Las redes sociales ‘amplifican los contenidos misóginos’, según un estudio

De un tiempo a esta parte las redes sociales han sido abiertamente cuestionadas por numerosos expertos, algunos de los cuales incluso han trabajado en el desarrollo de esas mismas plataformas.

Fue especialmente llamativo el caso de Arturo Béjar, exdirector de Ingeniería de Meta (la matriz de Facebook, Instagram y WhatsApp). Béjar participó hace unos meses en una comisión de investigación que fue impulsada por el Congreso de Estados Unidos con el objetivo de ahondar precisamente en el papel que desempeñan las redes sociales en la salud mental de los adolescentes.

“Ya es hora de que la sociedad y los padres entiendan el verdadero nivel de daño que suponen estos ‘productos’ y de que los jóvenes usuarios tengan las herramientas para denunciar y eliminar los abusos online”, aseguró en esa ocasión el exdirector de Ingeniería de Meta, que más adelante concedió una entrevista para elDiario.es en la que reiteró esa postura: “En Instagram está el mayor acoso sexual de la historia de la humanidad“.

Las declaraciones de Béjar llamaron la atención porque él fue precisamente uno de los encargados por velar por la supuesta seguridad de plataformas como Facebook e Instagram. Sin embargo, la realidad es que las redes sociales en general han sido cuestionadas recientemente por albergar todo tipo de contenidos dañinos: machismo, racismo, LGTBI-fobia, desinformación

Uno de las últimas muestras de ese cuestionamiento tuvo lugar la semana pasada, cuando los directores ejecutivos de las principales plataformas que operan en EEUU, Discord, Meta (Facebook, Instagram, Threads, WhatsApp), Snap (Snapchat), TikTok y X (Twitter), testificaron ante el Senado estadounidense para hablar sobre el posible daño que ejercen sus empresas a los menores de edad.

Un estudio reciente ha ahondado precisamente en esa cuestión. Tal y como informa The Guardian, la University College de Londres y la Universidad de Kent en el Reino Unido han publicado un informe que afirma que los algoritmos utilizados por las redes sociales están amplificando rápidamente los contenidos misóginos extremos.

Según la investigación llevada a cabo por las universidades, esos contenidos misóginos se propagan desde las pantallas de los adolescentes hasta los patios de recreo de los colegios, donde se han normalizado.

El medio de comunicación británico apunta a que los investigadores han detectado un aumento de cuatro veces en el nivel de contenido misógino sugerido por TikTok durante un período de estudio de cinco días, en los que el algoritmo ofrecía cada vez vídeos más extremos, a menudo centrados en la ira y la culpa dirigidas hacia las mujeres.

The Guardian matiza que, aunque el estudio se centra en TikTok, sus responsables han expresado que es probable que sus conclusiones se puedan aplicar a otras plataformas. Sin embargo, los investigadores han pedido abordar este problema a través de una “dieta digital saludable”, en lugar de prohibiciones absolutas de teléfonos o redes sociales, que “probablemente sean ineficaces”.

“Las opiniones y los estereotipos nocivos se están normalizando entre los jóvenes”, ha señalado la investigadora principal del informe, la doctora Kaitlyn Regehr. “El consumo online está influyendo en los comportamientos de los jóvenes fuera de la red, ya que vemos cómo estas ideologías salen de las pantallas y llegan a los patios de los colegios”.

Ramón Armero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *