Recibir una crítica se vuelve aún más difícil cuando realmente crees que la otra persona está equivocada. Descubre cómo discrepar con tu jefe al recibir feedback negativo.

El feedback negativo más que un castigo debe concebirse como una oportunidad para aprender de nuestros errores y mejorar. Eso si, hay veces que la otra persona puede estar equivocada, y en algunas ocasiones esa persona es tu jefe.

Discrepar con tu jefe es un asunto delicado, por lo que hay que aprender a hacerlo de manera que demuestres que estas intentando trabajar junto a él para entenderos mutuamente, no enfrentándoos.

Lo primero y más importante es que escuches a tu jefe e intentes ser lo más racional posible; procesa la información y procura ponerte en el lugar de la otra persona. Olvídate de que te están criticando y pregúntate si realmente lo hiciste lo mejor posible, o si realmente hay algo que podrías haber cambiado. Las críticas constructivas pueden jugar a nuestro favor y beneficiarnos si las afrontamos adecuadamente.

Si tras valorar el punto de vista de tu jefe sigues pensando que está equivocado es el momento de asegurarte de que has entendido bien lo que te está intentando transmitir. Antes de nada agradécele haberse tomado su tiempo para hablar contigo y explicártelo, y después haz preguntas para clarificar el asunto. Deja claro que quieres entenderlo mejor y demostrar que estás dispuesto a colaborar.

Si aún así crees que se trata de un error es el momento de discrepar con tu jefe. Antes de nada explícale que entiendes lo que te quiere transmitir, pero que tienes un punto de vista diferente que te gustaría compartir. Al expresar tu opinión primero intenta entender la razón por la que tu jefe tiene una opinión distinta a la tuya; asegúrate de que ambos tengáis la misma información, y que no hay ningún factor que uno de los dos desconozca. La comunicación es clave para evitar malentendidos.

En caso de que esto último no funcione explícale a tu jefe por qué no estás de acuerdo, sin ponerte a la defensiva. Primero da tu punto de vista, y acaba la frase preguntando si deberías haber actuando de otra manera. Así podrás expresarte tranquilamente, pero después dejar claro que estas dispuesto a colaborar y abierto a sugerencias.

Posiblemente tu jefe te escuche y acabe dándote la razón. En caso de que esto no ocurra es hora de aceptarlo y aceptar su crítica. Intenta afrontar el feedback negativo de la mejor manera posible, y recuerda que si trabajas para otra persona las desavenencias a veces hay que aceptarlas.

Vía | US.News