¿Tus mamas son densas? Entonces las mamografías no son tan efectivas para detectar el cáncer

Tener las mamas densas no significa que tus tetas sean grandes. Tampoco está relacionado con la firmeza o cualquier otra característica apreciable con la vista o el tacto. La densidad mamaria es una métrica que indica el tipo de tejido que abunda en tu seno.

Las mamas están compuestas por tejido graso (adiposo), tejido fibroso (o tejido conjuntivo) y tejido glandular (el tipo de tejido que produce leche). Si tienes las mamas densas significa que tienes más cantidad de tejido fibroso y glandular y menos tejido adiposo.

Pero como ya se ha dicho eso no conlleva mayor tamaño, volumen o firmeza. Puedes ser prácticamente “plana” y tener mamas densas. La forma de saberlo es a través de una mamografía. Puede aparecer como dato en el informe o preguntárselo a tu médico o radiólogo.

Por qué debería importante la densidad de tus mamas

No se trata de una enfermedad o una malformación. Es totalmente normal tener mamas densas. Según el Instituto Estadounidense del Cáncer, casi la mitad de las mujeres de más de 40 que se hacen mamografías las tienen.

Tampoco conlleva síntomas. Pero es importante saber que las mujeres con tejido mamario denso tienen un mayor riesgo de padecer cáncer de mama que aquellas con tejido mamario menos denso. Multiplica por seis las posibilidades de desarrollar uno de los tumores más frecuentes tanto a nivel global como en nuestro país. Se estima que 36.395 españolas recibirán un diagnóstico en 2024.

En 2023 una investigación en JAMA Oncology, sugirió además que si bien la densidad mamaria disminuye con la edad, un ritmo más lento de disminución en una mama puede ser un signo que preceda a la aparición de cáncer de mama.

Los investigadores analizaron durante 10 años los datos sanitarios de 947 mujeres sin la enfermedad que se sometieron a mamografías rutinarias. Durante ese tiempo se diagnosticaron 289 casos de cáncer de mama.

“Sabemos que el cáncer de mama invasivo rara vez se diagnostica simultáneamente en ambas mamas, por lo que no es una sorpresa que hayamos observado un descenso mucho más lento en la mama que finalmente desarrolló cáncer de mama en comparación con el descenso natural de la densidad con la edad”, señaló entonces Shu Jiang, profesora asociado de cirugía en la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington en San Luis y autora principal del nuevo trabajo.

El tejido mamario denso dificulta además que las mamografías detecten el cáncer. 

El tejido realmente denso y más difícil de penetrar aparece como blanco. Y el tejido de más fácil acceso, el tejido mamario graso, aparece oscuro”, explica Connie Lehman, radióloga de diagnóstico y profesora de radiología en la Escuela de Medicina de Harvard.

En las mamografías las masas tumorales aparecen en blanco. “Es por eso que pueden quedar ocultos o enmascarados”, detalla en The Gazette.

Cómo sé si mis mamas son densas y qué hacer si lo son

La densidad de los senos se observa únicamente en las mamografías. Durante esta prueba de cribado el tejido de tus pechos pueden clasificarse como:

  • A: Predominantemente adiposo
  • B: Densidades fibroglandulares dispersas
  • C: Heterogéneamente denso
  • D: Extremadamente denso

Como permiten saber desde la organización BreastCancer las mamas con puntuación C o D se clasifican como mamas densas.

Si tus mamas resultan serlo esto significa que las mamografías podrían no ser tan eficaces. Aún así es importante seguir sometiéndose a estas pruebas de detección. ¿Pero deberías hacerte otros exámenes?

Desde 2023 EEUU la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA por sus siglas en inglés) exige que los médicos informen sobre la densidad mamaria de un paciente en las mamografía. La FDA recomendó entonces que las pacientes con mamas densas hablen con su médico sobre “la densidad mamaria, los riesgos de cáncer de mama y su situación particular”. Si las tuyas lo son puede ser bueno recibir la orientación de un especialista.

Een abril de 2024, el Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos de Estados Unidos (USPSTF por sus sigla sen inglés), grupo responsable de hacer recomendaciones de salud pública para el país, afirmó que la evidencia actual era insuficiente para determinar si estas mujeres podrían beneficiarse de un cribado adicional con ecografía mamaria o imágenes por resonancia magnética (MRI).

Según su propia revisión, se han realizado muy pocos ensayos clínicos para demostrar que estas pruebas extra salven vidas. El USPSTF recomienda una mamografía de detección cada 2 años. Este método sigue siendo el más efectivo para detectar este tumor de forma precoz, inciden.

En nuestro país se recomiendan cada 2 años a mujeres entre 50 y 69 años. Desde el USPSTF señalan los 40 años como la edad a la que la mayoría de las mujeres deberían comenzar a hacerse mamografías.

Además de las revisiones, es bueno explora tus senos y axilas en búsqueda de bultos u otras anomalías.

Las recomendaciones sobre la prevención del cáncer de mama incluyen un peso corporal adecuado, mantenerse físicamente activo, limitar la ingesta de alimentos muy procesados, así como el alcohol y el tabaco. Cabe destacar que las mujeres afroamericanas tienen un 40 % más de probabilidades de morir por cáncer de mama que las mujeres blancas.

Deja una respuesta