Microsoft quiere crear una inteligencia artificial que sirva de terapeuta

¿Una inteligencia artificial que ayude con la depresión? Microsoft cree que sí. La compañía acaba de hacer una solicitud para patentar una aplicación orientada a ofrecer tratamiento terapéutico, potenciada por la tecnología de moda.

Microsoft piensa en algo como ChatGPT. «El chatbot de inteligencia artificial (IA) se está volviendo cada vez más popular y se aplica en un número cada vez mayor de escenarios», dice la empresa en el documento presentado en EE. UU. el pasado 7 de noviembre. Explica que quiere que su terapeuta artificial proporcione «atención emocional» por medio de una conversación simulada, en la que los usuarios puedan usar texto, la voz e imágenes.

Microsoft detalla que la aplicación contará con una ventana de chat, un módulo de procesamiento y una base de datos de respuestas. El sistema podrá realizar pruebas psicológicas explícitas. Hará preguntas, monitoreará sus respuestas y las utilizará para ir aprendiendo del «paciente».

El terapeuta artificial evaluará a los usuarios usando un «algoritmo de puntuación predefinido por psicólogos o expertos en dominios psicológicos». En algunos casos, el chatbot podrá hacer sugerencias sobre cómo abordar algunos problemas.

Microsoft plantea el ejemplo de una conversación en la que una persona dice que se «siente mal». La inteligencia artificial le pregunta por qué. Cuando el hipotético usuario explica que tiene problemas con la familia y por eso se siente cansado, el chatbot le recomienda salir «a correr 30 minutos para refrescarse».

Una inteligencia artificial como terapeuta: ¿buena o mala idea?

Este terapeuta impulsado por inteligencia artificial construiría una «memoria» del usuario, no solo con base en sus respuestas, sino también a «señales» que obtenga de imágenes. Otro ejemplo muestra una conversación en la que el supuesto paciente le comparte fotografías de un viaje.

Aunque a algunos les pueda parecer descabellado, Microsoft no es la primera a la que se le ocurre algo así. Apple, por ejemplo, también ha pensado en desarrollar un servicio de salud y bienestar basado en una inteligencia artificial capaz de detectar tus emociones. El proyecto es llamado internamente Quartz. La plataforma incentivaría a los usuarios a mejorar sus hábitos alimenticios, ejercitarse y brindaría recomendaciones para dormir mejor.

Un servicio parecido ya se puso a prueba en EE. UU. para atender una línea de ayuda. Fue un total desastre. La Asociación Nacional de Trastornos de la Alimentación de Estados Unidos (NEDA) decidió reemplazar al personal de su línea telefónica de asistencia por un chatbot. La inteligencia artificial comenzó a dar recomendaciones sobre cómo perder peso y otros consejos peligrosos.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), luego del auge de ChatGPT, advirtió en mayo pasado que había que tener cuidado en el uso de chatbots de inteligencia artificial en la atención médica. La OMS explicó entonces que los datos usados para entrenar estos modelos pueden estar «sesgados» y generar información engañosa que puede causar daño a los pacientes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *