¿Cómo puedo conseguir un trabajo sin experiencia?

1. Sé realista

Muchas veces el problema no es tanto la experiencia, sino que anexado a eso está esa creencia de que conseguirás un trabajo en la empresa más grande de la ciudad teniendo cero experiencia o ningún estudio relacionado al empleo.

Debes ser realista. No es malo soñar en grande y aspirar a más, pero todos tenemos que comenzar desde un eslabón más bajo para poder ir subiendo de a poco.

Si eres alguien joven que ha tenido ciertos estudios y cursos pero no ha laborado antes, no puedes esperar comenzar a trabajar en el mejor puesto, por ejemplo.

Ve por trabajos que tengan menos exigencias y se adapten de momento a las habilidades que muestras en tu currículum.

2. Busca trabajos temporales

Los trabajos simples que cualquier persona podría hacer y que normalmente, son libres de esa experiencia que suelen pedir la mayoría, son lugares perfectos para empezar a crearla.

Ser camarero, vendedor, cajero, aunque sean trabajos comunes, la mayoría de nosotros hemos empezado en ellos o trabajos parecidos, como una forma de crearnos un poco más de currículum en el campo laboral.

La verdad, he estado en muchas áreas, pero aunque creas que la parte de mi currículum donde coloca experiencia laboral debe parecer un circo, muchas veces no hay nada mejor que alguien que ha experimentado varios puestos y adquirido diversas habilidades gracias a ellos.

3. Aprende todo lo que puedas

Aprender un idioma nuevo, cómo usar Word o Excel, redes sociales o diseñar páginas web, aprende todo lo que esté a tu alcance y que pueda ayudare en un futuro.

Todos tenemos a ese conocido que se la pasa de curso en curso, a veces aprende un estilo de baila, como otras veces un idioma nuevo. Lo cierto es que es un gran ejemplo de lo que debes hacer.

Por más insignificante que algo pueda parecer, nunca está demás aprenderlo.

Como ya dije, compensa tu falta de experiencia con estudios y habilidades que adquiriste con el tiempo.

¿Cómo hacer una carta de presentación para un currículum?

Enfócate siempre en los puntos principales a tratar, tus habilidades, destrezas y logros. Además, nunca olvides ser cordial al momento de escribirla.

Como todos sabemos, un currículum es prácticamente un resumen de todo lo que has hecho a lo largo de tu vida hasta el momento en el que estás presentándolo.

Trabajo, estudios, experiencia, todo lo que tenga que ver y pueda ayudarte a conseguir un empleo y que otros valoran al momento de elegir un candidato.

Armar un currículum no es tan difícil como muchos piensan, sólo debes enfocarte en organizar todo y ser conciso. Destacar lo importante sin necesidad de ir a más detalles.

El problema para la gran mayoría, surge cuando deben escribir la carta de presentación que lo acompaña.

Ya sea porque no sabes cómo dirigirte, qué tipo de vocabulario usar, qué deberías destacar en ella; el reto aparece cuando es momento de escribir y narrar sobre nosotros.

Para poder superar la dificultad que probablemente ves al escribir tu carta de presentación y ayudarte a que sea lo más impecable posible, aquí te daré los pasos a seguir para escribirla.

1. Formato y estilo

Comencemos por la apariencia. La carta de presentación en términos de formato. Si utilizas Word como la mayoría, no lleva nada especial o colorido, sólo un tipo de letra perfectamente legible y en color negro.

Te recomiendo utilizar Arial, Times New Roman o Calibrí, son los 3 tipos de letras mejor legibles y estilo imprenta.

En cuanto al tamaño de letra, no te excedas de 12.

Ahora, yendo a la parte del texto, intenta dejar un interlineado de 1,5 pero quitando el espacio después del párrafo. Sin embargo, recuerda separar con dos espacio el título del texto.

2. Redacción y vocabulario

Antes de comenzar a redactar tu carta de presentación, recuerda mantener cierto grado de respeto y elegancia en ella.

Evita utilizar palabras o expresiones que al momento que la persona lo lea, pueda sentir que lo tuteas. Debes tratarla de a usted y como alguien superior a ti. La educación tiene que estar presente todo el tiempo.

Utiliza un vocabulario sencillo pero con las palabras correctas que indiquen exactamente lo que quieres expresar.

Bajo todo costo, no redundes. Siempre ve directo a lo que quieres tratar. No des muchas vueltas al momento de explicar o decir algo sobre ti.

Lógicamente, debes mantener una ortografía perfecta. Todos cometemos un error de vez en cuando, somos seres humanos después de todo, pero hay muchas formas de evitar los errores ortográficos, incluso al momento de utilizar Word este mismo corrige nuestras faltas.

3. Distribución y contenido

Toda carta debe comenzar con la fecha y lugar donde te encuentras, colocado hacia el lado derecho de la hoja en negrita.

Siguiente, es el nombre de la organización, la dirección, localidad y el país, todo esto hacia el lado izquierdo igualmente en negrita.

Para comenzar a desarrollar la carta, primero debes dar un saludo formal y colocar a quién te diriges. Todo eso del lado izquierdo sin negrita.

Ahora, comienza el espacio donde empiezas a indicar y destacar todo lo necesario.

En una carta de presentación, nuestro objetivo es dar un breve resumen de nosotros y nuestra experiencia tanto en estudios como laboral, pero más allá de ser algo parecido a nuestro currículum como tal, es un complemento de este.

Este espacio te permite no sólo destacar tus fortalezas sino de expresar los motivos por los cuales mereces el empleo y porqué deberías ser tú quien ocupe el puesto.

Tu carta nunca va dirigida a la misma empresa o puesto de trabajo. No cometas el error de hacer una carta estándar para todos.

Debes puntualizar y mostrar tus habilidades, estudios, experiencia y razones, dependiendo del puesto de trabajo y la organización a la que te diriges. Este desarrollo siempre va justificado y dejar la sangría al iniciar un párrafo depende de nuestros gustos.

Si decides no hacerlo y sólo dejarlo justificado también se verá presentable y correcto.

Por último, una vez que termines el desarrollo de tu carta, recuerda siempre despedirte de forma cordial y firmar con tu nombre. Esto va colocado hacia el lado izquierdo y en negrita.

Algunas personas suelen colocarlo centrado y sin negrita, pero oscila mucho en el gusto personal.

Yo por mi parte, te recomendaría siempre negrita al menos en tu nombre al final.

Por internet podrás encontrar muchos modelos de cartas.

Sin embargo, es más frecuente encontrarnos con modelos que no son para nada profesionales y que carecen de muchos aspectos, lo que hace que no sean suficientes y no cumplan con ciertos estándares a la hora de enviarlas.

Vía: Gananci

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *