefe es un asunto delicado, por lo que hay que aprender a hacerlo de manera que demuestres que estas intentando trabajar junto a él para entenderos mutuamente, no enfrentándoos.

Lo primero y más importante es que escuches a tu jefe e intentes ser lo más racional posible; procesa la información y procura ponerte en el lugar de la otra persona. Olvídate de que te están criticando y pregúntate si realmente lo hiciste lo mejor posible, o si realmente hay algo que podrías haber cambiado. Las críticas constructivas pueden jugar a nuestro favor y beneficiarnos si las afrontamos adecuadamente.

Si tras valorar el punto de vista de tu jefe sigues pensando que está equivocado es el momento de asegurarte de que has entendido bien lo que te está intentando transmitir. Antes de nada agradécele haberse tomado su tiempo para hablar contigo y explicártelo, y después haz preguntas para clarificar el asunto. Deja claro que quieres entenderlo mejor y demostrar que estás dispuesto a colaborar.

Si aún así crees que se trata de un error es el momento de discrepar con tu jefe. Antes de nada explícale que entiendes lo que te quiere transmitir, pero que tienes un punto de vista diferente que te gustaría compartir. Al expresar tu opinión primero intenta entender la razón por la que tu jefe tiene una opinión distinta a la tuya; asegúrate de que ambos tengáis la misma información, y que no hay ningún factor que uno de los dos desconozca. La comunicación es clave para evitar malentendidos.

En caso de que esto último no funcione explícale a tu jefe por qué no estás de acuerdo, sin ponerte a la defensiva. Primero da tu punto de vista, y acaba la frase preguntando si deberías haber actuando de otra manera. Así podrás expresarte tranquilamente, pero después dejar claro que estas dispuesto a colaborar y abierto a sugerencias.

Posiblemente tu jefe te escuche y acabe dándote la razón. En caso de que esto no ocurra es hora de aceptarlo y aceptar su crítica. Intenta afrontar el feedback negativo de la mejor manera posible, y recuerda que si trabajas para otra persona las desavenencias a veces hay que aceptarlas.

Vía | US.News