Periodo de pruebas

Estamos en obras en esta web; a partir de Noviembre estaremos en linea Leer más »

Cómo llegar a un consumidor cada vez más desconfiado

Ante fenómenos como las fakes news o la publicidad falsa, los usuarios españoles se sienten cada vez más recelosos en internet. En este sentido, el estudio de Kantar TNS Connected Life destaca que Leer más »

 

Category Archives: Lateral

Cómo Desarrollar una Marca: Factores para Analizar

Para desarrollar una marca, debemos poner en claro en qué fase o estatus nos encontramos como punto de partida y en qué escenario desde lo general a lo particular, desde lo global hasta lo regional o local participa la misma. Teniendo esto como base, podemos ir aterrizando los siguientes conceptos:

Branding: estrategia visual/sonora de la marca, definición de identidad. Lineamientos que se deben respetar en todas las implementaciones de marketing. Logo, colores, iconos, tipografías, templates, slogans, lenguaje.

Antropología u Origen: donde surge la marca, cual es su trayectoria en cada mercado (en el caso de las marcas internacionales), cual es su cultura original, como esa cultura se puede transmitir, influenciar o adaptar a nuevos mercados.

Público: segmento o segmentos de público a quienes se enfoca la marca, esto puede variar según el mercado. Si estamos iniciando un proyecto, analicemos cuales blancos de clientes están menos atacados, donde podemos encontrar un nicho, o donde podemos ser más exitosos con las tácticas y recursos adecuados.

Share: cual es la participación total de la categoría, quienes están dentro de ella y en qué porcentaje. Dependiendo del mercado, puede que esta información no este disponible de manera pública, podemos estimarla por diferentes vías, preguntemos a los clientes, hagamos una prueba observacional en el mercado (por ejemplo: de 100 artículos, cuantos son de X, de Y o Z marca), esto lo llevamos a porcentaje y nos da una idea de la participación de cada uno. Luego de tener esta estimación, evaluemos a quien podemos atacar, de quien podemos obtener una parte del pastel.

Canales de Distribución: por cuales medios podemos llegar a los clientes, donde nos podemos colocar, cuales son los medios a los que hoy tenemos o tendríamos acceso según nuestra estructura y nuestros recursos. Si estamos iniciando, cual es medio ideal según el público que hemos decidido enfocarnos, hacia cuales otros nos expandiremos.

Canales de Comunicación: donde nos exponemos, por cuales vías hablamos con el consumidor, qué le decimos, con que frecuencia, cual es nuestra capacidad de responderles.

Valor: cuales son nuestros valores como marca o como producto, cuales nos asemejan a la competencia, cuáles son nuestras características diferenciadoras. Cómo podemos apalancarnos en la diferenciación para destacarnos por encima de la competencia y captar clientes. Que necesidades podemos resolver que otros no, que entregamos como un plus en el mercado. Que valor le darían los clientes a lo que ofrecemos, siempre que estén conscientes de nuestra propuesta de valor.

Precio: cual es el mejor esquema de precios para nuestra marca o producto, depende de la categoría y subcategoría en la que participemos. Si somos parte del sector automotriz, por ejemplo, en la categoría SUVs, hay subcategorías, no es lo mismo Luxury SUVs que Family o Utility SUVs, o Urban vs Todoterreno, Long vs Compacto, o la mezcla de varias características o diseños. Otro ejemplo, bebidas destiladas como el vodka, en la categoría hay ultrapremium, premium, mid y low, cada una tiene sus características y su enfoque de mercado. Tener definido contra quien competimos y cual es el nivel de precios es primordial para tener coherencia y mantenernos en el mercado.

Aliados: quienes pueden aportar a nuestro desarrollo, quienes pueden participar en las diferentes fases de vida de la marca o producto, quienes pueden facilitar nuestra presencia en el mercado y nuestra expansión. Analicemos.

Recursos: con que disponemos para desarrollar nuestra marca, recursos económicos, recursos humanos, estructura física, estructura tecnológica, etc. Cuales son los recursos mínimos necesarios y de cuales iremos dependiendo para crecer.

Teniendo un plano con todos los escenarios definidos, nos queda trazar una misión, un objetivo con su estrategia y sus tácticas. Esto va acompañado de un plan de acción con responsables, un esquema de medición y control.

Construir o desarrollar una marca, es una tarea de análisis constante, de medir el pulso del consumidor, del mercado, y de un esfuerzo integral de todo un equipo, liderado de manera firme por quien se apasione por hacer crecer un negocio y respire identificado con la visión de este.

Un artículo escrito por Mayrelin Garcia

El arte (y desastre) de “secuestrar” tendencias en los social media

El denominado “newsjacking” (también conocido como “trendjacking”), la técnica de la que echan mano las marcas cuando “secuestran” tendencias en los social media para llamar la atención sobre sí mismas, es un arma de doble filo. Bien utilizado, el “newsjacking” es un arma de atracción masiva en lo que al “brand awareness” se refiere. Mal utilizado, es una mortífera bomba capaz de destruir en cuestión de segundos la reputación (labrada durante años) de las marcas.

La clave para dar en el diana con el “newsjacking” es subirse al carro de las tendencias adecuadas en el momento adecuado. Es lo que hizo, por ejemplo, Oreo, cuando en la Super Bowl de 2013 se descolgó con un tuit (absolutamente mítico) en la que se hacía eco con muchísimo tino de un apagón ocurrido durante la final de la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL).

Desafortunadamente no todas las marcas son Oreo y hay quienes “raptan” con poquísimo tacto tendencias 2.0 que después terminan estallándoles en la cara. Es lo que le sucedió a la marca de calzado Crocs cuando decidió rendir homenaje (con pésimo gusto) al recién fallecido David Bowie en enero de 2016. Las críticas se cebaron también con la marca de bolleríaCinnabon cuando la compañía expresaba sus condolencias por la muerte de la actriz Carrie Fisher con un tuit (dulce y amargo a partes iguales) protagonizado por uno de sus bollos.

El “newsjkacking” es un arte que puede metamorfosearse de manera extraordinariamente fácil en desastre (absoluto) si fallan tanto la oportunidad como el decoro (que las marcas no deben perder en ningún momento).

Para ayudar a las marcas a valorar si merece o no la pena hincar el diente al “newsjacking” la empresa de software Meltwaterha confeccionado la siguiente y práctica infografía (que promete resolver muchísimos entuertos):

Vía Marketing Directo

¿De locos? Las empresas ya diseñan sus productos para que sean ‘instagramables’

Muchas han sido las razones que tradicionalmente se han empleado para hacer que un producto u otro llegasen al mercado. Las empresas tienen que tomar decisiones informadas y valorar muy bien lo que hacen y por qué lo hacen, lo que les ha llevado a centrarse en muchos terrenos y escenarios. Las modas marcan lo que se produce, los intereses de los consumidores y los cambios que en esto sucede también, así como las sensibilidades cambiantes o los intereses destacados en cada una de las ocasiones. Los consumidores quieren, al final, los productos que les interesan.

Cuando aparecieron las redes sociales, estas se convirtieron en un elemento más en la ecuación de lo que interesa y lo que no al consumidor, al menos como fuente de información. Las diferentes redes eran un canal emergente de datos, ya que en ellas los consumidores contaban lo que les importaba e interesaba, lo que estaban comprando, lo que habían dejado de adquirir o hasta las cosas que entraban en su lista de deseos.

Para las compañías, además, las redes sociales se convirtieron en un escaparate de nueva generación en el que no solo importaba lo que ellas compartían sino también lo que sus propios consumidores transmitían. Las fotos, los comentarios y las publicaciones que sus compradores eran una manera de dar a conocer sus productos o de lograr que estos convenciesen a los demás consumidores. Esto hizo que no solo se convirtiese en importante la propia actividad en redes sociales de la compañía, sino también que esta empezase a ver como crucial y destacada la actividad de los consumidores y que se posicionase para potenciarla.

Pero ¿dónde está el límite en lo que se puede o debe hacer para potenciar la presencia de la marca y de sus productos en redes sociales? ¿Cualquier cosa vale para lograr que la marca se convierta en la última foto en Instagram de sus usuarios, incluso el supeditar el diseño del producto a ello?

La cuestión está marcada por lo que las marcas y las empresas están haciendo últimamente. Adidas acaba de lanzar un nuevo modelo de zapatillas, uno que nació con Instagram directamente en mente.

La zapatilla de Adidas que nació para tus fotos

El modelo es una versión de una zapatilla que se remonta a 1979 (lo que ya da el toque vintage y retro que tanto gusta en la actualidad) pero también uno pensado para las redes sociales. La Deerupt quedará muy bien en las fotos en Instagram. Y no es algo que digan ni los compradores ni quienes han analizado el modelo de zapatilla, sino la propia compañía.

“Vemos de forma creciente fotos en Instagram en la que la gente hace la foto de sus zapatillas con sus pies planta abajo, asegurándose de que los pies estén apuntando hacia abajo”, apunta el diseñador responsable de la línea en cuestión. Las zapatillas están diseñadas para que se vean ya así de forma correcta. “Fue una elección de diseño a propósito”, explican.

La decisión de diseño está marcada, apuntan en Quartz, por el hecho de Instagram se ha convertido en un polo gigantesco para hablar de zapatillas. La comunidad de gente que comparte imágenes de las mismas es muy elevada y, al final, señalan, los diseñadores se están inspirando en lo que ocurre en ese escenario (como podría hacerlo con otras cosas).

Pero lo cierto es que la cuestión es un poco más compleja, porque Instagram ya no es solo la inspiración. En realidad, es el objetivo último de lo que se está lanzando al mercado. El producto nace y se orienta a la foto final: la idea está en que su forma haga que los consumidores lo publiquen en esa red social. Y esto hace que que sea ‘instagramable’ se convierta en lo fundamental, por encima de todas las cosas.

Adidas es un nombre popular que lo ha hecho, pero no es el único que está apuntándose a esta tendencia. Los restaurantes ya empiezan a diseñar sus interiores de un modo que parezcan atractivos para la foto en Instagram y pequeñas marcas usan la idea para impulsar su negocio. Un fabricante pequeño de helados, Van Leeuwen, cambió su packaging para hacerlo más agradable para Instagram y sus fotos y vio como sus ventas aumentaban.

Vía: Puro Marketing