Por qué no debes utilizar la frase ‘puedes conseguirlo’ para animar a tus hijos

El uso de las frases «puedes conseguirlo» o «si te esfuerzas conseguirás cualquier cosa» está generalizado y se emplea como una forma habitual de animar a jóvenes y adultos a conseguir sus objetivos. Los expertos lo han dejado claro, en ocasiones puede ser contraproducente.

La psicoterapeuta Joanna North ha comentado los riesgos de utilizar este sistema de motivación de forma reiterada. “Debemos reducirlo a aspectos específicos para que los niños puedan encontrar ejemplos prácticos”, ha explicado a CNBC Make It.

La tendencia de los últimos años en la educación infantil es a motivar a los niños para que alcancen sus aspiraciones o deseos, pero se puede llegar a perder la noción de la realidad. «Tenemos limitaciones, y tenemos que trabajar dentro de ellas”, según North.

La teoría del aumento de la autoestima

La teoría psicológica en materia de educación infantil en los últimos 50 años se ha centrado en el aumento de la autoestima de los niños. Utilizar frases motivacionales muy generales para todo tipo de situaciones puede darles pie a ignorar sus limitaciones, lo que puede llevar a frustraciones si no se alcanzan los objetivos, ha explicado la psicóloga Emma Kenny.

No todo son desventajas. La teoría de la “autoeficacia” desarrollada por el psicólogo Albert Bandura demuestra que las personas que tienen motivación por alcanzar un objetivo y creen que lo pueden conseguir tienen más posibilidades de tener éxito.

Los padres deben considerar las cualidades intrínsecas de su hijo motivándoles a establecer objetivos y ambiciones realistas, ha explicado Kenny para CNBC Make It. Es una cuestión de equilibrio entre las expectativas de conseguir un logro y las posibles limitaciones.

Conocer tus límites, no se trata de limitar tus sueños sino de focalizar en las fortalezas que pueden ser útiles para alcanzar una meta. ¿La solución? Ayudar a la otra persona a comprender que el fracaso es una opción y una parte más del proceso para alcanzar unos objetivos determinados.

Claudia Pacheco

Deja una respuesta