El gran éxodo de YouTube está al caer: vía libre a la basura generada por IA y al reinado de MrBeast

Cuando MatPat anunció que este año iba a abandonar su famoso canal de YouTube, The Game Theorists, también ofreció una predicción: 2024 será el año en que veamos un éxodo masivo de creadores de contenido de la plataforma.

“Creo que este es el año en que va a haber muchos más de estos”, aseguró refiriéndose a los vídeos de despedida como el suyo. “La presa va a reventar en muchos sentidos“.

Que algunos youtubers abandonen la plataforma no es nada nuevo. En los últimos años se han marchado creadores tan queridos en el sector angloparlante como Jenna Marbles, Tyler Oakley y Tanya Burr (algunos por las críticas y otros por el descenso de visitas).

Otros, como Zoe Sugg, Lilly Singh y Corpse Husband han reducido enormemente su contenido, centrándose más en otras actividades como los monólogos, los negocios o la música.

Pero esta oleada de salidas es diferente y podría suponer el punto de inflexión de una nueva era de YouTube, en la que MrBeast reine con supremacía y los creadores más pequeños tengan que competir por las visualizaciones con sus carísimas acrobacias cinematográficas, y en la que prosperen los contenidos generados por inteligencia artificial.

No se sabe a ciencia cierta a qué velocidad han crecido los contenidos generados por IA en YouTube, pero una investigación reciente de Wired reveló algunos canales con ese tipo de contenido que parecen estar dirigidos a niños. En septiembre del año pasado, la BBC también encontró canales infantiles de YouTube que etiquetaban información científica falsa generada por IA como “contenido educativo”.

El problema está ya tan extendido que YouTube está introduciendo nuevas políticas para atajarlo. En octubre del año pasado, por ejemplo, la plataforma afirmó que iba a exigir a sus creadores de contenido que revelasen si habían utilizado inteligencia artificial en sus vídeos.

MrBeast, por su parte, sigue dominando, pasando de 91 a 244 millones de suscriptores en los dos últimos años. En 2024, sus vídeos han acumulado ya más de 5.000 millones de visitas.

Los expertos creen que, si la tendencia continúa, podría dar paso a un futuro en el que la imagen de amigos auténticos y cercanos que la gente solía tener de sus youtubers favoritos sea cada vez menos frecuente. En su lugar, habrá una mezcla de vídeos de alta calidad a los que solo pueden acceder los MrBeasts de internet y la basura generada por IA, de calidad inferior, creada por bots y diseñada para satisfacer los hábitos de consumo de la gente con el menor esfuerzo posible.

2024 ya ha visto partir a grandes figuras

Cuando anunció su marcha el pasado mes de enero, Matthew Patrick, más conocido como MatPat por sus millones de fans, hizo un repaso de las distintas generaciones de estrellas de YouTube y de cómo llegaron a estar al nivel de los famosos tradicionales.

En la década de 2010, youtuber” era un título profesional novedoso y los creadores de contenido establecieron fuertes conexiones con sus seguidores como celebridades más afines y accesibles con las que realmente podían interactuar, explicaba MatPat.

Patrick indicaba que muchos de los creadores que consolidaron su carrera como youtubers en los primeros tiempos han empezado a irse de la plataforma, haciendo mención su edad, al agotamiento y a las crecientes presiones y dificultades a las que se enfrentan debido a los algoritmos y las políticas en constante cambio de YouTube.

Para Patrick, fue una mezcla del momento oportuno y el hecho de que su canal, The Game Theorists, forma ahora parte de una estructura mucho más grande. En diciembre de 2022, Patrick y su socia —y pareja— Stephanie vendieron su empresa, Theory Media, a la startup Lunar X.

Esto les dio la oportunidad de alejarse de los focos y ocupar puestos más operativos entre bastidores. The Game Theorists, con sus 19 millones de suscriptores que siguen con avidez las teorías y la historia de los juegos más importantes, y sus otros múltiples canales, seguirán existiendo, pero estarán dirigidos por diferentes miembros del equipo.

Patrick no ha sido el único en tomar la decisión de aparcar su carrera como youtuber. Tom Scott puso fin a su famosa serie Cosas que quizá no sepas el 1 de enero de 2024, después de publicar vídeos semanales en su canal durante diez años sobre el funcionamiento del mundo, desde los campos de la gripe hasta los contenedores resistentes a los osos, pasando por el Canal de Suez.

En su último vídeo, señaló que ser youtuber seguía siendo el trabajo de sus sueños, pero que era “un trabajo cada vez más grande y complicado”, y aseguró estar “muy cansado”.

En declaraciones al medio británico The Guardian, Scott apuntó que había visto cómo muchos de sus compañeros reducían el tiempo que le dedicaban a YouTube.

Todo el mundo que conozco está notando que sus visitas disminuyen poco a poco y, por lo tanto, sus ingresos por publicidad”, comentó, anticipando que “van a ser unos años difíciles” en la plataforma.

YouTube puede ser una plataforma frustrante para los creadores de contenido

Zoe Glatt, etnógrafa digital e investigadora feminista de medios de comunicación, ha declarado a Business Insider que cree que el número de “youtubers originales de alto perfil” que se están marchando tiene que ver con los problemas ya existentes a la hora de ser un creador de contenido. Unos problemas que se han agravado en los últimos años.

La creación de contenidos siempre ha sido precaria“, ha matizado Glatt, cargada de “incertidumbre y agotamiento”, causado por lo impredecible que es desarrollar una carrera en una plataforma que está en constante cambio y que tiene “sistemas algorítmicos opacos y mecanismos de monetización poco fiables“.

A pesar de estar generalmente considerada como una de las mejores plataformas de redes sociales en cuanto a remuneración de los creadores, YouTube ha tenido problemas para combatir los discursos de odio y las teorías de la conspiración, hacer que su sistema de reclamación de derechos de autor sea justo y coherente, y equilibrar la libertad de expresión con ser favorable a los anunciantes.

Según esta investigadora, unos pocos creadores pertenecientes a la élite de YouTube han conseguido sortear todos los cambios de la plataforma para cultivar su presencia durante 10 años o más. Por eso algunas de las recientes salidas han sido tan chocantes, ha explicado.

“Pero, cuando observamos la trayectoria a largo plazo, queda claro que este cambio se lleva produciendo desde hace mucho tiempo“, ha afirmado Glatt.

Desde que la popularidad de TikTok explotó en torno al 2018, otras plataformas han estado intentando “ponerse al día” en el mundo del contenido de formato corto, ha indicado la experta.

Por ejemplo, ha habido muchas quejas entre los creadores de contenido con respecto a la priorización de YouTube de los Shorts, sobre los videos más largos.

Cuando YouTube le da prioridad a una métrica o a un tipo de contenido en detrimento de otro, “se producen ondas expansivas en todo el ecosistema de la plataforma, que ponen patas arriba a creadores y géneros enteros que antes sí que tenían éxito”, ha expresado Glatt.

El resultado es que incluso los creadores de contenido más veteranos y con más seguidores no sienten que el trabajo que dedican a sus canales esté dando sus frutos, lo que les lleva a cambiar de rumbo o incluso a marcharse.

“Los creadores que han abandonado recientemente han visto cómo este proceso se repetía una y otra vez”, ha señalado la etnógrafa digital. “Y por una razón u otra esta vez han decidido marcharse”.

La vieja escuela de YouTube se está haciendo mayor

Muchas cosas pueden cambiar en una década. Muchos creadores de contenido que saltaron a la fama en la época de MatPat se encuentran ahora en una etapa diferente de sus vidas.

Patrick, de 37 años, es padre de Ollie, de 5 años. Pasar más tiempo con él fue una de las razones a las que se refirió para querer dedicarle menos tiempo a internet: “Es el pequeñín más guay y se hace mayor por momentos”.

Parece que MatPat ya ha hecho lo que quería, al menos contó que estuvo jugando a videojuegos con su hijo el primer día de su retiro, el pasado 10 de marzo.

Cuando los creadores como Patrick empezaron, tenían menos responsabilidades, explica Glatt.

Muchos de ellos tienen ahora entre 30 y 40 años, tienen hijos e hipotecas, y sencillamente no pueden permitirse apostar por una carrera tan impredecible”, ha apuntado la experta.

Hannah Witton, que llevaba haciendo vídeos desde el año 2013, también le dio un gran giro a su carrera profesional a finales del 2023, después de que se produjesen algunos cambios importantes en su vida, como tener un bebé. Tras haber hecho “mucho examen de conciencia”, decidió que era el momento de cerrar su canal de educación sexual, donde tenía más de 700.000 seguidores.

“Sabía que algo tenía que cambiar”, ha declarado Witton a este medio de comunicación. “Podía sentir que estaba cerca del agotamiento, no me sentía motivada y las cosas se estaban volviendo económicamente insostenibles, pero no sabía qué hacer”.

Decidió decir adiós a su canal principal y a su podcast de educación sexual, Doing It (“Haciéndolo”), en favor de dedicarse a ofrecer contenido sobre maternidad en su segundo canal, más pequeño.

“Una década es mucho tiempo para hacer cualquier cosa”, comenta la youtuber. “Y, en otras carreras, es totalmente normal seguir adelante y cambiar lo que estás haciendo después de haber estado en ello durante tantos años”.

Hacerse un hueco en el mundo de la inteligencia artificial

Witton dice que siempre ha sido consciente de la “trampa del crecimiento” en la que pueden caer los creadores de contenido. Cuando encuentran el éxito, el paso lógico es “ampliar” tu actividad, con más canales, negocios y responsabilidades.

Esto puede ser genial, argumenta la youtuber, pero convierte a los creadores en gestores: “Crea una separación entre nosotros y nuestro público.”

“La trampa del crecimiento es una de las razones por las que hemos visto a muchos creadores de contenido dar un paso atrás recientemente”, asegura. “Y estoy segura de que volveremos a verlo en creadores que ahora están en la fase de crecimiento de sus carreras”.

Christine Tran, doctoranda de la Universidad de Toronto que estudia la cultura de las redes sociales, el trabajo y el videojuego, ha indicado a Business Insider que el mundo online, que exige un crecimiento constante, podría estar colapsándose sobre sí mismo.

Los creadores sienten la necesidad imperiosa de diversificar aún más sus ingresos en otras plataformas”, han apuntado estas expertas. “Lo que a menudo parece una estrategia tanto de abandonar plataformas como de unirse a ellas”.

Los avances en los contenidos generados por IA también pueden estar haciendo que más youtubers se cuestionen su futuro, ha agregado Tran. Este tipo de herramientas está agilizando el proceso de edición y cada vez surgen más cuentas en las redes sociales que regurgitan otros contenidos y obtienen millones de visitas.

Se trata de un panorama muy distinto al de los días en que los youtubers tenían que trabajar incansablemente como sus propios artistas, editores, diseñadores gráficos, gestores de redes sociales y todo lo demás. Muchos siguen llevando a cabo esa hazaña, pero ahora se enfrentan a un monstruo diferente.

Algunas cuentas populares en redes sociales son ahora, por ejemplo, “cuentas de resúmenes de Wikipedia”, que utilizan sobre todo contenidos generados por inteligencia artificial y son creadas por personas con un poco de tiempo libre.

“He visto vídeos baratos de cinco segundos en los que la voz de una IA se dedica a leer un resumen de una película”, cuenta Tran. “Hay una disparidad de calidad inmediata entre los contenidos automatizados y los creados por humanos, y yo soy culpable. A veces me absorben los Reels… Es como: ‘¿qué dice esta voz robótica sobre esta película de 1999?'”.

Algunas de estas cuentas generan 20 Reels, Shorts o TikToks al día, basándose en algoritmos que alimentan a millones de personas, que ahora son capaces de absorber casualmente una película entera en unos pocos minutos. Se trata de un contenido perfectamente insulso, para personas con pocos minutos libres y que no quieren pensar demasiado en lo que están consumiendo.

¿Cómo se puede competir contra eso?“, afirma la experta en la cultura de internet.

Poner fin al capítulo del viejo YouTube

Puede que el viejo YouTube no esté muerto. Algunos youtubers han abandonado la plataforma y han regresado varias veces antes, y todavía existen comunidades que siguen prosperando, como las de los videojuegos, los podcasts y los comentarios en vídeo.

Sin embargo, el aspecto de la plataforma es muy distinto al de hace una década y es posible que a los nuevos influencers les resulte difícil alcanzar el éxito de las personas que los inspiraron de la misma manera.

Aun así, esa no es la preocupación de quienes están listos para cerrar un capítulo y enfocar sus carreras en otra dirección.

Witton, por ejemplo, se muestra optimista sobre su futuro, ya que ha visto aumentar el número de suscriptores de Patreon desde su vídeo de despedida, señal de que, si ella dice adiós a YouTube, sus seguidores también podrían hacerlo.

El cambio asusta, dice la youtuber, pero ella sabía que estaba preparada. Es probable que todos los creadores de contenido se enfrenten en algún momento a una encrucijada similar.

Siempre es mejor marcharse en tus propios términos que sentir que te han obligado a hacerlo“, argumenta. “Para mí, lo importante era acabar bien y siento que lo he conseguido”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *