Las 5 peores actuaciones del cine en 2022

Si algo distinguió a 2022 fue la forma en que el cine recuperó todo su atractivo. Ya fuera en salas o en las plataformas de streaming, el regreso de producciones de alto calibre y enorme calidad fue evidente. Desde historias extraordinarias con un apartado tecnológico puntero, hasta dramas sensibles que conmovieron a la audiencia. Aunque no nos libramos de las pésimas interpretaciones en 2022, la experiencia cinematográfica demostró haber sobrevivido al parón obligatorio de la pandemia.

Pero si bien el renovado esplendor del mundo del espectáculo es evidente, también lo fueron sus puntos más bajos. Con una nueva oleada de largometrajes a disposición del público, hubo un grupo de películas que sorprendieron por su baja calidad. En especial, por las pésimas interpretaciones de su elenco, la mayoría conformado por figuras de renombre y de considerable talento.

Una eventualidad que lleva a la exploración, quizá, de los puntos más endebles de Hollywood como industria. La forma en que con cierta frecuencia algunos grandes proyectos apoyan su potencial en formidables escenarios y espectáculos visuales antes que en el desempeño de sus actores. Sin duda, un debate interminable que, cada año, deja entrever algunas grietas sobre el mundo del espectáculo y sus prioridades al momento de erigir grandes producciones. Estas son las cinco peores actuaciones que nos ha dejado el cine en 2022.

Henry Cavill en Enola Holmes 2 es la peor actuación de 2022

Durante 2022, Henry Cavill se encontró en el centro de la atención pública. Por un lado, por su aparente regreso como Superman al universo extendido de DC, algo que finalmente no ocurrió. Al otro extremo, por su abrupta salida de la serie de The Witcher, que abandonará después de la tercera temporada. Entre ambas cosas, la carrera del intérprete parece encontrarse en un momento delicado. Al menos, uno lo suficientemente frágil como para que una de las peores actuaciones de 2022 sea analizada desde sus consecuencias a futuro.

Es lo que ha sucedido con su papel en la segunda parte de Enola Holmes, el éxito de Netflix basado en las novelas de Nancy Springer. Cavill, quien interpretó de nuevo a Sherlock Holmes, tuvo una participación más destacada. Pero también, y quizá por ese motivo, mucho más deslucida que en la primera entrega de la naciente franquicia.

El actor, en una de las peores interpretaciones del año, fue incapaz de brindar a su personaje matices de emoción y mucho menos algún rasgo de tridimensionalidad. A pesar de que esta vez la relación con su hermana Enola (Millie Bobby Brown) era de considerable interés. Pero Cavill se limitó a repetir sus líneas sin mayor emoción y sin dejar traslucir el lazo emocional que une a ambos personajes.

Mucho peor, a mostrar un Sherlock carente de toda madurez y más parecido a una versión deslucida de otros tantos personajes semejantes. Para el final de la película, algo queda claro. El Sherlock de Cavill necesita explorar en sus motivaciones antes que en su capacidad para lucir elegantes trajes de época. Al parecer, la mayor preocupación del actor en este endeble papel.

Christian Bale en Amsterdam

Amsterdam, de David O. Russell, es una de las paradojas inexplicables de 2022. A pesar de un elenco de grandes actores y una puesta en escena impecable, fue un fracaso resonante de taquilla y crítica. Es probable que ambas cosas puedan atribuirse a las actuaciones de su elenco y, en concreto, a la Christian Bale. Toda una sorpresa, cuando el intérprete es conocido por su capacidad histriónica y versatilidad al momento de encarnar personajes singulares.

Pero su versión sobre un hombre que sostiene una atípica relación platónica con dos de sus mejores amigos es poco creíble. Algo que la convierte en una de las peores actuaciones de 2022. Bale no parece encontrar un punto medio entre la solidaridad sensible y las motivaciones esenciales de su personaje. Mucho más cuando el Burt imaginado por el guion sobrevive a heridas de guerra y una situación familiar complicada.

La película intenta, desde varias perspectivas distintas, permitir al personaje expresar la soledad y el desarraigo. Pero Bale está más interesado —y es, quizá, la ruptura en el tono de su papel— en que sea un alivio cómico cínico. Lo cual termina por derrumbar por completo su pésima interpretación.

Ámsterdam es uno de los grandes fracasos de 2022. Pero, a la vez, uno de los pocos en la carrera llena de éxitos de Christian Bale. Una lamentable muestra de lo que un argumento blando y una dirección torpe pueden provocar.

Chris Evans, también entre las peores interpretaciones en El agente invisible

Para Chris Evans, abandonar al incorruptible Capitán América de Marvel no ha sido una labor sencilla. Mucho más cuando el largo trayecto hacia una carrera independiente a la saga cinematográfica parece cada vez más complicado. Se esperaba que su participación en El agente invisible, dirigida por los hermanos Russo para Netflix, fuera un paso en la dirección correcta. Pero no solo no lo fue. También se convirtió en uno de los mayores fracasos del actor durante la última década.

La producción, que cosechó un aluvión de críticas negativas, es una confusa mezcla de película de acción con el origen de una franquicia. Chris Evans tenía a su cargo al villano, un asesino desalmado que debía enfrentar al héroe en su terreno. En otras palabras, ambos eran igualmente hábiles y letales.

Pero en el caso de Evans, que brinda una de las peores actuaciones de 2022, el papel resulta una caricatura que imita múltiples personajes. Con una extraña apariencia anacrónica que no aporta ningún rasgo distintivo, Evans parecía satirizar a los antagonistas clásicos. Pero sin el humor cínico o la doble lectura que un experimento histriónico semejante requiere.

Por si no fuera suficiente, el largometraje tiene verdaderos problemas de edición, lo que hace que el papel de Evans parezca incompleto. En el mejor de los casos, pequeños trozos de información sin sentido que se enlazan entre sí sin llegar a una conclusión. Además, el actor no logra profundizar en la desvergonzada y malvada actitud que requiere el papel. Lo que deja, a cambio, una figura desdibujada en medio de un escenario de interminables explosiones y disparos.

Dave Bautista en Puñales por la espalda: el misterio de Glass Onion

La carrera de la ex estrella de la WWF es, al menos, confusa. De papeles con cierta vena cómica en Marvel, evolucionó a varios un poco más maduros, como su Sapper Morton de Blade Runner 2049. Incluso llegó a tener una participación más o menos consistente en Dune como Glossu Rabban. No obstante, sus personajes parecen marcados por la inexpresividad y por demostrar su notoria fortaleza física.

En Puñales por la espalda: el misterio de Glass Onion, el director y guionista Rian Johnson le brindó una oportunidad más ambiciosa. Duke, una estrella del streaming que descubre un secreto en el momento más sorprendente, es la puerta abierta para varios sucesos en simultáneo. En especial, cuando comprende cómo de importante es la información que tiene entre manos.

Pero Bautista no logró que su personaje pudiera mostrar la maliciosa fanfarronería que el guion de Johnson sugiere. Mucho menos la percepción de una violencia latente que forma parte del contexto que rodea a la singular figura. Lo que lo incluye de lleno en la lista de peores actuaciones en 2022.

Como una mezcla de incel y una celebridad menor, el personaje busca reconocimiento. Lo que le brindaría al actor la posibilidad de dotar a Duke de una amplia gama de matices tan incómodos como burlones. Pero Bautista no alcanzó jamás la percepción sobre la fama corrompida y, menos aún, la decadente versión sobre la manipulación que el papel requería.

Chris Hemsworth, entre las peores actuaciones por Thor: love and Thunder

Chris Hemsworth es un actor con una poderosa vena para la comedia. Tan evidente que cuando Taika Waititi llevó al dios nórdico al terreno humorístico en Thor: Ragnarok el resultado sorprendió gratamente.

No obstante, en Thor: Love and Thunder, Hemsworth tuvo verdaderas dificultades para seguir un guion errático y confuso. En especial, cuando su personaje debía pasar de la parodia a la exploración del sufrimiento en pocas secuencias. Por supuesto, no puede achacársele toda la responsabilidad al actor por una de las peores actuaciones en 2022.

Aunque sí fue notorio que no logró, en ninguna de las escenas, brindar a Thor algo más que una mezcla plana de humor simple. Algo que acabó por hundir sus intentos de profundizar en el papel. Disparatado y sin sustancia, su personaje se convirtió en una mezcla de ideas incompletas que no llegó a desarrollar del todo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *