La auténtica Barbenheimer, al caer: no necesitarás 5 horas para verla

Del creador de películas de terror de serie B como Gingerdead Man vs. Evil Bong (3,7 sobre 10 en el portal de crítica de cine IMDb) llega una nueva película inspirada en el doble éxito de taquilla del verano: Barbenheimer.

Charles Band, el veterano productor de comedias de terror que está detrás de la última aventura de Full Moon Features, reconoce que el nuevo proyecto es una burla irónica del fenómeno que batió récords con Barbie y Oppenheimer, y entiende por otra parte por qué los espectadores podrían considerarlo un descarado intento de sacar dinero aprovechando el éxito cosechado por los potentes actores Margot Robbie y Cillian Murphy en sus respectivas películas.

«Es cien por cien cierto», ha comentado sobre esta posibilidad a The Hollywood Reporter. «Pero también es una oportunidad para divertirse con la extraña mezcla de estas dos películas y la combinación del ambiente de Barbie y la oscuridad de Oppenheimer. Si las unes bien, lo que obtienes es una gran oportunidad para que brille el humor negro».

Barbenheimer, cuyo rodaje está previsto para el año que viene, contará la historia de la Dra. Bambi J Barbenheimer, científica de Dolltopia que creará una bomba atómica para acabar con la humanidad tras sufrir un trato brutal a manos de unos niños que la utilizan como juguete. Por suerte, no se tardarán cinco horas en verla, como en el caso de las películas homónimas.

La película Barbenheimer tiene por otra parte apenas una fracción del presupuesto de las películas de Greta Gerwig y Christopher Nolan y actualmente se encuentra en fase de preproducción. Su personal trabaja con menos de un millón de dólares para dar vida a este largometraje frankenstiniano.

Pero Band, que está acostumbrado a trabajar con fondos limitados, ha declarado a The Hollywood Reporter que el objetivo de su película no es acercarse al nivel de éxito financiero que cosecharon Barbie y Oppenheimer, sino aportar una buena dosis de frivolidad al panorama mediático.

«Parece que todos los demás largometrajes son oscuros y deprimentes, y es como, Dios, necesitamos un poco de humor de cara a 2024», ha confesado Band a The Hollywood Reporter.

Full Moon Features, el estudio de producción de Band, no ha respondido a Business Insider.

En la tradición de las películas de serie B

Aunque habrá quien se ría de una película de serie B que combina la premisa de dos éxitos de taquilla diferentes, la Barbenheimer de Band, cuando esté terminada, se unirá a una larga tradición de películas parodia y largometrajes de producción rápida que se remonta a casi 100 años.

Las películas de serie B actuales tienen su origen en la década de 1930, cuando los estudios de producción cinematográfica, tratando de atraer de nuevo a los espectadores a los cines durante la Gran Depresión, empezaron a crear películas de consumo rápido para promocionarlas en sesiones de cine dobles.

Estas películas baratas solían durar poco más de una hora, carecían de las estrellas importantes de la época y a menudo se centraban en distintos géneros basados en fórmulas con estéticas bien marcadas como el terror, el western y los musicales, según explica el canal especializado en historia del cine TCM.

Su éxito comercial en los años 30 ayudó a revitalizar las salas de cine de la época y ha hecho que el cine de serie B siga siendo un género en sí mismo que ha evolucionado hasta proporcionar clásicos de culto como The Rocky Horror Picture Show, Elvira: reina de las tinieblas y Un mendigo con una escopeta.

Las parodias también se han forjado su propio nicho a lo largo de los años, a menudo creadas como producciones de bajo presupuesto, igual que las películas de serie B.

La primera parodia conocida se produjo unos 30 años antes de la proliferación de las películas de serie B, a partir de The Little Train Robbery (1905), que se burlaba de The Great Train Robbery (conocida en España como El gran asalto de un tren, de 1903) utilizando un reparto formado exclusivamente por niños.

Aunque no todas las parodias de los últimos años han logrado el éxito duradero de clásicos como Aterriza como puedas o La loca historia de las galaxias, los espectadores de hoy en día todavía pueden ver ecos del género en estrenos como Sharknado y Serpientes en el avión, así como en parodias de éxitos como La cabaña en el bosque.

Aunque las sesiones dobles ya casi han caído en el olvido, la Barbenheimer de Band es en realidad un homenaje al cine clásico y aporta una nueva parodia a una parte icónica de la historia del séptimo arte.

Solo el tiempo dirá si Band tocará la misma fibra sensible que las películas que la inspiraron, aunque en todo caso a los espectadores les espera un estreno explosivo. Valga como aviso su eslogan: «Copa talla D, bomba talla A».

David Vázquez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *