¿Por qué los países más poderosos quieren aumentar su tasa de natalidad?

Algunos de los hombres más poderosos del mundo están de acuerdo en una cosa: las mujeres deben ponerse a trabajar para producir tantos hijos como sea posible.

El mes pasado, los líderes de Rusia, China y Corea del Norte hicieron declaraciones instando a las mujeres a salir a la calle y servir a sus países teniendo hijos.

El líder chino Xi Jinping abrió el camino en este frente, diciendo en octubre a la Federación de Mujeres de China, vinculada al Partido Comunista, que las mujeres deben ayudar a establecer una «nueva tendencia de familia».

Además de eso, Xi dijo que quiere que el pueblo chino «cultive activamente una nueva cultura del matrimonio y la maternidad que mejore la visión de los jóvenes sobre el matrimonio, el parto y la familia».

El 28 de noviembre, el líder ruso Vladimir Putin instó a las mujeres rusas a regresar a sus raíces y, al igual que sus «abuelas y bisabuelas», tener «siete, ocho o incluso más hijos».

«Conservemos y revivamos estas excelentes tradiciones. Las familias numerosas deben convertirse en la norma, una forma de vida para todo el pueblo ruso«, dijo Putin en el Consejo Mundial del Pueblo Ruso en Moscú.

«Preservar y aumentar la población de Rusia es nuestro objetivo para las próximas décadas e incluso para las próximas generaciones. Este es el futuro del mundo ruso, la Rusia milenaria y eterna», añadió.

Y el 4 de diciembre, el líder norcoreano Kim Jong Un hizo un raro reconocimiento de la disminución de la tasa de natalidad del país, pidiendo a las mujeres de Corea del Norte que tengan más hijos.

En un discurso ante la Quinta Conferencia Nacional de Madres, Kim elogió a las mujeres norcoreanas por su «mente patriótica como una joya de su precioso sudor», y por «los minuciosos esfuerzos y méritos que han hecho al dar a luz a muchos niños y criarlos en los días de insuficiencia y dificultades», según The Pyongyang Times.

«Cuando todas las madres comprendan claramente que es patriotismo dando a luz a muchos hijos y lo hagan de manera positiva, nuestra causa de construir un país socialista poderoso podrá acelerarse más rápidamente«, añadió Kim.

No son solo los políticos

Hombres poderosos de otros ámbitos de influencia también han estado abogando por que la gente tenga más hijos. Elon Musk, un hombre que una vez dijo que tiene la intención de seguir reproduciéndose mientras pueda ser un buen padre, bien podría ser considerado la voz cantante entre esa multitud.

«Hacer todo lo posible para ayudar a la crisis de despoblación. Una tasa de natalidad en colapso es, con diferencia, el mayor peligro al que se enfrenta la civilización», tuiteó Musk, padre de 10 hijos conocidos de tres madres diferentes, en julio de 2022.

Esta semana, Musk también intervino sobre la «moralidad» de las parejas DINK, que significa «doble ingreso, sin hijos».

«Hay una moralidad terrible en aquellos que deliberadamente no tienen hijos: están exigiendo que los hijos de otras personas los cuiden en su vejez», escribió en X el lunes. «Eso no está bien».

Las preocupaciones de Musk son compartidas por otros miembros del movimiento pronatalista, que creen que el mundo se enfrenta a peligros reales debido a que las sociedades desarrolladas están despobladas. En 2022, Julia Black de Business Insider entrevistó a Simone y Malcolm Collins, una pareja que quiere que todos sus descendientes tengan al menos ocho hijos durante 11 generaciones con la esperanza de que se conviertan en un linaje dominante en el planeta.

Problemas de población

Hay una razón clara por la que estos hombres poderosos, especialmente los líderes nacionales, probablemente quieran que más mujeres den a luz.

Este año, la Oficina Nacional de Estadísticas de China informó de la primera reducción demográfica del país desde 1961, con una caída general de alrededor de 850.000 personas. El país también registró un nuevo mínimo: 6,83 millones de matrimonios.

Xi ha realizado importantes cambios de política para abordar la caída de la tasa de natalidad en China. En 2016, su gobierno abandonó su política de hijo único y comenzó a permitir que las parejas tuvieran dos hijos. En mayo de 2021, anunció otro gran cambio en sus reglas: las parejas pueden tener hasta tres hijos.

Rusia está lidiando con un tipo diferente de crisis demográfica: su invasión de Ucrania provocó que cientos de miles de personas huyeran del país. El Ministerio de Defensa de Reino Unido también estimó en octubre que 290.000 soldados rusos habían muerto o sido heridos en Ucrania.

Mientras tanto, Corea del Norte vio caer la tasa de fertilidad de su población de 3,67 en 1955 a 1,79 en 2023. Esa caída, aunque pronunciada, es menos grave que la crisis demográfica que enfrenta Corea del Sur. Parece que Kim está bastante preocupado, incluso derramó un par de lágrimas durante la conferencia cuando pidió que las mujeres hicieran su parte.

Pero identificar por qué estos hombres poderosos quieren que las mujeres tengan más bebés es la parte fácil. Lograr que las mujeres realmente lo hagan, es la parte difícil.

Claudia Pacheco

Deja una respuesta