Tag Archives: Jose Manuel Fuentes Prieto

Cómo motivar a los empleados para mejorar resultados a corto plazo

Todas las empresas buscan mejorar su productividad de sus trabajadores. Para ello es fundamental la motivación de cada uno de ellos, algo que es fácil decir y complicado de lograr. Pero no imposible. Por eso vamos a ver cómo motivar a los empleados para mejorar resultados a corto plazo. Se trata de reavivar su pasión por el trabajo bien hecho, que muchas veces se pierde a medida que se van cumpliendo años en la empresa.

Y no necesariamente tiene que ver con la política de incentivos por objetivos. Porque estos ya están asumidos en muchos casos como parte de la retribución. Los empleados lo saben y juegan con ello. Cuando se sabe que un mes no se cumplen objetivos o que ya se ha llegado al tope, pero no se va a lograr el siguiente escalón. Este tipo de alicientes funcionan más a largo plazo, pero no a corto.

Los pequeños objetivos

Hay algo que deberíamos aprender a la hora de motivar de los videojuegos. Para que funcione y no se pierda el interés es necesario ofrecer recompensas a los participantes que puedan conseguir y que no tengan que pasarse horas jugando. Estos pequeños logros son los que hacen que se mantenga el interés a lo largo del tiempo.

Por eso es necesario establecer pequeños objetivos semanales, que los empleados puedan lograr y que sumen para su política de incentivos global. Y esto se puede realizar en casi cualquier puesto de trabajo. Ese objetivo semanal ayuda a mejorar de forma notable la productividad.

Si no funciona, vete a casa

La productividad muchas veces tiene que ver con la capacidad de concentración. Si tenemos alguna preocupación familiar, personal o simplemente estamos medio enfermos hay que saber cortar e irse a casa. Y que no pase nada. No se trata de escaquearse del trabajo, sino de estar en el trabajo y dedicar las horas a sacar adelante las tareas asignadas.

Pasar de la cultura del presentismo a la de la productividad implica tomar medidas drásticas. ¡Si no rindes, a casa a descansar!

Incluso si se puede trabajar desde casa estas horas serán mucho más productivas. Siempre es más fácil concentrase en casa sabiendo que el hijo que tiene enfermo está ya en la habitación de al lado descansando, que preocupado en la oficina por no saber quién puede pasar a recogerlo en el cole.

Esto supone para muchos empleados una deuda “moral” con la empresa. Esa tarde que se han ido a casa porque su hijo estaba enfermo, porque tenían que arreglar algo o realizar alguna gestión, supondrá que los días siguientes se va poner mucha más atención y empeño en hacer bien el trabajo.

La responsabilidad es tuya, tu decides

Otra de las cuestiones que ayuda a mejorar la productividad es entregar el control del proyecto al trabajador. Y esto implica en muchos casos poder de decisión. Hemos sido nosotros los que hemos diseñado y decidido como tenían que hacerse las cosas. Por lo tanto se pone mucho más empeño en que todo salga bien.

Esto no implica que el jefe se aparte y nos deje un marrón. Todo lo contrario. Se trata de hacerse un lado, de que se tutorice la tarea, se aconseje, pero también se acepte que sus sugerencias no tienen por qué ser necesariamente mejores que las planteadas por el propio empleado.

Y aquí hay que tener cuidado cuando las cosas no salen bien para no arruinar la confianza de los empleados. Aquí el jefe tiene que ser más como un buen entrenador de fútbol. Cuando se gana el mérito es de los jugadores, cuando se pierde la responsabilidad del entrenador, en este caso del jefe. Tutelar la ejecución de las tareas tiene asociado este compromiso. Su labor será hacer que todo el mundo aprenda de estos errores, que no se vuelvan a repetir, pero nunca señalar la responsabilidad en un miembro del equipo que ha fallado.

Los beneficios de la empresa son tus beneficios

Por último esta mejora de la productividad tiene que concluir con una mejora de la facturación y los beneficios. Y es necesario socializar estos beneficios. Se trata de que ambas partes salgan ganando. El trabajador tiene que notar mejoras, quizás algo más de salario, mejores condiciones, etc.

Si la empresa va bien lo tienen que notar todos los empleados en función de su compromiso e implicación.

O pequeños detalles que se tienen que dar en las empresas, que ayuden a generar mejor ambiente de trabajo. Pero esto no basta. Recuerdo una empresa en la que realicé una entrevista hace unos años en la que los viernes, antes de salir a mediodía el responsable reunía a todo el mundo y hacía un pequeño repaso de la semana y anticipaba la siguiente. Algo anodino y habitual, poco motivador se podría pensar.

La parte divertida es que en esa reunión todos comían juntos pizza mientras se realizaba el análisis, que pagaba la empresa y luego se marchaban a casa tras una breve charla motivadora. Se iban a su casa a descansar pero el lunes todos tenían muy claro que debían hacer para mejorar su trabajo a lo largo de la semana, cuál era su objetivo y con las pilas cargadas para lograrlo.

Un artículo escrito por Carlos Roberto

Cómo organizar tu trabajo desde la perspectiva de la productividad

Priorizar nuestras tareas puede resultar frustrante, especialmente si se trabaja con un gerente de tendencia adhocrática o una organización que no ofrece objetivos claros. La mayoría de nosotros nos enfrentamos a esta realidad todos los días, en mayor o menor medida.

La investigación frecuentemente citada de Robert Kaplan y David Nortonmuestra que más del 90% de los empleados no comprende completamente la estrategia de su compañía o no sabe lo que se espera de ellos para ayudar a lograr los objetivos de la organización. Para agravar el problema, investigaciones recientes muestran que los ejecutivos globales dicen que tienen demasiadas prioridades conflictivas.

En un entorno en el que las prioridades conflictivas y difusas son la norma, obliga a plantearse:

¿Cómo priorizar nuestro trabajo y sentir satisfacción por un trabajo bien hecho?

  • Posesión

Verifica tu forma de pensar cuando se trata de establecer prioridades. No supongas que priorizar tus tareas corresponde a otra persona, y no elijas contemplarte a tí mismo como un mero ejecutor. Es fácil culpar a la organización cuando experimentamos un alto nivel de estrés o una abrumadora cantidad de trabajo. Por eso , hay que reconocer que establecer prioridades conscientemente es un pilar clave del éxito.

  • Priorizar

Selecciona un par de áreas para establecer prioridades, esto te permitirá administrar la sobrecarga de información. La sobrecarga de opciones es lo que nos paraliza o conduce a decisiones que van en contra de nuestros mejores intereses. Como criterios más comunes para filtrar prioridades destacan la contribución y la motivación.

Por un lado, por contribución, consideramos tanto las necesidades de la organización como la forma en que aportamos fortalezas, experiencia y capacidades. La palabra contribución refleja un sentido de propósito y servicio.

Por otro, por motivación te permite identifica claramente lo que te inspira en tu trabajo.

Aplicando estos criterios te permitirá clasificar las tareas en distintas clases:

  • Prioritarias

Que inclye aquellas áreas de tu trabajo aportan mayor valor agregado y logran un mayor impacto impacto emocional que te producen mayor bienestar. Revisa qué proyectos, iniciativas y actividades aparecen en tu lista como de alta contribución y alta pasión.

  • Tolerables

Estas tareas se distinguen por ser importantes pero, a la vez, agotan tu energía cuando te involucras en ellas. Un claro ejemplo de este tipo de tarea es poder tener un rol y un equipo más grande pero, sin embargo, nos da pereza el aumento en los procesos gerenciales y la administración que lo acompañan.

Este tipo de tareas, por regla general, se identifican porque se corresponden con tareas en las que estamos la curva de aprendizaje y, por eso, es una parte de nuestro trabajo que aún no es una fortaleza y nos exige mantener una mentalidad de crecimiento y salir de nuestra zona de confort.

  • Ascendentes

Son tareas que a tí personalmente te satisfacen y te cargan de energía, sin embargo, dentro de la organización son tareas devaluadas. Tal es el caso de las tareas implicadas enunanueva área de negocio o un nuevo lanzamiento o aquellas referentes a la mejora de procesos de tu equipo.

Evidentemente en este tipo de tareas podemos tener que enfrentarnos a un sesgo entre lo que te mantiene motivado y lo quela organización valora, si es así, conviene replantearse estas tareas.

  • Delegables

Por regla general incluye todo aquello de bajo valor y escasa productividad, tal es el caso de la revisión de correos electrónicos, reuniones de escaso valor, etc. Si no hay nadie a quien delegar, defiende la posibilidad de contratar a alguien.

Conforme a esta clasificación de tareas debemos organizar nuestro desempeño semanal y mensual, ya que nos permitirá optimizar el conocimiento de nuestro trabajo y nuestra productividad.

Asumir la propiedad de nuestro trabajo y reclamar el poder de decisión sobre dónde podemos gastar mejor nuestro tiempo permite establecer una trayectoria para producir resultados significativos, experimentar más satisfacción en el trabajo y tener más energía.

En Pymes y Autónomos

Las 10 herramientas de Business Intelligence que deberías conocer

Resumimos diez de las principales propuestas de Business Intelligence en el mercado, desde motores de análisis a herramientas de visualización de los datos. La información es nuestra, la elección solo tuya.

En esta misma web os hemos explicado numerosas veces en qué consiste el Business Intelligence, esa metodología por la podemos analizar los principales datos y métricas de una empresa para optimizar el negocio, detectar potenciales áreas de mejora y aumentar la eficiencia ya sea de la gestión del stock, de la relación con los clientes o de las apuestas de marketing. Pero quizás los más técnicos del lugar se estén preguntando por las distintas alternativas que tienen a su disposición para explotar este potencial.

Las herramientas que encontramos actualmente en el mercado suelen basarse en una base de datos relacional con un conjunto adicional de índices y formas de acceso a las tablas. Información estructurada, por resumir. Sus datos suelen ser procesados de forma local, agrupando la información de la compañía en un data warehouse o servidor central.

En cualquier caso, existen muchas opciones a distintos costes -incluso gratuitas- y bajo modalidades de entrega -in house, cloud…- distintas. Un amplio abanico que no responde a una mera competencia directa en rendimiento y precio, sino también a la gestión de los casos de uso a la que mejor se aplica una u otra tecnología.

Incluso, en muchas situaciones, deberemos apostar por un modelo híbrido en el que combinar dos herramientas de BI distintas para obtener la mejor visión del negocio posible, por ejemplo una para examinar los procesos del back-end de la empresa y otra para el front-end.

Pero vayamos ya al grano, ¿cuáles son las 10 principales propuestas del mercado de Business Intelligence en estos momentos? En la selección que les mostramos a continuación recogemos brevemente algunos de los principales valores diferenciales de cada herramienta. El orden es puramente aleatorio y la elección, solo suya.

IBM Cognos

Empezamos por la propuesta del Gigante Azul en el área de BI, con una amplia gama de productos de Business Intelligence accesibles a través de una interfaz web. Especialmente indicado para análisis de datos en el front-end, su Report Studio es un clásico de estas arenas.

Microsoft Power BI

Microsoft Power BI destaca, además, por su extraordinaria integración con otras herramientas de la propia marca. Desde el trabajo mediante voz con Cortana hasta datos alojados en Azure, pasando por SQL Server o Excel, donde podremos ampliar los gráficos y diagramas habituales de este programa de una forma masiva.

Además, su versión gratuita es extraordinariamente interesante para usuarios noveles.

Tableau

Con Tableau pueden crearse dashboards visuales y responder preguntas de negocio de forma sencilla, agrupando datos de distintas fuentes y cargando descripciones emergentes con información adicional, excluir valores atípicos o visualizando datos en varias dimensiones geográficas al mismo tiempo.

Pentaho

Con el procesamiento de datos en tiempo real, Pentaho puede ser una gran opción como herramienta de análisis para el back-end. Destacando como una herramienta de código abierto, puede proporcionar una gran flexibilidad y recientemente se convirtió en una nueva empresa comercial que podría producir soluciones aún más robustas.

Tibco

TIBCO Spotfire es una herramienta de BI bastante versátil y con una gran comunidad online. Su principal diferencial se encuentra en el análisis de los procesos de ventas y la experiencia de cliente.

Ab Initio

Ab Initio comprende una amplia variedad de soluciones relacionadas con el procesamiento de datos en paralelo, bajo la que podemos entender información estructurada y no estructurada tanto por lotes como analizando eventos complejos. Su tecnología trabaja mediante la interfaz gráfica de usuario (GUI).

 

Azure Analysis Services

De nuevo volvemos a Microsoft para encontrar otra interesante propuesta en este terreno, denominada Azure Analysis Services. De uso exclusivo en la nube, este motor de análisis permite visualizar los datos con distintas herramientas de datos (por ejemplo, Power BI), caracterizándose por su gran velocidad y disponibilidad así como por su capacidad para conectar datos operativos en tiempo real con DirectQuery.

Oracle

El gigante rojo también posee su propia herramienta de analítica, aunque quizás sería más apropiado decir que posee una solución de BI específica para cada caso de uso y que integra muchas de estas funcionalidades en sus principales soluciones de negocio. Como es obvio, especialmente recomendado para análisis de datos en bases de datos SQL.

SAP Business Objects

SAP Business Objects permite convertir datos -principalmente financieros y procedentes del ERP de la firma- en información útil, distribuyéndola a los ejecutivos que la necesiten. Además, permite completar esos datos con otras fuentes externas y consumir los resultados desde cualquier dispositivo. Un completo panel de control de la empresa quizás menos sencillo que el de sus rivales, pero más completo a la hora de examinar procesos de negocio.

Microstrategy

Microstrategy quizás sea el proveedor más antiguo en la arena de BI, arena en la que lleva operando desde 1989. Creada en origen para analizar y dar forma a datos relacionales, sus últimas versiones ya permiten crear cuadros de mando personalizados en los que atender tendencias y previsiones con información alojada en Hadoop y otras BBDD y motores específicos del Big Data y la información no estructurada.

Escrito por Alberto Iglesias Fraga

Tome el control de su carrera en seis sencillos pasos

Actualmente, vivimos en una época en la que el desarrollo profesional se basa en el “hágalo usted mismo”. Desde hace años, las empresas ofrecen cada vez menos formación formal. Un motivo puede deberse a que los empleados cambian de trabajo tan frecuentemente (la media de permanencia en el trabajo actual es de aproximadamente cuatro años) que las empresas no ven el sentido de invertir en personas que seguramente se irán. Esta realidad supone un gran contraste en comparación con la inversión que los altos dirigentes solían hacer en sus empleados. Durante mis 11 años en PepsiCo, principalmente en la década de 1990, el “desarrollo personal” era una de las principales iniciativas de la empresa.

Lamentablemente, hoy en día las organizaciones están dejando que sus empleados tengan faltas de habilidades y puntos flacos que pueden descarrilar sus carreras y arruinar la efectividad organizativa. Además, los jefes tampoco están ayudando. Como están demasiado centrados en sí mismos, la mayoría de gerentes no tiene tiempo ni energía para fijarse en nadie más. De hecho, la asesoría Korn / Ferryanalizó la autoevalación que hacían los jefes en base a 67 cualidades de liderazgo y“desarrollar a otros” era la último en la lista. 

Lo ideal sería que las empresas se esforzaran más en promover el desarrollo profesional: potenciar un feedback más inmediato, establecer criterios claros de rendimiento, ofrecer feedback de desarrollo con claridad y tacto y proporcionar recursos e incentivos para que los jefes conviertan el desarrollo de los empleados en una prioridad. Sin embargo, la realidad es que la mayor carga recae sobre los propios empleados. Los trabajadores a todos los niveles deben aprender a identificar sus debilidades, descubrir sus puntos flacos y fortalecer sus habilidades.

Estas son seis cosas que puede hacer usted para tomar el control de su desarrollo profesional.

Entienda en qué le están evaluando. ¿Cómo es el éxito en su puesto? Cuáles son sus objetivos profesionales y parámetros de éxito? Es mejor identificarlos con su jefe, pero si esto no ocurre, escriba lo que entiende que son sus objetivos e indicadores de rendimiento claves. Llévelos a su jefe para ponerse de acuerdo y entable un diálogo permanente para asegurarse de que se mantienes en el buen camino.

Resuelva sus propios puntos flacos. Los que tienen mayor rendimiento siempre están aprendiendo y ajustando y piden feedback habitualmente a sus jefes, compañeros y subordinados. Si su jefe no le da feedback de manera proactiva, empiece usted mismo la conversación. Tras una presentación o una reunión importante, mencione algo que piense que ha ido bien y después pida consejo sobre otra cosa que podría mejorar. Es más fácil hacerlo por etapas: la mayoría de las personas solamente pueden absorber un área de mejora cada vez. Escuche y de las gracias a su jefe por el feedback.

Codifique su aprendizaje. Puede capturar feedback y aprendizaje llevando un diario. Enumere las competencias que necesite desarrollar en su puesto y evalúese (ya sea por usted mismo o con la ayuda de un asesor de confianza) en cada una de ellas. Por ejemplo, si se dedica al marketing de una marca, quizás se puntúe con un “sobresaliente” en desarrollo de publicidad, un “notable” en análisis de precios y un “bien” en marketing comercial. Céntrese en los “bien” para cerrar las brechas de las habilidades. Buscar feedback de alguien que previamente ocupó su puesto puede acelerar su aprendizaje.

Incremente su visibilidad con los “bien”. No es posible siempre que los altos dirigentes se fijen en nosotros por nuestro trabajo directo, así que puede probar a ofrecerse voluntario para iniciativas como trabajo benéfico, eventos de la empresa o reclutar en las universidades. Esta es una manera fácil, pero a menudo ignorada, de codearse con directivos que le verán en acción y podrían fijarse en sus contribuciones.

Conviértase en un experto en un área de creciente importancia para su empresa. Su empresa puede estar lidiando con una disrupción por la llegada de una nueva tecnología como el internet de las cosas, la inteligencia artificial o los sistemas informáticos en la nube. Conviértase en la persona experta de su departamento en un tema emergente. Lleve a cabo estudios y revisiones literarias, acuda a conferencias o escriba sobre el tema. Desarrollar conocimientos en un área emergente de creciente importancia puede dar lugar a promociones y oportunidades laborales.

Busca buen asesoramiento y orientación. La perspectiva de un superior es inestimable, pero asaltar a alguien con y preguntarle si puede ser su mentor seguramente le asustará. Trate de quedar con él de manera informal: en la cafetería de la empresa, en el picnic del trabajo o una excursión de golf. Conozca la biografía de la persona y esté preparado para hacer algunas preguntas sobre su área de especialización. Si la cosa va bien, le dirá: “Dime si puedo ayudarte con algo”. Pasada una semana, puede invitarle a “continuar la conversación” tomando un café. Con el tiempo, podría desarrollarse de manera natural una relación de mentor-aprendiz.

Lleva tiempo desarrollar competencias funcionales sólidas. En la mayoría de los puestos, ya sea en ventas, marketing, logística de cadena de producción o finanzas corporativas, ser competente a menudo consiste en tener sólidos conocimientos en profundidad de cuatro o cinco áreas clave del puesto y un buen conocimiento práctico de otras cuatro o cinco. Sin la voluntad de llevar a cabo tareas múltiples o incluso movimientos laterales estratégicos, una serie de habilidades completas no será suficiente. Hace falta paciencia.

En un momento de mi carrera, yo seguía de gerente en PepsiCo mientras que un buen amigo mío pasó a ser vicepresidente cambiándose de empresa. Sin embargo, al ir solidificando mis habilidades, entendí cómo encajaban las piezas de la empresa y mi progresión profesional se aceleró.

Sus habilidades son su capital profesional, así que tómase su tiempo para desarrollar sus habilidades funcionales. Saltar de un trabajo a otro demasiado rápido (por ejemplo, cambios cada 18 meses o dos años) no permitirá que desarrolle la pericia funcional que necesita para avanzar en su carrera. Con tiempo y práctica y tomando la iniciativa, tiene muchas más posibilidades de prosperar en este mundo de “hágalo usted mismo”.

Un artículo escrito por 

Exprimir la naranja de la personalización da litros y litros de zumo en forma de ventas

La personalización es en plena era digital lo que hace bombear el corazón del cliente y en último término también su bolsillo. Las marcas están tomando nota de esta necesidad y están invirtiendo dinero a manos llenas en brindar experiencias personalizadas a sus clientes.

Según un reciente de la Data & Marketing Association (DMA) y la consultora Winterberry Group, el 70% de los marketeros asegura que sus inversiones están espoleadas en gran parte por el anhelo de personalización por parte del consumidor.

Y lo cierto es que el dinero que las marcas están depositando en la personalización está traduciendo en resultados contantes y sonantes. Los marketeros consultados por la DMA y Winterberry Group señalan que sus ventas, aguijoneadas por la personalización, han pegado el estirón desde el año 2011.

El 76,6% de los marketeros tilda la “customer experience” de prioridad. Y el 57% va más allá y endilga a ésta la etiqueta de máxima prioridad.

En el transcurso de los últimos años los marketeros dicen haber ampliado sus inversiones en todos los medios de carácter “addressable” (tanto canales digitales como tradicionales). Elcontenido con el foco puesto en la web es el área que se ha beneficiado de los mayores incrementos presupuestarios.

El denominado data-driven marketing y los presupuestos asociados a esta disciplina han alcanzado un volumen récord en el transcurso de los últimos cinco años, de acuerdo con el informe de la DMA y Winterberry Group.

Los marketeros están convencidos de que los tres factores más relevantes a la hora de agasajar al cliente con una experiencia de calidad son la gestión de datos, la personalización y el contenido.

“Utilizar los datos para proporcionar una experiencia de calidadal cliente se ha convertido actualmente en el piedra angular del marketing, y es evidente que los anunciantes están haciendo las inversiones necesarias para asumir adecuadamente el reto de la personalización”, indica Neil O’Keefe, vicepresidente senior de contenido y marketing de la DMA.

Vía: Marketing Directo

¿Cómo puedo conseguir un trabajo sin experiencia?

1. Sé realista

Muchas veces el problema no es tanto la experiencia, sino que anexado a eso está esa creencia de que conseguirás un trabajo en la empresa más grande de la ciudad teniendo cero experiencia o ningún estudio relacionado al empleo.

Debes ser realista. No es malo soñar en grande y aspirar a más, pero todos tenemos que comenzar desde un eslabón más bajo para poder ir subiendo de a poco.

Si eres alguien joven que ha tenido ciertos estudios y cursos pero no ha laborado antes, no puedes esperar comenzar a trabajar en el mejor puesto, por ejemplo.

Ve por trabajos que tengan menos exigencias y se adapten de momento a las habilidades que muestras en tu currículum.

2. Busca trabajos temporales

Los trabajos simples que cualquier persona podría hacer y que normalmente, son libres de esa experiencia que suelen pedir la mayoría, son lugares perfectos para empezar a crearla.

Ser camarero, vendedor, cajero, aunque sean trabajos comunes, la mayoría de nosotros hemos empezado en ellos o trabajos parecidos, como una forma de crearnos un poco más de currículum en el campo laboral.

La verdad, he estado en muchas áreas, pero aunque creas que la parte de mi currículum donde coloca experiencia laboral debe parecer un circo, muchas veces no hay nada mejor que alguien que ha experimentado varios puestos y adquirido diversas habilidades gracias a ellos.

3. Aprende todo lo que puedas

Aprender un idioma nuevo, cómo usar Word o Excel, redes sociales o diseñar páginas web, aprende todo lo que esté a tu alcance y que pueda ayudare en un futuro.

Todos tenemos a ese conocido que se la pasa de curso en curso, a veces aprende un estilo de baila, como otras veces un idioma nuevo. Lo cierto es que es un gran ejemplo de lo que debes hacer.

Por más insignificante que algo pueda parecer, nunca está demás aprenderlo.

Como ya dije, compensa tu falta de experiencia con estudios y habilidades que adquiriste con el tiempo.

¿Cómo hacer una carta de presentación para un currículum?

Enfócate siempre en los puntos principales a tratar, tus habilidades, destrezas y logros. Además, nunca olvides ser cordial al momento de escribirla.

Como todos sabemos, un currículum es prácticamente un resumen de todo lo que has hecho a lo largo de tu vida hasta el momento en el que estás presentándolo.

Trabajo, estudios, experiencia, todo lo que tenga que ver y pueda ayudarte a conseguir un empleo y que otros valoran al momento de elegir un candidato.

Armar un currículum no es tan difícil como muchos piensan, sólo debes enfocarte en organizar todo y ser conciso. Destacar lo importante sin necesidad de ir a más detalles.

El problema para la gran mayoría, surge cuando deben escribir la carta de presentación que lo acompaña.

Ya sea porque no sabes cómo dirigirte, qué tipo de vocabulario usar, qué deberías destacar en ella; el reto aparece cuando es momento de escribir y narrar sobre nosotros.

Para poder superar la dificultad que probablemente ves al escribir tu carta de presentación y ayudarte a que sea lo más impecable posible, aquí te daré los pasos a seguir para escribirla.

1. Formato y estilo

Comencemos por la apariencia. La carta de presentación en términos de formato. Si utilizas Word como la mayoría, no lleva nada especial o colorido, sólo un tipo de letra perfectamente legible y en color negro.

Te recomiendo utilizar Arial, Times New Roman o Calibrí, son los 3 tipos de letras mejor legibles y estilo imprenta.

En cuanto al tamaño de letra, no te excedas de 12.

Ahora, yendo a la parte del texto, intenta dejar un interlineado de 1,5 pero quitando el espacio después del párrafo. Sin embargo, recuerda separar con dos espacio el título del texto.

2. Redacción y vocabulario

Antes de comenzar a redactar tu carta de presentación, recuerda mantener cierto grado de respeto y elegancia en ella.

Evita utilizar palabras o expresiones que al momento que la persona lo lea, pueda sentir que lo tuteas. Debes tratarla de a usted y como alguien superior a ti. La educación tiene que estar presente todo el tiempo.

Utiliza un vocabulario sencillo pero con las palabras correctas que indiquen exactamente lo que quieres expresar.

Bajo todo costo, no redundes. Siempre ve directo a lo que quieres tratar. No des muchas vueltas al momento de explicar o decir algo sobre ti.

Lógicamente, debes mantener una ortografía perfecta. Todos cometemos un error de vez en cuando, somos seres humanos después de todo, pero hay muchas formas de evitar los errores ortográficos, incluso al momento de utilizar Word este mismo corrige nuestras faltas.

3. Distribución y contenido

Toda carta debe comenzar con la fecha y lugar donde te encuentras, colocado hacia el lado derecho de la hoja en negrita.

Siguiente, es el nombre de la organización, la dirección, localidad y el país, todo esto hacia el lado izquierdo igualmente en negrita.

Para comenzar a desarrollar la carta, primero debes dar un saludo formal y colocar a quién te diriges. Todo eso del lado izquierdo sin negrita.

Ahora, comienza el espacio donde empiezas a indicar y destacar todo lo necesario.

En una carta de presentación, nuestro objetivo es dar un breve resumen de nosotros y nuestra experiencia tanto en estudios como laboral, pero más allá de ser algo parecido a nuestro currículum como tal, es un complemento de este.

Este espacio te permite no sólo destacar tus fortalezas sino de expresar los motivos por los cuales mereces el empleo y porqué deberías ser tú quien ocupe el puesto.

Tu carta nunca va dirigida a la misma empresa o puesto de trabajo. No cometas el error de hacer una carta estándar para todos.

Debes puntualizar y mostrar tus habilidades, estudios, experiencia y razones, dependiendo del puesto de trabajo y la organización a la que te diriges. Este desarrollo siempre va justificado y dejar la sangría al iniciar un párrafo depende de nuestros gustos.

Si decides no hacerlo y sólo dejarlo justificado también se verá presentable y correcto.

Por último, una vez que termines el desarrollo de tu carta, recuerda siempre despedirte de forma cordial y firmar con tu nombre. Esto va colocado hacia el lado izquierdo y en negrita.

Algunas personas suelen colocarlo centrado y sin negrita, pero oscila mucho en el gusto personal.

Yo por mi parte, te recomendaría siempre negrita al menos en tu nombre al final.

Por internet podrás encontrar muchos modelos de cartas.

Sin embargo, es más frecuente encontrarnos con modelos que no son para nada profesionales y que carecen de muchos aspectos, lo que hace que no sean suficientes y no cumplan con ciertos estándares a la hora de enviarlas.

Vía: Gananci

6 razones dolorosas por las que NUNCA encontrarás trabajo

Trabajar es necesario. Por mucho que algunos queramos verlo como una forma de ocupar nuestro tiempo o hacer algo productivo, lo cierto es que nadie trabajaría si tiene suficiente dinero para vivir sin hacerlo.

Hay otras personas, que comienzan a trabajar porque quieren tener más independencia y aprender más de la vida.

Yo, a mis 15 años, ya sabía lo que era cumplir un horario y tener que asistir más de 5 veces a la semana a un lugar de trabajo.

Por mi parte, no fue necesidad sino las ganas de experimentar e ir creciendo en un ámbito más laboral,aprender qué es ganarse el dinero por el que todos debemos esforzarnos.

Sin embargo, encontrar un empleo no es nada fácil. Incluso para aquellas personas con estudios universitarios o con tiempo en el campo laboral, es difícil muchas veces.

A mí me tomo más de dos meses encontrar mi primer empleo.

Pero lo peor de todo era que durante todo ese tiempo, solo pensaba en por qué no podía encontrar un trabajo.

¿Por qué nadie me quería dar una oportunidad para demostrarles lo que valía?

Intenté no perder mis ganas y mi esperanza, aunque te confieso que hubo momentos muy duros en los que no fue fácil conseguirlo.

Pero al final lo logré, y me di cuenta de que sí hay trabajo, pero muchas veces el problema es que no sabemos cómo buscarlo y hacerlo nuestro.

Por eso, en este artículo voy a enseñarte las razones por las que no has encontrado trabajo hasta ahora, cómo arreglar eso, y qué pasos exactos debes dar para conseguir un empleo sin salir de tu casa.

¿Por qué no puedo encontrar trabajo?

Encontrar un trabajo depende de todo lo que haces para conseguirlo, no es simplemente tener suerte. Hay 6 errores que estás cometiendo y que te impiden conseguir el empleo que deseas, y el número 4 es el peor de todos.

Tus errores más comunes pueden ser desde dónde buscas hasta tu presentación y respuestas que das a la hora de hacer tu entrevista.

Al comienzo es normal cometer ciertos errores ya que, ¿quién no lo hace al iniciarse en algo nuevo? Pero que aprendas de ellos y los corrijas es lo que te ayudará a encontrar uno en el futuro.

Yo cometí errores bastante comunes y otros más personales, pero sé que todos ellos me detuvieron de encontrar trabajo.

Por ello, no quiero que caigas en lo mismo. Si bien es cierto que no hay mejor forma de aprender las cosas que pasar por ellas, ahorrarnos algunos tropiezos nunca viene mal.

Así que quiero mostrarte aquí los 6 errores más grandes que debes evitar y estar listo para afrontarlos.

1. Buscas trabajo en una sola fuente

Antes, las personas tomaban su periódico por las mañanas, se iban a la sección de clasificados y comenzaban a marcar anuncios de trabajos potenciales o que creían podrían obtener.

Habiendo tantas formas de buscar un empleo, ¿te conformarás con la más anticuada?

No digo que dejes de hacerlo, porque a pesar de ser una forma común de buscar, pienso que sigue siendo bastante buena, pero no te quedes sólo con eso.

El internet es una de las mejores fuentes en la actualidad para encontrar lo que sea, en especial trabajo.

Expande tu búsqueda, no te quedes con una sola fuente de información. Para encontrar varios empleosque he tenido, he recurrido a todas las formas posibles y ha sido mucho más efectivo que leer únicamente las noticias o limitarme a buscar en una sola página de internet.

Navega, busca y encontrarás un trabajo.

2. Eres exigente con el salario

En todo país, existe un salario mínimo para la mayoría de la población, en especial para personas que no tienen estudios o experiencia. Por otro lado, personas mejor capacitadas suelen ganar más.

Sin embargo, si eres alguien que no encuentra trabajo y por fin se presenta una oportunidad, no seas exigente en cuanto al pago que recibirás.

Solemos pensar que nuestro trabajo vale más que el de otros. Sí, nuestro trabajo vale, y mucho, pero siempre hay que mantener un margen de la realidad.

No puedes esperar que siendo un ingeniero apenas entres te paguen lo mismo que alguien que tiene 5 años trabajando en el mismo lugar.

Comienza desde abajo, por más que te guste el salario o no. No se trata de ser conformista pero si de estar consciente cuánto mereces que te paguen y cuánto trabajo te piden hacer por el monto que te ofrecen.

3. Careces de las habilidades necesarias

Siempre que ves un anuncio de trabajo, en alguna parte de él encontrarás ciertos requisitos que te piden para poder aplicar.

Si no cumples con todos, ¿por qué no hacerle caso al mensaje que ponen en grande los empleadores, “No aplicar si no cumple con todas las exigencias”?

Para comenzar, si lo colocan, es porque ni siquiera se molestarán en ver tu propuesta si no cumples al menos con más de la mitad de las habilidades que requieren.

Así que en el proceso, lo único que gastas es energía y tiempo. A punta por opciones donde al menos hay un 50% de probabilidades que te acepten.

4. Tus entrevistas de trabajo no son nada especiales

Si pasaste el reto de buscar un empleo pero cada vez que vas a tu entrevista para terminar de ganártelo, fallas. Entonces es lógico que estás haciendo algo mal en ellas.

Muchas personas se ponen nerviosas y aunque es algo normal, no debes permitir que se muestre una vez estés delante de la persona que hará la entrevista.

El nerviosismo significa inseguridad.

Además, dar respuestas estándar que no hablen mucho de ti y sólo se limiten a responder las preguntas, no es algo excitante que haga pensar a otros “debo darle el empleo a esta persona”.

No prepararse para una entrevista es como decir, “este trabajo ya es mío”. Todo merece que nos preparemos con antelación para ello.

Así que si tienes problemas de nervios o no muestras mucha motivación en tus entrevistas, comienza por corregirlo.

5. Tu apariencia no te favorece

Aunque muchos odian utilizar un traje, un vestido o tacones. La imagen que das a primera vista siempre hablará mucho o prácticamente todo de ti, incluso cuando eso lleve a otros a tener un concepto distinto al real.

He conocido muchos médicos que son excelentes en su trabajo, grandes profesionales, pero en cuanto a su apariencia dejan mucho que desear.

Batas arrugadas, cabello como si estuvieran recién levantados e incluso mal aliento.

No se trata de vestirse de gala o como si fueras a ver al presidente, pero si tener al menos una imagen que indique que eres aseado y de buen aspecto, que hable bien de ti como persona.

Lo mismo ocurre durante las entrevistas, si quieres conseguir el empleo, vistiéndote como si fueras a una disco o a dormir dentro de poco, no te ayudará a conseguir el empleo.

6. Eres conflictivo

A menos que estés por comenzar tu propio negocio o seas tu jefe, siempre deberás trabajar bajo el mando o supervisión de alguien.

Muchas personas odian seguir órdenes, les gusta hacer las cosas como únicamente ellos creen que están bien.

Si tienes problemas con la autoridad que ejerce alguien más sobre ti o siempre buscas problemas donde no los hay, no llegarás lejos.

Si no puedes trabajar en equipo o en compañía, en todos los lugares que intentes conseguir un empleo, se presentarán percances debido a ello.

Durante una entrevista de trabajo, imagina si reaccionas de forma agresiva, es casi seguro que no conseguirás ese empleo.

Por ello, el buscar conflictos con alguien que es potencial a darte un empleo es el peor error que puedes cometer. Además, si eres incapaz de seguir órdenes o instrucciones, ¿cómo pretendes conservar tu trabajo?

Tienes que controlar tus emociones y evitar que se interpongan entre las oportunidades que se presentan para conseguir un empleo.

¿Cómo puedo encontrar un empleo?

Encontrar empleo es una tarea que requiere tiempo y paciencia, no se trata de aplicar al primero que encontremos. Por eso, debes corregir los errores que has cometido hasta ahora, y aprender nuevas habilidades que te ayudarán durante tu búsqueda

Por ejemplo, para encontrar un empleo como escritora, decidí tomar clases de redacción y ortografía. Lo cierto es que le dediqué mucho tiempo a las habilidades que ya tenía para mejorarlas y a su vez, poder adquirir otras que necesitaba. 

Por eso, es importante que cambies desde la forma en la que buscas el empleo, hasta a ti mismo para cumplir mejor con las expectativas no sólo de los demás, sino las tuyas a la vez.

Hay 5 cambios que realicé para comenzar a encontrar trabajo y que dejara de parecer una travesía imposible y que te ayudarán a ti, para finalmente comenzar a trabajar.

1. Ten tu mente más abierta

Más de una vez, se presentaron oportunidades de trabajo que no eran exactamente lo que buscaba, pero que en su mayoría, cumplía con los requisitos para realizarlo.

Seguramente, muchas veces te cierras a la idea de probar nuevas cosas que pueden resultar en algo mejor de lo que piensas.

Cuando aprendí inglés, el empleo que realmente quería es traducir o hacer de intérprete para alguien. Sin embargo, un día llamaron desde el sitio donde estudié el idioma preguntando si estaba interesada en un puesto como profesora.

Nunca me vi como profesora en mi vida, primero, porque no creí tener la paciencia necesaria para ello.

Pero decidí darle una oportunidad e intentarlo. Resultó mucho mejor de lo que esperaba.

Si bien no siempre el empleo que encuentras es lo que buscabas en un principio, eso no significa que no represente una gran oportunidad para ti.

Ten una mente abierta a todo lo que se presente en tu camino, todo sirve como una lección y experiencia para futuros empleos que quieras encontrar.

2. Amplía tus sitios de búsqueda

Como hice referencia unos párrafos arriba, no debes conformarte con sólo una fuente donde se ofrezcan empleos.

Al inicio, también comencé con tomar un periódico o revista y a anotar todos los posibles trabajos que se ajustaban a mis habilidades.

Pero lo tomé como una manera de iniciar, no de forma permanente.

Comienza a visitar varios sitios por internet, donde ofrezcan empleos. 

Incluso sal varias veces a recorrer las calles y ver si tienes suerte en encontrar algún anuncio o sitio donde soliciten empleados.

Recuerda que al buscar en un solo sitio, las opciones suelen agotarse rápidamente, sobre todo porque muchas veces se repiten diariamente los mismos empleos que vimos el día anterior.

Por eso es importante que tengas un plan b y c a la hora de realizar tu búsqueda.

3. Busca en agencias de reclutamiento

Si no estás teniendo suerte encontrando trabajo, siempre puedes recurrir a alguien que ayude a ponerte en un sitio visible para compañías u otros empleadores.

Las agencias de reclutamiento son una excelente opción cuando queremos encontrar empleo, ya que no sólo nos ofrecen visibilidad, sino que nos envían trabajos directamente cuando se presenta alguna acorde a nuestras habilidades.

Por ejemplo, si estás agotado de buscar en todos los sitios que se te ocurran, tener una agencia que haga parte de ese trabajo por ti no tiene precio.

Otra ventaja, es que no es necesario que aceptes los trabajos que te ofrecen si no crees poder hacerlo o porque sencillamente no te gustan. Aunque recuerda, no seas exigente.

4. Realiza pasantías

A veces nos desesperamos por querer recibir el pago mensual o quincenal por nuestro trabajo, que nos cerramos a la posibilidad de comenzar ofreciendo un trabajo relativamente “gratis”.

En algunos sitios, las pasantías son pagas y en otros no. Pero perder un poco de dinero en estas pruebas puede llevarnos a tener un empleo fijo y por ende, un ingreso constante.

Por eso, cada una de las oportunidades que se presentan, siendo unas mejores que otras, vale la pena darles un intento y esforzarnos un poco más para poder conseguir un empleo al final del día.

He hecho muchos trabajos sin paga por al menos 2 semanas, pero la mayoría de ellos han resultado en un empleo quizás no fijo, pero con paga y que a fin de cuentas, dura un periodo de tiempo relativamente largo donde también puedo buscar otras opciones.

5. Muestra interés

La típica frase de “nosotros te llamaremos”, la mayoría de nosotros la tomamos como un “no tienes el empleo”, pero muchas veces es sólo parte del reto para encontrar y obtener el trabajo.

Mostrar interés es una de las cosas que debes mostrar con más fervor al momento de tu búsqueda.

Recuerdo a un amigo que se le hacia difícil encontrar empleo, iba a distintos lugares y a veces no lograban atenderlo como en otras ocasiones, no pasaba de unas cuantas palabras en la entrevista, por lo que se daba por vencido antes de tiempo.

Un día le dije, “deberías llamar tú, no esperar que ellos lo hagan, si bien la respuesta es no, seguirá siendo no independientemente de quién se comunique antes. Capaz hasta es un sí”.

Ese día se animó a llamar a los 3 sitios donde había aplicado la última semana, el primero fue un no, pero el segundo y tercero para sorpresa de él, querían que trabajara para ellos.

No solo había encontrado uno, sino dos.

A veces esperas que todo se dé cuando en ocasiones lo único que necesitas es dar el último paso.

Vía: Gananci

10 cosas que negociar en una oferta de trabajo, más allá del salario

A la hora de aceptar un puesto en una nueva empresa, hay muchas cosas más allá del salario que puedes pactar. Te contamos las diez cosas que puedes negociar en una oferta de trabajo y que aportarán mucho más valor a tu perfil profesional.

Uno de las cuestiones más críticas en los procesos de selección es abordar el tema salarial. Por parte de la empresa es de esperar que pretendan ahorrarse todo lo posible, y por parte del futuro empleado, este hará mostrar toda su valía para poder obtener la franja más alta posible.

Es habitual que las ofertas de trabajo anunciadas indiques una franja salarial, que estará en función de la experiencia o el valor del empleado contratado finalmente. Por ello es salario es uno de los elementos que más fácil y más habitualmente se tiende a negociar.

A veces, incluso, en la propia entrevista de trabajo ciertos reclutadores tienden a demandar al entrevistado cuál es su rango salarial actual. Nuestro consejo: no dejes nunca saber a la empresa lo que esperas ganar antes de saber lo que quieren pagarte.

Piensa que si por casualidad indicas un salario bastante inferior al que estaban pensando en ofrecerte puedes ponerle en bandeja la negociación y hacer que la empresa considere pagarte menos.

Acostúmbrese a decir “Lo siento, mi antigua empresa me pidió que mantuviera la información confidencial” o simplemente “No me siento cómodo compartiendo esa información”.

Cuando alguien requiera tu información salarial, puedes decir simplemente que tus roles se enfocan dentro de un rango determinado Puedes practicarlo frente al espejo antes de acudir a una entrevista laboral hasta que la frase logre sonar convincente y contenga el aplomo  que requiere.

Pero más allá del salario, que es uno de los elementos claves que pueden llevarnos a estar interesados por una oferta de empleo concreta, existen muchos otros factores que son posibles negociar a día de hoy.

Piensa que en muchas ocasiones una vez negociado un salario, es posible que aún así pase un largo periodo hasta la finalización del proceso. Cuanto mayor es la importancia del puesto más puede alargarse el proceso.

Si esto ha sido así , nuestra recomendación es que antes de aceptar el rol ofrecido, vuelvas a repasar las obligaciones y condiciones de la oferta de trabajo. A veces ciertas empresas tienden una vez fijado el salario, incluir algunas tareas extra al rol.

Si esto es así, todos los expertos en temas de contratación recomiendan lo mismo, indica a la futura empresa que en el tiempo transcurrido en el proceso de selección el rol ha cambiado de posición, tus has adquirido más experiencias o logros y las tareas que parecen haber sido añadidas requieren una revisión salarial.

Pero además de esto, desde el portal de Forbes, nos recuerdan que a la hora de aceptar un puesto, más allá del salario existen otras muchas cosas que pueden ser negociadas en una oferta laboral.

Aquí hay diez elementos que puede negociar en una entrevista de trabajo:

  1. Tiempo de vacaciones adicional por épocas de mayor volumen de trabajo
  2. Flexibilidad en su horario de trabajo
  3. La capacidad de trabajar desde casa
  4. Pago de formación que el puesto pueda requerir para mantenerse actualizado
  5. Cuotas o pagos de gastos ocasionados por el rol
  6. Asistencia  a conferencias, encuentros o   a expensas de la organización
  7. Título o cargo bajo el que desempeñar el rol
  8. Bonificaciones extras
  9. Bonificiación al finalizar el primer año por objetivos cumplidos
  10. Una asignación de automóvil de empresa si se ocupa un alto cargo o se requieren muchos desplazamientos.

Aunque puedan parecer demasiados aspectos e incluso algunos ser muy arriesgados, piensa que cada paso que das en tus logros fortalecerá no solo tu carrera, también tu propio carácter.

Recuerda que estamos hablando solo de cosas que negociar, nunca estás imponiendo nada, por lo que nadie debería molestarse si hablas en nombre de tu valor. Piensa que cuánto más valor alcances también mayor rendimiento y productividad se esperará de ti.

Escrito por Cristina Fernández Esteban

Tópicos de búsqueda de empleo que definitivamente debes ignorar

Los trabajos y las competencias están cambiando de manera cada vez más rápida. Y con esto, la forma en la que accedemos a las ofertas de trabajo. Te contamos los tópicos de búsqueda de empleo que definitivamente debes ignorar para tener éxito.

La búsqueda de empleo hoy no es lo que era hace décadas. Si bien algunas cosas parecen resistir el paso del tiempo, como el tedioso currículum o la carta de motivación, otros tópicos que solíamos llevar a cabo en la búsqueda de trabajohace tiempo que dejaron de ser aconsejables.

A medida que surjan nuevas industrias y roles, la búsqueda también cambiará. Comenzarán a ser necesarias nuevas habilidades y es posible que la forma de demandar estas sea distinto a como lo hacemos ahora. Además las redes sociales e Internet cada vez nos permiten una mayor y distinta comunicación, lo que definitivamente afecta a la forma en que podemos contactar con las empresas.

Te contamos algunas de los tópicos en la búsqueda de empleo que definitivamente debes empezar a ignorar, según los especialistas del portal de empleo, Muse.

  • Solicitar un trabajo directamente sobre un sitio web, sin haber establecido contacto con alguna de las personas que trabajan allí es algo que deberías evitar. Conocer a alguien que forma parte del día a día de la empresa en la que quieres entrar te permitirá conocer mejor el trabajo por el que estás aplicando y sobre todo crear una pequeña ventaja frente al resto de solicitantes.
  • Otro consejo de búsqueda de empleo que deberías empezar a cambiar es potenciar tus habilidades frente a tu personalidad. Si realmente quiere progresar,más allá de mostrar tus credenciales, que ya se suponen, los reclutadores hablan de la importancia cada vez mayor de saber cómo impactar e influenciar en las personas, ser capaz de dinamizar las relaciones y agregar valor mucho más allá de lo que se detalla en la descripción del trabajo.
  • Algo nada conveniente es quedarse quieto en una compañía, solo por el mero hecho de tener un puesto de trabajo más o menos acorde a nuestros intereses. Sobre todo si no tiene espacio para crecer, no pierdas demasiados años en un solo lugar en un solo rol. Continúa atento al mercado y no dejes pasar mejores oportunidades.
  • No negociar cuando estás en una entrevista de trabajo o alguien te ofrece tu primera oportunidad laboral, es algo que deberías dejar de hacer cuando buscas trabajoMejorar tus condiciones o tu salario es siempre esencial y hace mucho tiempo que llevar a cabo negociaciones en una entrevista de trabajo es algo completamente normal y que muestra liderazgo y capacidades por parte del candidato.
  • Deja de aplicar a todas las ofertas laborales que encuentras. Aprovecha las capacidades de segmentación que ofrecen cada vez más los buscadores de ofertas laborales y las redes profesionales para encontrar las ofertas y las empresas que más te convienen en tu carrera y enfocarte desde el principio a ello.
  • Uno de los principales errores en la búsqueda de trabajo que deberías dejar de hacer ya es enviar el mismo currículum a todas las ofertas de trabajo. Seguramente seas idóneo para distintos tipos de trabajo dentro de un mismo campo, y cada uno de estos roles llevará asociado distintas palabras claves que deberías destacar en tu CV.
  • Dejar a un lado las redes sociales en la búsqueda de trabajo es un tópico que debes evitar. Atrás quedó el tiempo en el que acudías a la web de una empresa y buscabas su apartado de trabaja con nosotros para enviar el currículum. Los tiempos cambian y ahora las redes de contactos son fundamentales. Espacios como LinkedIn, grupos de antiguos alumnos, eventos que te aproximen a gente que pueda interesarte son esenciales. Haz lo que sea para ampliar tus redes sociales y conocer a la gente que pueda acercarte al trabajo que ansías.

Con estos consejos sobre tópicos a evitar en la búsqueda de trabajo, es seguro que comenzarás a diferenciarte rápidamente de la competencia y a enfocar de manera más exitosa tu carrera profesional.

Escrito por Cristina Fernández Esteban

3 cosas que deberías hacer la primera semana en un nuevo trabajo

Jenny Blake, mentora profesional, experta en negocios y cofundadora del programa de mentoring de Google, revela 3 cosas que debes hacer la primera semana en un nuevo trabajo para bordarlo y ser más exitoso en un futuro. Di adiós a los nervios y ¡hola al éxito!

Empezar un nuevo trabajo, en un entorno distinto y rodeado de gente desconocida, puede parecer complicado; no obstante, solo es cuestión de acostumbrarse a la dinámica de trabajo de tu nuevo empleo y conocer a tus nuevos compañeros.

No obstante, según Jenny Blake, mentora profesional, experta en estrategia de negocios y cofundadora del programa de mentoring de Google, adaptarse a un nuevo empleo es más fácil de lo que parece.

Según explica Blake en su libro ‘Pivot: the only move that matters is your next one’, hay 3 cosas que deberías hacer la primera semana en tu nuevo empleo para tener éxito en un futuro, además de causar una buena primera impresión.

  • Averigua que quiere tu nuevo jefe de ti: No te andes con rodeos, y pregúntaselo directamente. En tu primer día en un nuevo empleo deberías intentar reunirte con tu jefe para que te deje claro cuáles son tus objetivos profesionales: dónde quiere que estés en 3 meses, dónde espera que llegues en 6 y cómo busca que evoluciones en el próximo año. También debería quedarte claro qué impacto quiere que tengas sobre tu equipo y la empresa en sí.
  • Elabora un planning: Además de hablar con tu jefe sobre tu rol en la empresa en términos generales, también tienes que saber cuáles son sus prioridades: qué tienes que aprender antes, que proyectos son prioritarios, etc. No te quedes con  ninguna duda, es mejor que esté todo claro. Así, asegúrate de apuntarlo todo y de incluir cualquier fecha límite en tu calendario.
  • Conecta con tus nuevos compañeros de trabajo: No te avergüences de acercarte a hablar con ellos; sentirte cómodo con la gente que te rodea te ayudará a trabajar mejor. De hecho, estudios demuestran que tener amigos en el trabajo mejora la productividad, así que no te saltes la comida o el descanso por trabajar más: conocer a tus compañeros de trabajo y ganarte su respetotambién es muy importante.

Vía | CNBC

Cómo tratar con éxito el tema de los idiomas en tu CV

¿Sabes cómo abordar el tema de los idiomas en tu CV? En este artículo te guiamos a través de una serie de recomendaciones para que aciertes en este aspecto en tus próximas aventuras profesionales y procesos de selección de empleo.

Por todos es sabido que los idiomas constituyen una de las competencias más exigidas, demandadas y recurrentes en las entrevistas de trabajo y en los currículums que revisan los reclutadores de las empresas. Sin embargo, ¿sabes cómo redactar adecuadamente este apartado? ¿Sueles mentir acerca de tu nivel de inglés, tu bilingüismo o el manejo de idiomas en auge como el chino o el árabe? ¿Tienes dudas sobre lo que buscan los responsables de selección de personal? Hoy, te sacamos de dudas.

Teniendo en cuenta el escaso tiempo que se dedica a cada CV la persona encargada del reclutamiento, del nivel de competencia cada vez más elevado en la actualidad o de los altos niveles de inglés que exigen un alto porcentaje de las ofertas laborales, es normal dudar ante las posibilidades que nos brinda la elaboración del CVLa sinceridad, la certificación de habilidades, la exageración o la omisión de determinados datos son algunos de los factores más importantes a tener en cuenta.

Consejos para redactar el apartado de idiomas de tu CV

  • No mientas: No solamente por motivos éticos, sino también por inteligencia mentir y deformar la realidad sobre tu conocimiento de idiomas es inadecuado. Pese a ello, un informe de ABA English apunta a que los españoles solemos mentir sobre sus habilidades lingüísticas, en especial sobre el nivel de inglés. Parte de la honestidad y de la sinceridad, ya que existen muchas probabilidades de que en la entrevista se midan tus conocimientos de idiomas de forma práctica, lo que resultaría contraproducente.
  • Concreción, la clave del éxito: Redactar vaguedades, frases hechas o apreciaciones subjetivas y no medibles sobre tu nivel de idiomas no te echará un cable ante una futura entrevista de trabajo. Por ello, expresiones tales como “nivel alto de inglés” no son recomendables. Desde la web de Aprende Más aconsejan incluir el nombre del test, tu puntuación según el Marco Común Europeo de Referencia para las Lenguas y un descriptor del nivel, como “elevado” o “intermedio”.
  • Ten a mano la certificación de tu nivel de idiomas: Es fundamental contar con documentos acreditativos que certifiquen tu nivel en los idiomas que describas en el CV, como un diploma de Cambridge English Language Assessment. Aunque no es probable que te pidan una copia en la mayoría de los empleos, debes estar preparado.
  • Recurre a herramientas con escalas de clasificación normalizadas: En el caso de no disponer de una certificación oficial pero sí de contar con un nivel determinado en un idioma concreto, puedes realizar una autoevaluación a través de las herramientas disponibles y de prestigio. Una de las más importantes a la hora de medir habilidades lingüísticas en áreas específicas, cabe mentar BULATS (Business Language Testing Service), de Cambridge English.
  • Incluye todos los cursos online, presenciales y MOOCs realizados: Toda información relevante es positiva. Si has cursado un MOOC de inglés técnico o aplicado a los negocios o al marketing, has estudiado en la Escuela Oficial de Idiomas o has realizado algún máster o posgrado en otro idioma que no sea el materno, espefícalo en tu CV indicando la fecha.
  • Describe las experiencias relativas a un idioma: Si has trabajado fuera, has obtenido alguna beca para formarte en algún lugar que requiera el dominio de otro idioma, has impartido clases de una lengua extranjera o te has ido de Erasmus,  inclúyelo. en tu CV Muchas experiencias otorgan un importante valor a las experiencias de inmersión lingüísticas o las estancias fuera de tu país, ya que estas te aportan un gran bagaje conversacional y destreza en el manejo oral del idioma. 

Fuente | Aprende Más

El salario emocional

No solo importa estar bien pagado, al menos ya no es lo único.

El concepto de remuneración está evolucionando al igual que lo va haciendo la sociedad, y la cantidad de dinero que se recibe a final de mes a cambio del tiempo de trabajo comienza a perder parte del protagonismo. Entran en juego muchas otras dimensiones a la hora de valorar un puesto.

Aspectos como la conciliación con la vida personal, la flexibilidad de horarios o vacaciones, la proximidad espacial con “el resto de la vida”, el ambiente laboral y la afinidad entre los valores de las empresas con los personales son aspectos cada vez más demandados y que, más pronto que tarde, se convertirán en claves en la gestión de los recursos humanos. De hecho, las empresas más exitosas actualmente son aquellas que, considerando estos aspectos, han logrado conectar y crear vínculos con sus empleados y conseguir su compromiso. A la postre, esto se traduce en beneficios para los resultados financieros, ya que, además de ser un reclamo para la atracción de talento (o para evitar su fuga) y una de las mejores formas de trabajar el “employer branding”, al desarrollar estrategias de “salario emocional” se incrementa la productividad y se reduce el absentismo y la rotación, que son sinónimos indiscutibles de reducción de costes. La merma de la jornada laboral en las últimas décadas corre a favor de este concepto de salario emocional, incluso se oyen ecos como los de Rutger Bergman, que en su ensayo “Utopía para realistas” vaticina jornadas laborales de 15 horas semanales.

Espacios confortables, facilitar el acceso a una alimentación sana, o entornos de trabajo de transparencia y feedback constante, con mandos intermedios como auténticos líderes, son algunas de las prácticas que ya están poniendo en marcha muchas compañías. Una comunicación sólida y transparente y unas buenas políticas de formación y desarrollo interno son las bases indiscutibles para crear una cultura y sembrar acciones dirigidas al engagement de los empleados, pero con eso no basta. Nadie dudaría en cambiarse de trabajo si en condiciones de salario similares uno de ellos proporciona acceso a guardería cuando el cuidado de la descendencia supone un obstáculo al desarrollo laboral, por poner un ejemplo que introduce a la familia como fuerza emocional. Cuando en la ecuación se ponen otras variables que son aún más emocionales, la balanza se inclina más fácilmente.

Ser feliz con lo que se hace es posiblemente de las más potentes. Aunque hay un factor importante de decisiones y situaciones personales, que nos obligan tristemente a trabajar en cosas que no nos gustan, gestionar correctamente las habilidades de cada individuo para poder direccionarlo hacia las tareas que le son más afines o que le hacen más feliz y en las que esa persona puede aportar más valor en una organización, son el gran reto para los profesionales de recursos humanos del futuro (no tan lejano).

Desde el punto de vista de la experiencia de cliente, los trabajadores fidelizados, comprometidos y felices, sobre todo en escenarios en los que se trata directamente con clientes, trasladan más fácilmente esos atributos a su gestión, mejorando de forma natural la relación con los clientes. Acostumbrados a escuchar que el cliente es lo primero, son muchas las voces que se pronuncian sin reparo colocando en primer lugar a los empleados, como Herb Kelleher (co-fundador de SouthWestern Airlines) y los archiconocidos Tony Hsieh (CEO de Zappos) o Sir Richard Branson (CEO de Virgin Group). Las mejoras que consiguen los empleados felices no solo se ven reflejadas en clientes contentos, que repiten su compra o que permanecen más tienmpo. También pueden llevar a una reducción en las estructuras necesarias para el tratamiento de reclamaciones, o las de loyalty, pudiendo desviar esos recursos para otras tareas y haciéndose más fácil el despliegue de estrategias dirigidas a aportar valor a la relación con los clientes.

Para todo esto la tecnología y las promesas de la era de los robots ya están ayudando. La reducción de tareas rutinarias y que no aportan valor al trabajador (más bien lo alienan) conseguirán que las labores en las que intervienen las condiciones más humanas, inteligentes o emocionales, se revaloricen y tomen una nueva relevancia. Resolver tareas complejas, usar nuestra razón y nuestra experiencia produce más satisfacción que la repetición, mejora la autoestima… nos hacen más felices. Y es que no hay nada mejor que sentir que lo que hacemos es importante. Nuestras herramientas cada vez son mejores y más rápidas, las oficinas y los espacios de trabajo tienden a hacerse más confortables y ganan peso los espacios abiertos y de colaboración, las áreas para el descanso y unas comodidades impensables hace décadas.

En este escenario turbulento, con nuevas demandas a la hora de elegir un empleo, en donde también se vislumbra que muchas tareas humanas se verán comprometidas, ¿seremos capaces de transformar los entornos laborales en “felicidad”?, ¿qué rol juega la formación en todos los ámbitos para todos estos cambios?, ¿habrá cabida para que todos podamos hacer lo que de verdad nos gusta y estar compensados emocionalmente?

Hay muchas incógnitas por resolver, pero todos, y en especial las grandes organizaciones, sobre las que recae la responsabilidad de muchos trabajadores, debemos comenzar a considerar el salario emocional en las estrategias de la gestión de personas.

Un artículo escrito por Oscar Dieguez

Seis pasos para conseguir que su empresa le conceda tiempo libre para formación

Todos queremos aprender y crecer. Mejorar nuestras habilidades y enfrentarnos a nuevas ideas no solo nos hace mejores en nuestro trabajo, también nos hace más felices y aumenta nuestro compromiso con el empleo. Sin embargo, encontrar el tiempo y los recursos necesarios para el desarrollo personal puede resultar difícil con un trabajo a jornada completa. Algunas personas, como yo, tienen la suerte de trabajar para empresas que fomentan e incluso financian clases, períodos sabáticos o becas de investigación. Pero si trabaja para una empresa que no tiene una política formativa oficial, ¿cómo puede presentarle el caso a su jefe para que le respalde?

Al investigar mi libro, Pause, y a partir de mi propia experiencia de cómo tomarme un tiempo libre para mi propio crecimiento, he ideado un plan de seis pasos sobre cómo negociar a favor del desarrollo personal.

1. Identifique cómo quiere aprender y crecer. Si aún no tiene una idea clara de lo que quiere desarrollar, dedique un tiempo a definir exactamente lo que necesita. ¿Desea desarrollar habilidades de inteligencia emocional para ser un mejor líder empresarial? ¿Le interesa asistir a un retiro de yoga o meditación? Reserve un período de tiempo específico, como una noche o incluso una semana, para explorar ideas e investigar qué le atrae. Apunte lo que quiere aprender y cómo crecerá a partir de la experiencia que ha identificado. Las investigaciones demuestran que el propio acto físico de escribir tiene un efecto neurológico que indica a la corteza cerebral que debe “despertar y prestar atención”. La escritura estimula un grupo de células en el cerebro que forman el llamado Sistema de Activación Reticular que desempeña un papel clave para ser más consciente y estar más alerta. Cuanto más pueda escribir, más conscientes y reales serán sus ideas.

2. Asuma la responsabilidad. Puede que tenga la sensación de que desarrollar una habilidad subdesarrollada significa que carece de una competencia o tiene una debilidad concreta. Ese no es así. En lugar de avergonzarse o ponerse nervioso por pedir este tiempo, considérelo como parte de su compromiso de convertirse en mejor líder. Si no está dispuesto a verlo como una acción de crecimiento para usted y para su empresa, no puede esperar que otros lo respalden.

3. Cree su declaración de visión. Pregúntese: “¿En quién me convertiré como resultado de esta inversión de tiempo y recursos?” Sea específico y descriptivo. Mantenga una redacción en primera persona. Lograrlo en una única frase sería ideal. Use adjetivos descriptivos. ¿Conseguirá ser más comprometido, influyente o atento? Las proyecciones son una excelente manera de orientarse y evitar desviarse antes, durante y después de su esfuerzo de desarrollo. Como aprendí de mis mentores, Bob y Judith Wright, su proyección debería evolucionar constantemente, al igual que usted. La proyección que creé para mi capacitación en liderazgo este año fue: “Me comprometo al 100% como una líder más auténtica”. Añada los detalles que considere necesarios para transmitir su visión a quienes aprobarán el tiempo y los recursos que necesita.

4. Conecte sus metas o resultados a lo que la empresa necesita. Para que su jefe, equipo o empresa apoye su desarrollo, debe conectar lo que obtendrá con los objetivos de la empresa. Pregúntese:

• ¿Hay problemas en el trabajo que podría resolver mejor como resultado de esta capacitación? ¿De qué manera se beneficiará la empresa si mejora su desempeño, habilidades o conocimiento?

• ¿Qué habilidades o conocimientos específicos de su capacitación o experiencia podrá compartir con su jefe, equipo o empresa?

• ¿Podría proporcionar un resumen (verbal o visual) basado en lo que aprendió o cómo piensa aplicarlo al trabajo o en su carrera?

5. Preparación y práctica. El siguiente paso es prepararse para la reunión. Reflexione: ¿Cuáles son el peor y el mejor de los posibles resultados? Anticipe las preguntas o inquietudes de su jefe. No he conocido a nadie que haya sido despedido por pedir ampliar sus horizontes. Muchas veces nuestro miedo nos disuade de negociar, y perdemos la oportunidad de explorar alternativas, o peor aún, de recibir un sí.

Haga una lista de lo que es negociable: cosas como el tiempo, el presupuesto y la actividad. ¿Es posible el reembolso parcial o total? ¿Puede evitar usar días de vacaciones? Un colega negoció un tiempo libre para un retiro de liderazgo de una semana en el que su gerente estuvo de acuerdo con que tomara vacaciones solo el 50% del tiempo que estuvo fuera. El otro 50% computó como horas trabajadas.

Al prepararse para la conversación, piense en qué debe ganar cada persona involucrada en tomar la decisión. Haga su tarea y lea las políticas de recursos humanos. Averigüe cómo funciona el reembolso educativo en su empresa.

6. Haga su petición. Cuando esté listo para sentarse con su jefe, no le pille por sorpresa. Avísele con antelación y considere añadirlo a la agenda de su próxima reunión a dos. Pero no tiene por qué ser una reunión formal. Si se está poniendo al día sobre cómo les ha ido el fin de semana o sus planes para esa tarde, comparta la clase que llamó su atención y por qué le importa personalmente. Mejor aún, comparta cómo cree que podría ayudarlo a ser un mejor empleado. Entonces puede programar más tiempo para discutirlo más a fondo.

Comparta su visión y objetivos. Sea claro sobre qué es exactamente lo que está pidiendo: ¿es tiempo libre, compensación (gastos) o alguna combinación de los dos? ¿Qué obtendrá su empresa a cambio? Consulte sus notas si es necesario.

Cuando termine la conversación, considere hacer un seguimiento por escrito, subrayando cómo la formación podría beneficiarles a usted y a su jefe, equipo o empresa.

Hay tres resultados probables: recibir lo que ha pedido, recibir una parte de lo que pidió o recibir un rotundo “no”. Al seguir estos pasos, aumentará las posibilidades de obtener un resultado favorable, pero eso no siempre será el caso. Incluso si no obtiene lo que pidió, comience a pensar en la forma en la que podrá modificar su petición en el futuro.

Dedicar el tiempo a formar una solicitud lógica y cuidadosa puede resultar gratificante en sí mismo porque aporta claridad sobre lo que realmente necesita. Y estará contribuyendo, tal vez incluso catalizando, a una cultura corporativa que ayuda a las personas a aprender y crecer de maneras más allá de lo que tradicionalmente se hace.

Durante los últimos cuatro años, he utilizado el proceso anterior para solicitar y ganar apoyo para una certificación de coaching, cursos de posgrado y no acreditados, retiros de liderazgo de inteligencia emocional de una semana y una clase de dos días de influencia. En cada caso, parecía un acto de fe, pero siempre me recordé a mí mismo que lo peor que le pueden decir es que no.

Un artículo escrito por 

5 consejos para conseguir nuevo trabajo en 2018

Año nuevo, vida nueva. Si quieres encontrar trabajo en 2018 lo mejor es que te prepares cuanto antes y que dispongas de un cuidado planning para buscar empleo y encontrar la oferta más adecuada para tus necesidades y perfil profesional.

El mundo actual pone a tu disposición numerosas alternativas para conseguir empleo: además de las vías más tradicionales, puedes hacerlo usando el potencial del Social Recruiting a través de plataformas como Facebook y LinkedIn, empleando aplicaciones especializadas o introduciendo tu candidatura a través de portales digitales en los que puedes segmentar las ofertas por ubicación geográfica o sector.

Si te encuentras en un período de transición, no estás satisfecho con las condiciones de tu actual trabajote gustaría cambiar de empresa o estás en situación de paro, el comienzo de un nuevo año suele ser una oportunidad potente para conseguir satisfacer tus objetivos y enfrentarte a una nueva y estimulante realidad laboral. 

Son muchas las habilidades a tener en cuenta y las acciones a realizar en este proceso de búsqueda: apostar por tener un perfil multifuncional y a la vez, lo más especializado y diferenciado posibletrabajar tu marca personal en la red, tener una rutina estable para detectar ofertas y enviar tus propuestas, actualizar tu CV de forma completa y atractiva –incluso apostando por otorgarle un formato innovador que despierte la atención de los reclutadores o realizar un seguimientode tus candidaturas.

Para empezar 2018 con buen pie en la búsqueda de empleo, te aportamos cinco claves básicas

5 pasos clave para buscar (y conseguir) empleo en 2018

  • Networking como armaNo subestimes el poder de renovar viejas relaciones, acudir a eventos o mover ficha en el entorno digital para detectar tendencias y movimientos en el mercado laboral y acceder a nuevas oportunidades de trabajo. Exprime todo el jugo a tu perfil de LinkedIn, acude a ponencias, debates y eventos especializados de tu sector y envía tus referencias o tu portfolio a los contactos que consideres apropiados durante estas vacaciones o a comienzos del próximo ejercicio.
  • Lavado de cara a tu CV y carta de presentación: Aunque puede que en un futuro la Inteligencia Artificial vuelva obsoleto este famoso formato, por el momento debes seguir trabajando y puliendo las aristas de tu CV para convertirlo en un brillante diamante capaz de hipnotizar a los reclutadores. Aprovecha esta época del año para corregir sus fallos, actualizar tu formación y experiencia laboral, modernizar su diseño o apostar por un currículum creativo, interactivo y diferente al resto. No olvides personalizar tu carta de presentación o motivación según la empresa y la oferta, huyendo de tópicos, recurriendo a la técnica de la imitación y adaptando tu tono a la cultura corporativa.
  • Diseña tu plan personalizado: Toma bolígrafo y papel -o una aplicación online en su defecto- y redacta punto por punto el planning diario y semanal de tu proceso de búsqueda de empleo, ya que por todos es sabido que las listas y objetivos ayudan a encaminar los proyectos. Por ejemplo, puedes configurar alertas y notificaciones diarias en los portales de búsqueda de empleo como Infojobs o Indeed, ponerte un límite mínimo de currículums que quieres mandar al día o realizar un seguimiento del estado de tus candidaturas, evaluando las posibilidades que tienes en cada una.
  • Simulación de entrevistas: Si tienes un potente CV y una gran carrera profesional a tus espaldas pero las entrevistas constituyen tu talón de Aquiles, ha llegado la hora de domar y pulir este aspecto. Para ello debes mejorar tu preparación profundizando en todos los apartados: investigar la empresa a fondo, trabajar el lenguaje corporal, gestionar la posible aparición de estrés y ansiedad y sobre todo, practicar. Ensaya delante del espejo, grábate a ti mismo, recurre a algún simulador de empresas online y prepara tus respuestas para las preguntas más enquistadas, complejas y habituales de los procesos de selección de empleo.
  • Optimiza tu tiempo: Estar en situación de desempleo no equivale a tirarse a la bartola, procrastinar o ignorar las nuevas oportunidades laborales. Usando tu tiempo sabiamente podrás recurrir a valiosa formación online gratuita para mejorar tu perfil profesional, asesorarte por expertos en búsqueda de trabajo, publicar contenido de valor en tu blog, canal de Youtube o redes sociales, actualizar la agenda de eventos a los que quieres acudir y alcanzar una marca personal sólida que sume puntos extra para ser contratado en tu puesto ideal.

Fuente | The Motley Fool

Ha llegado ya el momento del ahora o nunca en la transformación digital de las empresas

Internet y las nuevas tecnologías han cambiado mucho las cosas en los últimos tiempos. El desarrollo de las mismas ha tenido un impacto sobre lo que se hace, el cómo se hace y, sobre todo, sobre lo que esperan los consumidores cuando se relacionan con marcas, empresas y tiendas. Y, aunque todavía quienes se empeñan en decir que la tecnología y, especialmente, ciertas cuestiones de internet no son para ellos, el mercado está ya en un punto de no retorno en lo que a revolución tecnológica se refiere.

Como reflexiona un analista de Forrester, al hilo de todo lo que ha ocurrido en los últimos tiempos y de cómo han avanzado las cosas, se podría decir que se ha cruzado ya la barrera de lo esperable y de lo que hay que hacer. “Creo que hemos cruzado ya el límite en el que es un imperativo de negocio para las compañías de todos los tamaños y formas el ir hacia delante”, apunta. Esto es: ya no tiene sentido considerar lo digital como una opción más, como un elemento de mejora que se puede añadir, sino que hay que tenerlo ya en la lista de las necesidades.

Y esto ocurre en todos los niveles y en todos los escenarios. Los compradores de hoy en día dan por sentado que sus vendedores serán también de la misma época y tendrán las mismas características. Quieren comprar online, esperan hacerlo de un modo omnicanal y dan por hecho que la compañía les ofrecerá los mismos servicios, la misma calidad y la misma experiencia en todos los escenarios en los que se muevan.

Por lo tanto, las empresas no están ya en ese momento en el que hay que experimentar con la red y con la tecnología y en el que estas herramientas se convierten en un potencial elemento para tener más oportunidades y un potencial mayor – y mejor – posicionamiento, sino que se están erigiendo ya en un elemento obligatorio. Las compañías ya no pueden oscilar entre el contigo o el sin ti, sino que tienen que asumir que el sin tecnología las aboca a una situación complicada. Es nadar contracorriente y ponerse palos en las ruedas que las llevan hacia el futuro.

Una transformación también B2B

Esto ocurre en el terreno del consumo, como varios estudios y análisis han ido demostrando ya, pero también en el mercado B2B. De hecho, como apuntan en el análisis de Forrester, las compañías B2B que lo comprendan y lo apliquen lograrán crecer y destacar, mientras que quienes se queden rezagadas se exponen a perder compradores y a ver cómo sus competidores le comen terreno. Las propias empresas parecen estar comprendiéndolo, ya que en las previsiones para 2018 se ve ya una tendencia a invertir en ventas desde dentro y en ecommerce.

En definitiva, van a invertir en aquello en lo que les permitirá posicionarse de un modo destacado en el terreno de la conexión con los consumidores online. Las grandes compañías están incluso transformando sus sistemas de ventas para hacerlos más digitales y para hacer que sus procesos de venta y relación con los consumidores estén más ligados a las diferentes etapas y a las nuevas tecnologías.

Vía: Puro Marketing

Diez tendencias que triunfan para gestionar el talento en 2018

La transformación digital no sólo está relacionada con el incremento de la productividad o la competitividad de la empresa. También y de forma especial, en cómo se organizan y gestionan los recursos humanos a la hora de captar y retener el mejor talento del mercado.

La gestión del talento está viviendo una auténtica revolución en los últimos cinco años, especialmente porque ante un panorama de feroz competencia, en algunos sectores el auténtico talento escasea. ¿Qué podemos esperar para 2018? La consultora Top Employers comparte con nosotros las siguientes diez grandes tendencias.

Gestión del cambio

La gestión del cambio será imprescindible para que las compañías puedan reinventarse. Esta gestión del cambio no se entenderá solo como transformación tecnológica, sino sobre todo como un cambio cultural que replanteará toda la manera de trabajar en las organizaciones.

Según la consultora CEB, la gestión del cambio es ya la principal prioridad de talento, además de formar parte fundamental del trabajo de cuatro de cada cinco directores de Recursos Humanos.

Adquisición del talento

La adquisición del talento será sin duda otra de las principales prioridades en 2018 como consecuencia de la competencia creciente por encontrar a los empleados adecuados para roles complejos en un contexto de escasez.

Las compañías utilizarán cada vez más las tecnologías de análisis predictivo en los procesos de selección. Además, trabajarán en el recruiting marketing para ofrecer la imagen más atractiva posible a los candidatos. 

Propuesta de valor al empleado

La propuesta de valor al empleado (EVP en sus siglas en inglés) será más estratégicaEn el contexto de la consolidación de los millennials en las compañías, con sus demandas de flexibilidad, será prioritario ofrecerles una EVP completa y personalizada.

Esta EVP estará cada vez más vinculada a conseguir la mejor experiencia, basada en las necesidades particulares de cada trabajador. Toda la organización deberá implicarse estratégicamente en la creación de esta EVP.

Propuesta de retribución global

Durante el 2018, también se vivirá una creciente implantación de la propuesta de retribución global para cada empleado en las organizaciones, un área en la que todavía queda mucho margen de mejora.

Con esta propuesta, la compañía comunica anualmente y de forma personalizada no solo los elementos retributivos tradicionales como el salario fijo y variable, sino que se incorporarán cada vez más la monetización de los beneficios sociales, la inversión en formación, pensiones e incentivos a largo plazo. Es una herramienta clave para la fidelización, con la que la compañía pone en valor la retribución completa que realmente ofrece a cada profesional.

Sistemas de onboarding

Las organizaciones seguirán perfeccionando sus programas de onboarding, con el objetivo principal de que los recién llegados se integren en la cultura de la empresa.

Lo que antes era una acción aislada que duraba unos pocos días, será un proceso que comienza antes de que los empleados se incorporan a la organización y tiene una duración de hasta un año.

Más gamificación

Aumentará el uso de la gamificación en muchas áreas diferentes, como la adquisición del talento, la formación, la integración o los programas de liderazgo.

Se consolidarán herramientas de gamificación como las simulaciones, los role plays o los videojuegos, basadas en la interacción con los participantes. Se utilizarán, por ejemplo, para conocer cuáles son las competencias de los candidatos en el proceso de selección o para evaluar las habilidades de los líderes.

Planificación de carrera y sucesión

La planificación de carrera y sucesión se consolidará también como una de las principales prioridades de Recursos Humanos, no solo para los puestos clave, sino para toda la organización.

Se intensificará la flexibilidad, la transparencia y el empoderamiento del profesional. Se promoverá la movilidad no solo vertical, sino también horizontal y multifuncional, impulsando que los propios profesionales tomen las riendas de su desarrollo de carrera, apoyándose, por una parte, en la tecnología, con portales interactivos de libre acceso, con información y recursos para el desarrollo profesional, y por otra, en un estilo de liderazgo desarrollador, de líder coach, que estimula las “conversaciones de carrera” del profesional con su jefe.

Comunicación multidireccional

El 2018 será también el año de la comunicación multidireccional en todos los ámbitos de la gestión del talento, como por ejemplo los procesos de aprendizaje, la gestión del desempeño, la creación de entornos de creatividad o la construcción de la cultura de la empresa.

Los empleados deberán sentir que pueden opinar, que se les escucha. De este modo, estarán más comprometidos con lo que hacen y serán más productivos. Esta comunicación multidireccional es también clave para conseguir que los empleados se conviertan los mejores embajadores de marca de las compañías.

Wellness corporativo

Las iniciativas para el bienestar de los empleados crecerán durante el año próximo, con programas muy variados relacionados con la promoción de la nutrición saludable, la práctica del deporte o la gestión del estrés.

Las compañías son cada vez más conscientes de que el fomento de los hábitos saludables impacta directamente en el negocio, no solo con la clara disminución del absentismo sino también con el aumento de la productividad y el compromiso.

Más tecnología

La disrupción tecnológica y la implantación del análisis predictivo están marcando intensamente la agenda de los responsables de Recursos Humanos. 

Lo harán todavía más en 2018, con un creciente uso de la tecnología en todas las áreas de la gestión del talento. La toma de decisiones en las organizaciones se apoyará, cada vez más, en el big data. El gran reto será el de ser capaces de realizar el análisis predictivo de los intangibles con más impacto en el negocio (los people analytics) y utilizar esta información para tomar las mejores decisiones informadas.

Vía: Muy Pymes

Señales de que tu entorno de trabajo es tóxico (y las claves para desintoxicarse)

Si cada día vas a la oficina cabizbajo y cuentas los minutos – por no decir los segundos – para que llegue el fin de la jornada, puede que tu entorno de trabajo sea tóxico. Descubre cómo identificar un mal ambiente de trabajo y las claves para desintoxicarse.

Cada día estás menos motivado y levantarte de la cama para a ir a trabajar se convierte en un reto mayor… Puede que necesites cambiar de empleo o dormir más horas, pero también es posible que tu falta de entusiasmo sea consecuencia de un ambiente de trabajo tóxico.

El éxito de una compañía depende de sus empleados, pero el éxito de los empleados también depende de la empresa. La realidad es que mucha compañías no valoran la importancia del bienestar del trabajar y el impacto que puede tener su felicidad sobre su desempeño y, consecuentemente, sobre los resultados de la empresa.

La cultura empresarial es uno de los principales impulsores del éxito personal y colectivo“, revela Annie McKee en su libro “How to be Happy at Work“. La experta en felicidad en las empresas también revela las claves para identificar un ambiente de trabajo tóxico:

  • Hay mucha presión por alcanzar resultados irreales a corto plazo.
  • Nadie muestra respeto por los demás, especialmente tu jefe.
  • En general hay una actitud pesimista en la oficina. Buscan problemas en vez de soluciones.
  • No existe un objetivo común que una a toda la empresa.
  • Hablan mucho sobre sus excelentes valores, pero ninguno realmente se lleva a la práctica.
  • Nunca muestran aprecio por el trabajo por hecho.
  • Hay desigualdad de condiciones o trato entre trabajadores.
  • Toleran las ofensas y las actitudes poco cívicas.
  • Retar a tus superiores está prohibido.

Trabajar en una empresa con una cultura tóxica no solo es una barrera para llegar al éxito, también es una causa de infelicidad.

En vez de rendirte y dejar que tu trabajo te amargue, McKnee recomienda intentar desintoxicar a la compañía y promover una cultura positiva en la empresa.

Estas son los rasgos de un ambiente de trabajo positivo y deseable:

  • Toda la empresa está unida por un propósito admirable.
  • Valores como la honestidad, la gratitud, la sabiduría y el amor están presentes en todos los aspectos.
  • Hay una clara visión y objetivos para el futuro.
  • No existe el rencor.
  • Los trabajadores destacan por ser generosos con su tiempo y recursos.
  • Está prohibido dañar al resto, así como ser deshonesto o cínico.
  • Todo el mundo tiene la oportunidad de crecer profesionalmente.
  • Las diferencias son positivas.
  • La justicia e igualdad son dos valores prioritarios.
  • Hay un ambiente divertido.

Cultivar la felicidad en el trabajo es una labor intencionada y consciente“, explica McKee.

Si no tienes suficiente poder en la empresa para implementar estos cambios y adoptar una cultura positiva también puedes ayudar. Empieza por adoptar esta actitud tu mismo, e intenta incitar a tu equipo para que haga lo mismo. Todo se contagia, incluida la actitud positiva.

Vía | CNBC

Redes sociales: 6 tendencias a seguir para 2018

Qualifio, la plataforma europea líder en marketing interactivo y recopilación de datos, te da las claves para tu estrategia social de 2018.

Ya han pasado a la historia aquellos años en que las redes sociales se veían con recelo e inseguridad. Ahora están completamente integradas en el mix de marketing de las empresas. Los canales de comunicación directos han transformado nuestra relación con las marcas y constituyen una palanca de marketing efectiva. O al menos, de momento, ya que esta palanca evoluciona permanentemente y por ello, exige cambios.

Cada año, las tendencias nacen y mueren, surgen nuevos hábitos y los profesionales del marketing se enfrentan a desafíos permanentes. 2018 no será de otra manera, lastendencias sociales impactarán en las decisiones editoriales, estratégicas y presupuestarias.

Tendencia nº1: alcance orgánico en caída libre

Facebook es uno de los grandes dominantes del ecosistema digital con más de 2 mil millones de usuarios activos, y, sin embargo, no duda en modificar regularmente su algoritmo para definir la visualización de publicaciones en tu feed de noticias. El resultado es un alcance orgánico que está en constante disminución con consecuencias inmediata para las marcas. Laurent Solly, CEO de Facebook Francia, considera justificada y compensada esta disminución de alcance por una mejor orientación en la segmentación de publicaciones.

Ya en 2014 comentó: “Ciertamente, el alcance se ha reducido, pero el engagement de los afectados ha aumentado, como lo demuestra un estudio publicado por AdAge, esto se debe a que el rendimiento de Facebook en segmentación y audiencia ha mejorado”. Para ser visible, debes pagar, y esto es solo un comienzo. Facebook está experimentando en 6 países una separación de páginas y perfiles. Lo cual es un indicador contundente del deseo de mantener las publicaciones de amigos, grupos y publicaciones patrocinadas en el mismo entorno, aislando a los demás.

Otro fenómeno preocupante (o leyenda urbana) es la disminución del alcance cuando las aplicaciones de terceros se utilizan para publicar contenido. Aunque las aplicaciones en cuestión lo niegan, varios usuarios de herramientas como Hootsuite y Tampón siguen quejándose de una reducción efectiva del alcance de sus publicaciones a medida que pasan a través de estas herramientas. Entonces, ¿Vale la pena ahorrar tiempo? Sea cual sea la verdad, recomendamos realizar tus propias pruebas sabiendo que muchos otros parámetros también pueden influir en tus resultados, especialmente la desaparición progresiva del alcance orgánico.

¿Qué impacto tiene esto para ti?

Debes diversificar tus puntos de contacto. Facebook, Instagram, Twitter u otros deben seguir siendo solo herramientas, entre otras. Equilibra tu presencia social y alterna entre publicaciones orgánicas y patrocinadas. O bien, patrocina cada publicación para obtener un alcance mínimo antes de validar si es interesante aumentar los presupuestos de acuerdo con la reacción de tu objetivo, o no.

Tendencia nº2: el poder de los “stories”

Concepto inventado por Snapchat y cuidadosamente duplicado por Facebook, los stories son el nuevo formato editorial vertical, especialmente para móvil, que mezcla fotos y videos por un tiempo limitado. Ahora son cada vez más populares en Instagram y Facebook, ya sea en páginas o perfiles. Al crear un vínculo único y limitado en el tiempo con tu comunidad social consigues transmitir autenticidad, conexión directa y personalización. Una forma de comunicación que hoy en día ya es intrínseca en los hábitos de los usuarios.

Para Julie Pellet, a cargo del desarrollo de Instagram del Sur de Europa, el formato ya es un éxito y un eje a desarrollar (probablemente) inevitable para las marcas: “este servicio se lanzó en el verano de 2016 y 14 meses más tarde reúne a 300 millones de usuarios diarios. Las marcas no se quedan atrás. Durante el mes de septiembre el 50% de los perfiles de negocios de Instagram crearon un Story y un tercio de los stories más visitados se marcaron. Mientras que el contenido de tu cuenta es permanente y requiere de mayor trabajo, el story permite publicar momentos instantáneos como las escenas de un evento, la entrevista de una personalidad o celebrity o cualquier momento casual que quieras compartir”.

¿Cuál es el impacto?

Crear un story implica un nuevo proceso mental para plantear el mensaje desde un punto de vista editorial y gráfico. ¿Qué compartir? ¿Por qué? ¿Cómo decirlo? ¿Con qué frecuencia? Losstories son el formato más novedoso para integrar en tu calendario editorial.

Tendencia nº3: inteligencia artificial y chatbots

Es un tema candente. Se habla mucho al respecto, pero sin embargo todavía está en proceso de gestación y es prácticamente embrionario en relación con todo el potencial real. Según un estudio publicado por Oracle, el 38% de las marcas francesas encuestadas ya han implementado un chatbot y el 79% lo habrá hecho para 2020 como parte de sus interacciones con los clientes.

Si se desarrolla el aprendizaje automático, los chatbots seguirán siendo herramientas de marketing que se construyen a mano, por humanos y de acuerdo con un escenario predefinido. Esto no significa, sin embargo, que deban ser ignorados, sino todo lo contrario. El chatbot es tu departamento de ventas o tu servicio al cliente accesible permanentemente. Es un nuevo punto de contacto que puede hacer mucho: confirmar una reserva, rastrear el envío de un producto, comprar en línea sin salir de la aplicación de mensajería y recibir alertas personalizadas.

¿Cuál es el impacto?

Al trasladar parte de la actividad comercial a plataformas como Messenger, WhatsApp, Twitter o Skype, los chatbots son un relevo de crecimiento en términos de rendimiento digital y automatización. Una forma de estar donde están tus usuarios y futuros clientes. La implementación requiere una inversión de tiempo limitado y si tu empresa administra grandes volúmenes de contactos, tus chatbots pueden aprender incluso más rápidamente de las interacciones con tus clientes y mejorar gradualmente la experiencia del cliente.
Tendencia nº4: vídeo y realidad virtual

Entre Snapchat (10 mil millones), Facebook (8 mil millones) y YouTube (4 mil millones), se ven 22 mil millones de videos cada día. Esto no es una coincidencia: todos los indicadores dan fe de su fuerte poder de compromiso en las redes sociales. Es un vector de contenido consolidado al que puedes darle muchas aplicaciones: demostración de producto, vídeo promocional, la práctica del unboxing (desempaquetado), tutoriales, entrevistas, preguntas frecuentes, vídeos en vivo, 360 grados…etc. En 2018, el vídeo se convierte en multiforme en sus formatos y plataformas. Es móvil, es vertical, es 3D. El formato vídeo con contenido narrativo y virtual se convierte en el rey.

