12 trucos para ahorrar contra la inflación en 2024

La inflación se está acercando al objetivo del 2%, pero todavía quedan por delante varios meses de subidas significativas de los precios en 2024 (y de tipos de interés altos). Sobre todo en España, que ha pasado de ser la economía europea con la inflación más baja al furgón de cola.

Para contrarrestar la pérdida de poder adquisitivo que esto supone, lo mejor que puedes hacer es recortar gastos innecesarios y, a poder ser, generar unos ingresos extra. Claro que, si en 2023 ya pusiste tus finanzas a punto con la Guía para empezar a ahorrar, este año te tocará ser más fiel a tu presupuesto personal y prever la mayoría de los gastos posibles —incluso los de vacaciones—.

Mientras tanto, puedes recurrir a uno de estos 12 trucos para ahorrar y proteger tu bolsillo de la inflación en 2024que te servirán incluso si entramos en una recesión—.

1. Prepara tu presupuesto personal para una recesión

Aunque tus ingresos se mantengan estables y no tengas miedo de perder tu trabajo en 2024, la pérdida de poder adquisitivo es inevitable, según el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Para contrarrestar esta «disminución temporal de los ingresos», puedes ajustar tu presupuesto como si ya estuvieses atravesando un periodo de crisis. Estos recorten pasa sobre todo por las categorías de ocio o gastos estacionales; aumentar la capacidad de ahorro o de reacción y, si es posible, encontrar nuevas fuentes de ingresos.

2. Elimina las deudas con más intereses

Los tipos de interés se mantendrán altos en 2024 para contener la inflación. Según las últimas previsiones, hasta mediados de año no empezarán a bajar y realmente no se sabe aún si algún día se verán tipos de interés tan bajos como los que se tuvieron años atrás.

Si tienes una hipoteca a tipo variable, ya sabrás qué significa que suban los tipos de interés. Si ibas a pedir un préstamo o un crédito nuevo, también.

Tendrás que devolver mucho más dinero del que debías en un principio. Cada vez será más difícil que las entidades confíen determinadas cantidades de dinero a clientes que no tienen un buen respaldo económico o un plan muy meditado para ese dinero que piden prestado.

Cuidado si tienes tarjetas con intereses elevados, cuyas condiciones puedan cambiarse sin previo aviso. Algunas de ellas, como las revolving, pueden comprometer seriamente tu estabilidad financiera.

3. Rentabiliza tus ahorros

Los depósitos de ahorro empiezan a ser más atractivos con la subida de tipos de interés, pero sus niveles de rentabilidad siguen por debajo de lo que escala la alta inflación. Y hay productos más simples, como las cuentas remuneradas, que salen incluso mucho más competitivos.

Si tienes unos ahorros que superan ya con creces el mínimo recomendado para tener un fondo de emergencia, puede que sea momento de consultar a un asesor financiero independiente para compensar el efecto de la inflación invirtiendo una parte del dinero excedente.

4. Utiliza los trucos más sencillos para ahorrar en el supermercado

Uno de los bienes de consumo que más se han encarecido son los propios alimentos. En 2023, concretamente el aceite, la azúcar, las patatas, el arroz y las mermeladas han incendiado la cesta de la compra.

Si hasta ahora no considerabas que estaban haciendo mella en tu presupuesto, es el momento de poner a prueba los trucos más sencillos para ahorrar en el supermercado y reducir esta categoría del gasto mensual. Siempre puedes recurrir a las clásicas marcas blancas, menús semanales cerrados y incluso a compartir tupper con tus compañeros en la oficina.

5. Recorta los gastos hormiga

Tampoco hace falta que renuncies a los pequeños placeres de la vida, como el café de media mañana en la oficina, pero sí tienes formas más económicas de disfrutarlo.

Otros vicios como el tabaco o los chicles, los caprichos gastronómicos por menos de 5 euros… Todos esos lujos sencillos pueden convertirse en un gasto hormiga que se va comiendo tu sueldo silenciosamente cada semana. 20 euros esta, 30 euros la siguiente. Al final, son más de 100 euros al mes. ¿Y al año?

Igual es el momento de dejar de fumar, llevarte un termo al trabajo o cápsulas para la máquina de café o de usar trucos como el de las 72 horas para no comprar por impulso.

6. Utiliza más transporte público

Esto, por supuesto, no se lo puede permitir todo el mundo. Si vives a 40 minutos de tu centro de trabajo, no vas a pasar hora y media por coger un autobús o un tren hasta tu destino.

Ahora bien, ¿y si lo haces una o dos veces a la semana? ¿Y si compartes coche con compañeros de trabajo o amigos que vayan en la misma dirección?

La gasolina a ha sido también uno de los combustibles de la inflación en 2023. Si has llevado un registro de gastos, seguramente seas capaz de apreciarlo en tu presupuesto.

Implementar medidas como utilizar más el transporte público o compartir el transporte privado podría ahorrarte una partida significativa en tus cuentas cada mes.

7. Cancela las suscripciones que no uses todos los meses

Es imposible que puedas disfrutar, a la vez, de todas las plataformas de streaming. Si ya tienes tres o más, seguramente puedas prescindir de una de ellas en varios meses. A no ser que compartas la suscripción con el resto de miembros de la casa y te salga muy, muy rentable estar suscrito a ellas.

Aunque te suponga muy poco dinero —5 euros, por ejemplo— puedes utilizar el importe para empezar a desarrollar el hábito del preahorro. Automatizas una transferencia todos los meses a tu cuenta de ahorro remunerada y aunque al final del año sean sólo 60 euros, verás que eres capaz de ahorrar dinero sin darte cuenta y empezarás a experimentar un cambio de mentalidad.

8. Revisa las facturas de tus suministros

No siempre vas a encontrar una empresa con una tarifa más barata que la que ya tienes contratada. Pero cambiarte de tarifa de suministros puede acabar en una rebaja significativa de tu factura.

Esta estrategia también podría aplicarse a los seguros que tengas contratados: seguro de coche, seguro de salud, seguro de vida… Cada cierto tiempo conviene buscar nuevas ofertas y revisar las condiciones de los actuales por si te suben los precios o puedes tener otro más competitivo.

9. Busca descuentos para las compras recurrentes

Cuidado con los descuentos, que te pueden llevar a gastar más de la cuenta. Pero vigila aquellos que puedas aplicar a las compras recurrentes, como los estacionales o las tarjetas de cliente de los supermercados.

También puedes aprovechar las rebajas o las temporadas festivas para actualizar otras cuotas de suscripciones, como la de tu propio gimnasio. Muchos centros deportivos lanzan ofertas en Navidad para nuevos clientes o rebajas para mantener las cuotas en las temporadas festivas. ¿Y si negocias con tu gimnasio un mes gratis? Este puede ser uno de los beneficios de tu membresía.

10. Gana dinero con ventas de segunda mano

Es el momento de poner en práctica todo lo que aprendiste del método Marie Kondo o que termines de hacer tu transformación al estilo minimalista. Ahora es cuando tienes que poner a la venta todas las cosas que tengas por casa y que no utilices, la ropa que lleva años sin ponerte pero que guardas por si acaso

Los juegos que tus padres guardan en el trastero de cuando eras pequeño pueden valer una fortuna. Los teléfonos móviles viejos, libros de ediciones limitadas, monedas con caras de personajes ilustres de la historia, pueden servirte para generar ingresos extra en un año de incertidumbre económica.

11. Planifica las vacaciones con mucha más antelación

Anticiparte lo máximo posible a tus viajes para poder cerrar un presupuesto, reservar al precio más bajo o contemplar al menos todos los gastos en los que vayas a incurrir, debería ser obligatorio en tu planificación financiera. Más cuando la inflación está disparada.

Prever los gastos que tendrás en tus próximas vacaciones te puede servir no sólo para comprar o reservar ahora a precios más bajos, si no también para utilizar métodos de ahorro periódico o recurrir a cuentas de alto rendimiento para sacar más rendimiento a tu ahorro vacacional.

12. Plantéate un reto de ahorro anual

Si a estas alturas lo que realmente más te cuesta es ahorrar mes a mes, plantearte un reto de ahorro anual podría ayudarte a superar esa barrera del hábito y convertirte en un ahorrador.

Algunos de los retos más famosos (y realmente útiles) los hemos recopilado en la Guía para empezar a ahorrar de Business Insider España. También puedes elegir como propósito de año nuevo construir el hábito del ahorro o crear un fondo de emergencia para blindar tus finanzas ante cualquier amenaza.

Kamila Barca

Deja una respuesta