Periodo de pruebas

Estamos en obras en esta web; a partir de Noviembre estaremos en linea Leer más »

Cómo llegar a un consumidor cada vez más desconfiado

Ante fenómenos como las fakes news o la publicidad falsa, los usuarios españoles se sienten cada vez más recelosos en internet. En este sentido, el estudio de Kantar TNS Connected Life destaca que Leer más »

 

5 (despabiladas) estrategias para quitar las “legañas” al engagement en las redes sociales

En las caudalosas aguas de las redes sociales la palabra “engagement” está permanentemente flotando (como si fuera chapapote) y no despega de los labios de las marcas, aunque son muy pocas las que logran en realidad darle caza.

Las marcas no se casan de verter litros y litros de contenidos en las redes sociales, si bien tales contenidos dejan más bien impávidos a los usuarios, que se muestran extraordinariamente cicateros a la hora de regalar engagement en forma de interacciones a las empresas que se zambullen en el universo 2.0.

Echar el lazo al codiciado engagement no es fácil, pero hay unas cuantas estrategias de probada eficacia para clavar por fin al arpón a este concepto en las redes sociales. A continuación, de la mano de HubSpot, desmenuzamos algunas de esas estrategias:

1. Haga preguntas

La manera más sencilla de desperezar el engagement es simple y llanamente preguntar.

Las preguntas, ideales para sacar a grandes cucharadas las interacciones de las entrañas de la audiencia, deben tantear las opiniones de los usuarios. A casi todo el mundo le encanta, al fin y al cabo, opinar en los social media.

Los tests que ponen a prueba los conocimientos de la audiencia son también ideales para dar fuelle al engagement.

De manera similar, las encuestas (además de poner incalculables datos sobre la mesa) son una fórmula extraordinariamente eficaz para cosquillear el engagement y arrancarlo eventualmente de los brazos de Morfeo.

2. Dé alas a la expresión

Las plataformas 2.0 son formidables plataformas de autoexpresión, que encuentra la horma de su zapato en los ubicuos smartphones.

Para animar a los usuarios a autoexpresarse mediante la generación de contenidos en los que éste involucrada su propia marca los marketeros deben poner hashtags concretos en manos de la audiencia, proponer concursos (en los que haya fotos y vídeos de por medio), buscar activamente testimonios e invitar a sus clientes (y también a sus empleados) a abrirse paso en sus perfiles 2.0.

La clave es alentar la cercanía entre las marcas y sus seguidores y lograr en último término que los segundos se autoexpresen apoyándose en los productos y servicios de las primeras.

3. Ofrezca incentivos a la audiencia

Para clavar a la audiencia el aguijón del engagement hay que ofrecer a ésta algún tipo de incentivo. En el universo 2.0 los incentivos se enfundan a menudo el traje de la “gamificación”. No en vano, los usuarios beben los vientos por los juegos y las competiciones y más si hay algún premio en juego.

Pese a que los premios más valiosos son a priori los que hacen más tilín a la audiencia, un pequeño obsequio basta a menudo para arrancar de cuajo el corazón del usuario, que se conforma en realidad con muy poco.

4. Haga ofertas

Es una fórmula con bastantes años sobre sus espaldas, pero las ofertas (en sus múltiples vertientes) azuzan extraordinariamente el engagement que hay agazapado en lo más recóndito del corazón de la audiencia.

Para hacer una oferta lo más atractiva posible a ojos de la audiencia es importante que ésta sea lo suficientemente jugosa (y provista de descuentos superiores a un 20%), que vaya acompañada de una imagen en la que el producto aparezca siendo utilizado, que tenga fecha de caducidad (a fin de urgir al usuario a beneficiarse de ella lo antes posible) y que vaya de la mano de una campaña de promoción (para que llegue a oídos del mayor número de personas).

5. Sea útil

El engagement y la utilidad son en realidad uña y carne. Según un estudio de Content Marketing Institute e ion interactive, las dos principales razones que mueven a la audiencia a hacer uso de un contenido es la educación (que ese contenido sea portador de conocimientos valiosos) y el engagement.

El contenido útil y capaz de aguijonear el engagement del usuario puede metamorfosearse en herramientas, en vídeos, en guías, en webinars y en otros muchos formatos.

Para prender la mecha del engagement la utilidad es definitivamente un extraordinario carburante.

Vía: Marketing Directo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *