Por qué ver tus series y películas favoritas te hace sentir tan bien

Ya sea proclamando con orgullo pertenecer al equipo Jess, Logan o Dean, debatiendo sobre si Ross y Rachel realmente cortaron en Friends o tarareando el alegre tema de introducción de The Office, no hay nada como volver una y otra vez a una serie que te encanta.

Pero hay una razón por la que sigues enganchado a Suits años después de la emisión de su final. Y no es solo porque te gusten los personajes.

Después de que la pandemia nos acorralara en casa, las que se conoce en inglés como comfort series, es decir, series que se ven una y otra vez aún tiempo después de acabar su emisión, se convirtieron en un mecanismo de supervivencia para algunos de nosotros.

Tanto es así que Nielsen Insights informa de que Friends, que fue uno de los programas más vistos en 2020, acumuló más de 96.000 millones de minutos vistos en el transcurso del año, un aumento del 30% en comparación con 2019.

Business Insider ha hablado con Raffaello Antonino, psicólogo y fundador de Therapy Central, y C.M. Conway, cineasta independiente y consultor de lenguaje audiovisual multimedia, sobre por qué vemos los mismos programas de televisión una y otra vez.

La familiaridad nos reconforta

Puede que seas de los que ven una y otra vez la boda de Pam y Jim cuando estés triste, o que recurras a la variopinta familia Dunphy cuando sientas un nudo en el estómago. Eso es porque, en algunas situaciones, la televisión puede ayudar a aliviar nuestra ansiedad.

Cuando CableTV.com encuestó el pasado marzo a 1.000 estadounidenses, descubrió que el 87% de los preguntados tenían un programa de televisión que le hacía sentir mejor, y tres de cada cinco de ellos padecían de ansiedad.

Según Antonino, la ansiedad se basa en el miedo a la incertidumbre, por lo que la necesidad de previsibilidad y familiaridad puede hacernos sentir seguros.

“Hay un concepto psicológico muy sencillo que es el del efecto de mera exposición. Es tan simple como que te gusta lo que conoces”, afirma. “Veo Friends por duodécima vez, aunque me sé todos los chistes, porque la familiaridad me reconforta“. Eso es muy, muy importante”.

Los programas de televisión pueden ayudarte a dar sentido a tu propia vida

“Cuando vemos a un personaje superar un obstáculo, decimos: ‘Bueno, ¿cómo puedo llevar eso a mi vida?”, afirma Conway.

¿Te has preguntado alguna vez por qué te sientes mejor viendo a Rory pasar página con Jess después de haber atravesado por tu propia ruptura?

“Las series de televisión pueden ser una forma de vivir indirectamente a través de los personajes y llegar al mismo final que ellos viven en la serie”, dice.

Ver los mismos programas de televisión puede ser también una forma de evasión

La nostalgia inducida por los programas más o menos antiguos no es casualidad, sino un sentimiento que buscan despertar los propio canales, según un estudio de 2018 realizado por investigadores de la Universidad de Colonia y la Universidad de Mannheim. Esto también influye en tu bienestar psicológico.

Stranger Things es un excelente ejemplo de cómo los productores aprovechan este efecto nostalgia vinculado a los años 80 y 90 que desencadena inmediatamente una cascada de conexiones en nuestra mente y que nos devuelve a una época que quizás era más sencilla”, comenta Antonino.

Esto fue especialmente importante cuando la pandemia interrumpió el contacto físico.

“A medida que se sucedían los acontecimientos, sobre todo durante la pandemia, el mundo parecía algo ajeno y hostil. Mucha gente estuvo encerrada durante un tiempo, por lo que las maratones de series se convirtieron en una actividad que podía ser una forma de sentirse mejor o de escapar de la realidad”, explica Conway.

Según una encuesta de Statista de 2020, el 60% de los encuestados de entre 13 y 17 años y el 69% de los adultos de entre 18 y 29 años afirmaron que con frecuencia se daban atracones de programas de televisión, películas o series.

Los programas de televisión pueden actuar como válvula de escape para nuestras emociones

Una de las formas que tenemos de regular emociones como la tristeza o la ira es dejarlas salir a través de nuestros programas de televisión favoritos.

“Lo que estamos viendo se convierte entonces en un espacio seguro en el que canalizamos la energía que se ha mantenido comprimida en nuestro interior para procesar esa emoción a través de la experiencia de ver la historia, el programa de televisión o un personaje concreto al que estamos apegados”, explica Antonino.

Este afirma que esto incluso puede ser “potencialmente muy útil para la salud mental de alguien”.

Conway añade: “A nosotros, como personas, como sociedad, nos gusta saber que al final todo va a salir bien. Y las buenas comfort movies nos llevan a través de un viaje que nos permite experimentar emocionalmente algo de forma segura junto con esa sensación de: ‘Todo va a salir bien”.

David Vázquez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *