Estos son los requisitos que deben cumplir los coches clásicos

No es extraño ver algunos coches antiguos españoles en concentraciones o ferias de automovilismo. Estos vehículos incluso pueden circular en las Zonas de Bajas Emisiones (ZBE) de muchos núcleos urbanos, uno de los motivos por los que los conductores quieren convertir su coche antiguo en uno clásico.

Los coches clásicos y los históricos no tenían demasiadas diferencias hasta hace unos años, al menos a efectos administrativos. La Dirección General de Tráfico (DGT) ha decidido distinguirlos y los vehículos clásicos tendrán que cumplir una serie de requisitos.

La denominación de «coche clásico» es más a nivel social que administrativo. Estos vehículos generalmente tienen más de 25 años y están cuidados al detalle para que parezca que acaban de salir de la fábrica.

¿Qué les diferencia de los vehículos históricos? Los coches históricos deben cumplir obligatoriamente con una serie de características: tener al menos 30 años de antigüedad para ser considerado como patrimonio histórico español, no ser el vehículo habitual del conductor y estar inscrito en el Reglamento de Vehículos Históricos.

Requisitos para que tu vehículo sea considerado un coche clásico

Los coches clásicos pueden ser considerados como tal simplemente gracias a su exclusividad en el mundo de la automoción o su importancia para el sector. No es necesario que se consideren como una «joya de colección» como sí sucede con los vehículos históricos.

Los requisitos de los coches clásicos para ser considerados como tal van más allá de su importancia en el sector automotriz:

  • Antigüedad mínima de 30 años pudiendo ser menor para algunos modelos con influencia en el sector o que hayan marcado una época.
  • Estar en buen estado de conservación: el vehículo no debe tener daños estructurales o mecánicos significativos sin perder la originalidad en las reparaciones.
  • No haber sufrido modificaciones notables en el motor, transmisión, suspensión y carrocería.
  • No estar matriculado como vehículo histórico, cuya categoría implica unos requisitos especiales.
  • Vehículo producido en serie, no un prototipo o un coche de colección. Esto garantiza la importancia del modelo en la industria automotriz.

Algunos de los requisitos y la regulación que se aplica pueden variar ligeramente en base a la comunidad autónoma de matriculación del coche clásico.

Por otro lado, los propietarios de vehículos clásicos tienen ciertas ventajas fiscales como la exención de pagar el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales. También podrán circular por las Zonas de Bajas Emisiones (ZBE) independientemente de su etiqueta medioambiental.

Claudia Pacheco

Deja una respuesta