¿Cuál es el impacto?

La producción de contenido de vídeo se convierte en el nuevo campo de batalla de los managers de contenido de las marcas y los responsables de marketing. Una tendencia que requiere inversiones y nuevos modelos de organización para que coincida con los objetivos estratégicos de marca.

Tendencia nº5: los influencers, cada vez más convincentes

Según la encuesta US Linquia 2017, el 86% de los profesionales de marketing trabajan con influencers, con su participación en las estrategias de marca impulsan el crecimiento y aumentan el engagement de las mismas en las redes sociales, Instagram, Facebook, Twitter y LinkedIn. Esta tendencia no es nueva, peroestá creciendo mediante la implementación del marketing de influencias dentro de las estrategias generales de marketing.

Son los influencers, micro-influencers y embajadores de marcas. Tres perfiles diferentes que, directa o indirectamente, contribuyen a irradiar una marca dentro del mercado. Una forma poco convencional pero muy efectiva de prosperar en el entorno on-line. Según el estudio Tapinfluence – Nielsen Catalina Solutions trabajar con influencers ofrece un retorno de la inversión 11 veces mayor en comparación con las campañas tradicionales de publicidad digital.

¿Cuál es el impacto?

Si bien el marketing de influencia está muy presente en los sectores de belleza, moda y estilo de vida, no debe subestimarse su impacto en los sectores más tradicionales. Incluso hay agencias especializadas en vincular anunciantes e influencers.

Tendencia nº6: la interactividad en las campañas de marketing

Todos podemos compartir fácilmente frases o contenidos inspiradores. Aunque estas publicaciones suelen crear engagement en redes sociales, no siempre crean interactividad con la marca. A las personas les “agradará” y compartirán voluntariamente el contenido, pero no necesariamente comprarán los productos o incluso visitarán el sitio web.

Subyacente de aquí una tendencia importante para 2018: Atraer la atención de tu público de manera más eficaz. Las marcas que desean diferenciarse de una manera original decoran su contenido estándar con campañas de marketing interactivo. Los test de personalidad, encuestas, cuestionarios y otros formatos interactivos se convierten en un pilar esencial de la comunicación y el relevo de la marca a través de redes sociales, inseparables para los usuarios digitales. Como se demostró en varios estudios de rendimiento de contenidos, este tipo de contenido tiende a generar de 4 a 5 veces más páginas vistasque el contenido estático. Un estudio de Demand Gen Report ya había mostrado en 2015 que los usuarios que compran por internet tenían más del 90% de preferencia por el contenido interactivo.

¿Cuál es el impacto?

Tu objetivo a través del uso de las redes sociales no se limita a crear o mejorar la imagen de marca de tu empresa, sino que también ofrece resultados concretos que pueden tener un impacto positivo en la facturación. En 2018, además del enfoque de contenido tradicional, el uso de contenido interactivo puede ayudarte no solo a crear una conexión emocional más fuerte con tu audiencia, sino también a recopilar información valiosa sobre los perfiles, necesidades e intereses de tus usuarios, con el objetivo de redirigir, segmentar o personalizar tus comunicaciones futuras.

Si sigues estas tendencias estarás en la dirección correcta para optimizar el impacto de tus acciones en redes sociales.

4 miedos que te impiden dejar tu trabajo (y cómo superarlos)

¿Te cuesta levantarte por las mañanas para ir a tu oficina? ¿Te aburre el simple hecho de pensar en las largas horas que te esperan en tu día de trabajo?

¿Esperas con ansias que la semana termine para no ir a trabajar?

Si te sientes identificado, no eres el único.

Yo también pasé por lo mismo cuando tenía un empleo a tiempo completo que odiaba. Un empleo que no me traía nada bueno además de un salario.

No vale la pena soportar algo tan malo. Lamentablemente, se ha demostrado que la mayoría de personas odian sus trabajos.

¿Y por qué no renuncian? Simple, porque tienen miedo.

Es comprensible y totalmente normal sentir miedo a dejar un ingreso fijo y estable. El miedo existe por nuestro mecanismo de supervivencia.

Pero la vida no se trata solo de sobrevivir, se trata de crecer. ¿En qué momento creces?

Si sigues esperando, serás un simple espectador de lo que ocurre en tu vida. No tendrás el control si no decides tomar acción.

Por eso, aquí voy a enseñarte los 4 miedos que superé antes de dejar mi empleo y cómo tú puedes superarlos también para encontrar el trabajo que realmente te haga feliz.

 

4 miedos que superé antes de dejar mi empleo

 

1. Miedo a fallar

Es común sentir miedo al fracaso. Sin embargo, tenemos que entender que es parte del camino hacia el éxito.

Algo que me funcionó fue darme cuenta de que el peor escenario posible era mi situación actual.

Si no estás avanzando hacia el objetivo que quieres lograr, estás por mal camino. Yo no podía seguir permitiéndolo.

Y si fallaba, no me iba a morir ni sería el fin del mundo. Podía levantarme y volver a intentarlo con la gran experiencia adquirida. No sería el primero en fracasar.

Muchas personas exitosas han fallado antes y se han levantado para demostrar lo que pueden lograr.

Recuerda que el arrepentimiento termina siendo peor que el fracaso.

2. Miedo al cambio

Salir de nuestra zona de confort nos cuesta mucho. A nuestra mente no le gusta el cambio.

Pero, ¿por qué tienes ese deseo interno de querer un cambio en tu situación? Sabes que no te sientes cómodo con ello pero aun así tienes ese deseo.

El peor error es ignorar ese deseo por miedo. En realidad, es tu propio instinto el que ya no quiere más de lo mismo y sabe que puede ir por más.

La necesidad de crecimiento o algún elemento externo te provocan buscar un cambio.

Encuentra la razón principal de querer un cambio y no tengas miedo a reinventarte. Después de todo, un cambio no es tan malo como seguir aguantando más de lo mismo.

3. Miedo al qué dirán

Todos tienen opiniones. Las personas juzgan a los demás y probablemente tú también lo hagas. Es inevitable, así que acostúmbrate.

Tener miedo a lo que piensen ciertas personas solo te hará infeliz. La opinión de los demás no te llevará al éxito ni te dará de comer.

Las críticas constructivas pueden ayudarte, pero si no te aportan nada, será mejor ignorarlas.

Muchas personas te dirán que es mejor la estabilidad, que no renuncies, que estás siendo tonto, etc. Si haces caso serás su prisionero toda tu vida.

Es hora de empezar a vivir como siempre has querido.

Las personas proyectarán sus miedos en ti. Tú no tienes esas creencias limitantes. Solo basta con creer en tu propia capacidad para lograr cualquier cosa que te propongas.

4. Miedo a la falta de dinero

El factor dinero podría ser el más importante a considerar al dejar un empleo. Sí, necesitamos dinero para sobrevivir, especialmente cuando tenemos que mantener a una familia.

Tienes que empezar haciendo un presupuesto del dinero que necesitarás para pagar tus necesidades básicas mientras trabajas en tu objetivo. Algo prudente es tener dinero suficiente para mantenerte unos seis meses.

Si quieres empezar un negocio propio, empieza a hacerlo en tus horas libres. Irás acelerando el proceso y tal vez puedas dar el gran salto sin verte muy afectado financieramente.

Si estás buscando un mejor empleo, solo necesitarás tiempo aparte para las entrevistas. ¡Empieza tu búsqueda ahora!

No dejes que el miedo a la falta de dinero te detenga. Algo que me sirvió a mí fue pensar en el dinero que estaba perdiendo con un empleo que no me satisfacía.

Dedícate a aquello que te apasiona y el dinero vendrá solo.

No es necesario que des el salto ahora y sin pensarlo. Tendrás que diseñar tu propio camino y trazar un plan. Enfócate en lo que quieres lograr y te gustaría hacer el resto de tus días.

El dinero es importante, pero no lo es todo en la vida. No vale la permanecer en un trabajo que te hace infeliz. Adopta la mentalidad de crecimiento y empieza a tomar acción hacia tu nueva vida.

¡Tú puedes!

¿Cuál de estos miedos te está impidiendo dejar tu trabajo? ¡Déjanos tus comentarios!

Vía: Gananci

Trucos para reducir tu currículum y que no ocupe más de una hoja

Si quieres que tu currículum destaque no debe ocupar más de una hoja. Eso si, no reduzcas los márgenes, el espaciado entre líneas o el tamaño de la letra si no quieres que tu CV acabe en la basura. Es preferible usar estos trucos para reducir tu currículum.

Independientemente de la experiencia que tengas, tu currículum no debería ocupar más de una hoja. Ante la cantidad de solicitudes de empleo que recibe el departamento de RRHH cada día, un reclutador tarda de media 6 segundos en descartar un CV.

Parece difícil resumir toda tu trayectoria profesional y académica en una página, pero lo cierto es que probablemente esté lleno de detalles irrelevantes. Recuerda: cantidad no equivale a calidad, sé selectivo con la información que incluyas en tu CV y aumenta tus posibilidades de contratación.

Antes de empezar a mejorar y reducir tu currículum debes tener en cuenta el estilo. Reducir los márgenes o el espaciado entre las líneas no es una opción; si el reclutador ve un bloque de información probablemente ni se moleste en intentar descifrar la primera línea. Un CV debe ser claro y conciso, el lector debe poder localizar cualquier tipo de información de forma rápida, por lo que la sencillez en el diseño es prioritario.

Tampoco reduzcas el tamaño de la letra: idealmente deberías usar un tamaño 11 para tu CV, nada menos. Algunos aconsejan usar un tamaño 20 para el nombre y 14 en negrita para los títulos, pero si vas justo de espacio no hace falta que tu nombre sea enorme; aumentarlo a 16 o ponerlo en negrita es suficiente.

Dicho esto, echemos un vistazo a los trucos para reducir tu currículum a una hoja:

  • Escoge bien el estilo de letra: No puedes reducir el tamaño, pero si jugar con el estilo. Pese a que Cambria suele ser el estilo de letra preferido de los reclutadores, Arial Narrow también es una buena opción si quieres meter más información sin agobiar al lector. Hagas lo que hagas, jamás uses estos estilos.
  • Usa acrónimos: Las abreviaturas y los acrónimos son comúnmente usados en el mundo laboral, y no es inadecuado usarlos en un documento formal. Asegúrate de que su significado sea suficientemente conocido y empieza a acortar tu CV.
  • No lo adornes: Usa un lenguaje sencillo y directo, no incluyas palabras innecesarias. Puedes usar un lenguaje y redacción más elaborado en tu carta de presentación.
  • Adapta tu CV a cada oferta: En este caso no se trata de pensar en ti, sino en la empresa y su oferta de empleo. Enumera las habilidades que han mencionado en la descripción, así como la experiencia previa y los conocimientos que necesita tener el candidato ideal. Después echa un vistazo a toda la experiencia profesional y académica que tengas y decide cuáles son más relevantes al puesto: esto es lo que te interesa incluir en tu CV, todo lo demás es superfluo.
  • Elimina datos irrelevantes: Como hemos dicho antes, no incluyas nada que no sea relevante para el puesto, por mucho que te guste contarlo. ¿Es necesario incluir a que colegio o instituto fuiste? No, deja tus años de adolescencia atrás. ¿Tus referencias? Tampoco, si les interesa tenerlos te lo pedirán. ¿Y los intereses y hobbies? Aquí depende; por norma general es mejor obviar esta sección, a no ser que el hobbie sea directamente relevante para el puesto. Por ejemplo, si estás aplicando para un puesto en una discográfica y llevas años moviéndote en el mundo de la música si merece la pena mencionarlo.
  • Limita tus datos de contacto: No malgastes espacio con tus datos de contacto. No hace falta que incluyas tu dirección de casa, con que pongas la ciudad en la que vivas es suficiente. Así, intenta incluir todos los datos – móvil, correo, RRSS – en una sola línea separándolos con barras verticales, aconseja Christopher Ward, fundador de Ward Resumes, para Monster.
  • Aprovecha la información: Puedes usar la misma técnica que en los datos de contacto para el resto de información. Por ejemplo, en la sección habilidades, en vez de dedicar una línea a cada habilidad, simplemente sepáralos por líneas verticales o similar.
  • No menciones todas tus habilidades: Además de ocupar espacio, no sirve para mucho. Al reclutador no le vale saber que eres un líder, quiere verlo. Por ello, en vez de enumerar todas tus “soft skills” – talentos personales – intenta reflejar esto con ejemplos en la sección de experiencia. Guarda el espacio para mencionar las “hard skills” – conocimientos técnicos – que tengas. Como hemos dicho antes, incluye solo las habilidades relevantes para el puesto; te ayudará fijarte en las palabras clave de la oferta de empleo e intentar incluirlas en tu CV.

Escrito por Christiane Drummond